LA BELLEZA INMARCHITABLE DE LA ITZULIA / VUELTA AL PAÍS VASCO

EITB cabecera Itzulia

Ibardin, Urkiola, Orduña, Kanpázar, Ixúa… todos nombres de puertos míticos de una carrera que aglutina año tras año a los mejores ciclistas del mundo y a una de las aficiones más fieles (por no decir la que más) que hay en este deporte. Durante la próxima semana la Itzulia será una bellísima transición entre los adoquines y las cotas valonas, escenario de una batalla diaria bajo una multitud de ascensiones cortas, duras y con la climatología jugando un papel en la mayoría de las veces, preponderante.

Una carrera en la que los seguidores llenarán las carreteras de Euskadi para animar a los esforzados de la ruta, dándoles igual que sea día laborable y si tienen que tirar obligatoriamente de chubasquero y paraguas. Y, por supuesto, con una cobertura televisiva excepcional y un recorrido a la altura de su merecido prestigio. Las cosas como son: Para ganarla hay que estar al cien por cien. Pregúntenle a don Miguel Induráin por qué nunca logró tener a la Itzulia en su brillante palmarés. El navarrico acusaba la dureza del trazado, las fechas tan tempraneras en su planificación y la alergia primaveral. O al propio Marino Lejarreta. Hasta cinco veces se aupó al tercer puesto pero nunca logró ponerse la txapela.

Pero la Vuelta al País Vasco es muy grande, tiene un glamour especial, ganado año tras año, gracias al pasillo de seguridad recorrido-organización-participación-afición. Una ecuación perfecta, donde no cojea en ninguno de los pilares. Así, la mayoría de los grandes de ciclismo han acudido a aquellas tierras para tratar de cortejarla y arrimarla a su palmarés, y eso que la dictadura franquista se encargó de que no se disputara durante 30 años. El nombre propio que ostenta el récord de victorias de la prueba es José Antonio González Linares, con cuatro. Por detrás, nombre más conocidos entre los más jovenes, como Alberto Contador, Sean Kelly o Tony Rominger, alcanzaron la cifra de tres.

Grandes momentos

Muchos momentos, muchas hazañas podemos encontrar a lo largo y ancho de la historia de la Itzulia. Yo, si me tengo que quedar con uno, es con la edición de 1990. La ganada por mi gran ídolo Julián Gorospe. El de Mañaria, por aquellas fechas, ya no era la gran promesa del ciclismo español. Eclipsado por la preponderancia en el seno de su equipo, el Banesto, de Pedro Delgado y un emergente Miguel Induráin, su papel se centraba en labores de gregario de lujo y en luchar por etapas y generales de carreras de una semana.

Parlamento Ciclista GorospeJulián Gorospe  Foto: Parlamento Ciclista

Ciclista caracterizado por su enorme irregularidad, pero dotado de chispazos de genialidad, Gorospe triunfó en la Vuelta al País Vasco de aquel año a lo grande, dominando en la etapa reina con llegada al mítico Ibardin, atacando de lejos y llegando en solitario a su cima. Fue una de sus grandes exhibiciones, dando una imagen de solidez y poderío admirable. Muchos pensamos que si esa fiereza la hubiera mostrado siete años antes en la Vuelta a España…

Otro nombre propio es el de Iban Mayo. El bizkaino de Yurre fue para mi uno de los más grandes del ciclismo vasco. Paradigma del escalador puro, batallador y correoso, el “Príncipe de Arratia” (también hizo ciclocross y a muy buen nivel) venció en la Itzulia de 2003 de forma apabullante. Con tres etapas donde exhibió un golpe de pedal escandaloso y no dio opciones a sus rivales. Tyler Hamilton y Samuel Sánchez, segundo y tercero respectivamente, pueden dar fe de ello. Ese mismo año fue el de su explosión a nivel internacional, con su victoria de etapa en Alpe d´Huez en el Tour y un sexto puesto final, que le llevaron a ser considerado un duro rival a tener muy en cuenta durante el largo reinado de Lance Armstrong.

Diario AsIban Mayo  Foto: As

No quiero olvidarme de Claudio Chiappucci, vencedor en 1991, en uno de sus primeros destellos de calidad. El “Diablo” logró la victoria tras imponerse en la etapa reina de Ibardin. Se fugó en el encadenamiento de AritxulegiAgiña cuando faltaban más de 30 kilómetros para el final y acabó soltando a José Luis Laguía y a Miguel Ángel Martínez, a los que distanció en más de minuto y medio. Fue un golpe de mano espectacular, en el año en el que subiría al podio en Giro y Tour. Como véis, la Vuelta al País Vasco ha sido escenario perfecto para el lucimiento de campeones consagrados y de promesas convertidas en realidad.

Chiapucci AsClaudio Chiapucci  Foto: As

Y como cuarto gran momento que me gustaría recordar, la victoria del madrileño José Angel Gómez Marchante en el año 2006. Edición igualadísima, con alternativas y con una crono final donde nadie esperaba que “Pimien” lograra llevarse la victoria. Y es que, siendo como era, un escalador puro, que el de San Sebastián de los Reyes consiguiera batir a Contador, a Samuel Sánchez, a Cadel Evans o a Alejandro Valverde contra el crono no deja de ser un hito que quedó grabado para siempre en nuestras retinas. Al madrileño, está claro que le sentaba muy bien Euskadi. De hecho, aparte de la Itzulia, en su palmarés encontramos también la Subida a Urkiola de 2007, donde ganó también como un campeón, llegando en solitario a esta legendaria cima.

Jose Angel Gomez MarchanteJosé Angel Gómez Marchante  Foto: Wikipedia

Perfiles de dientes de sierra

Para esta edición se han previsto en el trazado de la ronda un total de 33 puertos o cotas. Una delicia. Aunque ya sabemos que lo mismo no se decide la carrera hasta la crono final. El primer día camino de Bilbao tenemos la doble ascensión al Vivero, donde hace cuatro años Igor Antón triunfó en una etapa de la Vuelta a España delante de toda su afición. Al día siguiente, llegada a Vitoria, donde será casi inevitable un sprint de un pelotón numeroso. Camino de Zumárraga (tierra de la ciclocrossista Nekane Lasa Agirre, campeona de España de la disciplina en 2004 en Valladolid) veremos la primera gran selección con la durísima subida a la Antigua, donde no sería de extrañar ver a corredores coronar su cima con la bicicleta al hombro o echando pie a tierra.

La cuarta etapa será la clásica de la Subida a Arrate, con Usartza como postre a todo un ágape de ascensiones donde Ixúa y San Miguel pondrán sal y pimienta en la reina de la ronda. Al día siguiente, última oportunidad para los escaladores arribando a Aia, corta pero durísima ascensión que nos anuncia ya la llegada del tríptico Amstel-Flecha-Lieja. Y traca final con la crono del sábado también en Aia, donde los duros 18 kilómetros podrán decidir al ganador de la Txapela si la borrachera de puertos previa no ha separado lo suficiente el grano de la paja.

los-33-altos-de-la-vuelta-al-pais-vasco-de-el-vivero-a-aia-004

En general, el recorrido sigue las pautas de otros años, con dos etapas más o menos decisivas y la crono como filtro definitivo. Sería interesante que el guión lo variaran en próximas ediciones, trasladando la crono a otro día, volviendo a finales prestigiosos como Ibardin, Reineta en el Valle de Trápaga o Urkiola o recurriendo a puertos con pedigrí como Sollube, Kanpázar o Urraki. Desde luego, el buen aficionado no debería tener queja. Aún recuerdo una Itzulia ganada por la ONCE, donde su director, Manolo Sáiz, mostró su decepción con el recorrido, tildándolo de “indigno”. En aquella ocasión, si no me equivoco, la carrera se decidió en el terrible repecho de Putxetas, donde Alex Zulle y Laurent Jalabert dinamitaron la etapa y sentenciaron la ronda.

Un favorito: Nairo Quintana

La participación, una vez más, será de lujo, aunque las ausencias de Valverde, Contador, Nibali y Froome la deslucirán. Y se presume que la victoria marchará al extranjero, salvo que Purito Rodríguez, Míkel Nieve o Samuel Sánchez lo eviten. Tras su brillante victoria en Tirreno-Adriático, el colombiano Nairo Quintana parte como favorito número uno (ya ganó la Itzulia en 2013). Frente a él estarán rivales de enjundia como Rafal Majka, Tejay Van Garderen, Jean Christophe Peraud, Michal Kwiatkowski, Rui Costa, Thibaut Pinot, Bauke Mollema y Frank Schleck, por decir algunos.

Por último, y siguiendo con los inscritos, mención especial a los enfermos del ciclocross, que contarán en la Itzulia con la presencia de los hermanos Izaguirre, Omar Fraile, el holandés Mike Teunissen y los franceses Francis Mourey y Arnold Jeannesson.

Anuncios

Publicado el 5 abril, 2015 en ciclismo profesional, vueltas por etapas. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: