EL MEJOR COLOFÓN PARA LAS CLÁSICAS DE PRIMAVERA: LIEJA-BASTOÑA-LIEJA

Liege-Bastoge-Liege  2010 part 2 the raceLa belleza de la Decana  Foto: Cor Vos

Es la Decana, la clásica valona por excelencia, uno de los 5 “Monumentos” del ciclismo mundial. Tenerlo en tu palmarés es un tesoro. Algo histórico, quasi divino, que justifica, como decíamos en anteriores previos de otras carreras, toda una vida dedicada a este noble deporte. El impacto que tiene el Tour de Flandes sobre la población de su región quizá sea superior al que puede tener la Lieja sobre el oeste de Bélgica, pero lo compensa con una proyección planetaria que abre más el abanico de aspirantes. Ya no sólo clasicómanos que se defiendan bien en muros, subidas imposibles o pavimentadas. Aquí pueden ganar ya vueltómanos, gente de fibra más lenta, escaladores puros, sin necesidad de tener una buena velocidad terminal, incluso.

Tercer acto, traca final del “Tríptico de las Árdenas”, y la más dura de las tres. Si en Huy vimos retorcerse a los participantes en el muro valón por excelencia, todo ello más condimentado y endurecido con la cota de Cherave, el ganador en Ans deberá afrontar nombres míticos e históricos como Redoute, Stockeu, Haute-Levée o el “placer de mirar” a los participantes ascendiendo, como siempre, la prematura cuesta de Saint-Roch. Una subida inmortalizada por los reporteros gráficos en millones de ocasiones, con la foto sacada a pie de muro y a espaldas del pelotón, que lo ascienden como un ejército de hormigas, secundado y acotado a ambos lados por un maremagnum de fieles seguidores que año tras a año acuden y atestan estas preclaras cunetas.

La Roche-aux-Facons, posible punto culminante

Ya hace unos años que la cota de La Redoute dejó de ser el punto álgido de la Decana. Allí se vivieron las mejores batallas en esta clásica durante el siglo pasado. Pero la modernidad y la necesidad de innovar permanentemente la ha relegado a posiciones secundarias, algo similar a la ascensión de Keutenberg en la Amstel Gold Race. Es ahora la cota de la Roche-Aux-Facons la que ha tomado el testigo, por lo visto en los últimos años, del protagonismo como momento culminante de esta carrera o, al menos, de selección definitiva de la élites que deberá disputarse la carrera en la empinada meta de Ans.

CARTE

PROFIL

Con sus 1.500 metros de longitud, con una pendiente media muy exigente del 9,4%, no es de extrañar que se produzca siempre un “petardazo” dentro del grupo principal. Cuando llegue su turno, los esforzados de la ruta ya llevarán sobre sus espaldas 234 kilómetros y siete duras cotas ascendidas, entre ellas la proverbial Redoute. De ahí a meta quedará el franqueo del Saint-Nicolas (1.200 metros al 8,6% de media) que, a pesar de ser duro, no parece casi nunca cambiar el statu quo generado en la Roche-aux-Facons.

A diferencia de la Flecha Valona, aquí se llega con medio centenar de kilómetros más en las piernas, con ascensiones más largas y con otra mentalidad. Más aspirantes, mayor motivación al ser un “Monumento”… pero el algodón no suele engañar. El que va bien en la Flecha suele hacerlo igual de bien o incluso mejor en la Lieja. Que se lo pregunten a Argentin, Gilbert, Valverde y demás lebreles.

PROFILCOLSCOTES_3

¿Qué echaremos de menos en su recorrido? Algunas ascensiones históricas como Sart-Tillman, Mont-Theux o Forges, por ejemplo. Años ha, cuando la Lieja acababa en Lieja (valga la redundancia), era la cota de Forges la última en ascenderse en la carrera y La Redoute la que hacía la selección definitiva. Con el traslado de la meta a Ans, Forges desapareció por las buenas y reapareció (si no me equivoco) el año pasado; pero para esta edición no vuelve a estar en cartera. La otra mencionada, Mont-Theux, también aparece y desaparece año tras año, y siempre la recordaremos porque en una etapa del Tour de Francia de 1995, Miguel Induráin lanzó en sus pendientes un terrible ataque sorpresa, donde soltó a todos sus rivales y cogió un tiempo precioso en meta, arrancando allí su camino hacia la consecución de su quinto triunfo consecutivo en la Grande Boucle.

PROFILCOLSCOTES_4

Eddy Merckx, rey de reyes de la Decana

No podía ser de otra manera. El “Caníbal” es el plusmarquista en el “Monumento” valón, con cinco entorchados, logrados en los años 1969, 1971, 1972, 1973 y 1975. Ya en 1967 fue segundo tras el controvertido Walter Godefroot y antes de enlazar tres parciales consecutivos “sólo” pudo ser tercero en 1970 en una carrera ganada por Roger de Vlaeminck. Tras el belga encontramos a todo un Moreno Argentin con cuatro victorias, tres de ellas consecutivas, (85, 86 y 87), siendo la última en 1991, año en el que logró el doblete gracias a subir a lo más alto del podio en la mentada Flecha.

rtbfEddy Merckx, el más grande de todos los tiempos   Foto: RTBF

En un escalón más bajo ya encontramos a tres belgas que han logrado agenciarse la “Doyenne” en 3 ocasiones, dos de ellos son de antes de la Segunda Guerra Mundial (incluso uno de ellos, de finales del siglo XIX, nada menos), esto es, León Houa y Alfons Scheppers. El restante es Fred de Bruyne, laureado en 1956, 1958 y 1959. Y con dos triunfos vemos en el palmarés de esta prueba a hasta doce ciclistas, destacando nombres como los de Bernard Hinault, Sean Kelly, Michele Bartoli, Paolo Bettini, Alexander Vinokourov o Alejandro Valverde, entre otros.

GRAHAM WATSON ARCHIVEMoreno Argentin batiendo a Stephen Roche   Foto: Cyclingweekly

En otras ocasiones suelo tener imágenes de recuerdo de alguna edición en especial, pero no me decanto, en el caso de la Lieja, por alguna especialmente. Hubo años muy animados, como en 1994, donde asistimos a la victoria de una de las grandes revelaciones de aquella temporada, el ruso Eugeny Berzin, que se imponía a Lance Armstrong y a Giorgio Furlan, en un año en el que el de Gewiss Bianchi sería el primer ciclista que derrotaría a Miguel Indurain en una ronda por etapas, como fue en la edición del Giro de ese año.

dorsal 51Eugeny Berzin venció en 1994  Foto: Dorsal 51

O el año del triplete italiano, en 2002, con la imagen inolvidable del podio, con Paolo Bettini como ganador, secundado por vueltómanos de pedigrí como Stefano Garzelli e Ivan Basso. Para el recuerdo fue la de 1997, cuando Michele Bartoli derrotó sin contemplaciones al dúo dinámico de la ONCE de Manolo Sáiz, esto es, Laurent Jalabert y Alex Zulle, que habían dinamitado la carrera camino de la cota de La Redoute. Por último, recordar el ´pajarón´ terrible de Vincenzo Nibali en el 2012 sufrido camino de Ans, tras haberse marchado casi en solitario en La Roche-aux-Faucons, y verse superado de forma inmisericorde por el ucraniano Maxim Iglinskiy. Y podríamos seguir…

Dorsal 51 bartoliEl señor Michele Bartoli derrotó a la elite de la ONCE  Foto: Dorsal 51

El “españolismo” tardío en la Lieja

Lo que decía a principios de semana sobre la Flecha Valona, lo reitero también para este “Monumento”. Es increíble, pero la Lieja siempre ha tenido un recorrido más o menos favorable para los ciclistas españoles, pero hasta el año 2000 nunca se logró subir ni siquiera al cajón más bajo del podio. Ese año y al siguiente nos quedábamos con la decepción enorme, la miel en los labios, porque un pequeño y bravo ciclista de Euskadi, David Etxebarría, se clasificaba segundo y tercero respectivamente, cediendo en ambos años ante el italiano Bettini y el suizo Camenzind. Dolorosa fue especialmente la primera, ya que en el embalaje final David sprintó con las manos en la parte de arriba del manillar…

Happy Birthday Bettini: 2000 LBLDavid Etxebarría… a un paso de ser el primero en ganar  Foto: Velonews

De todas formas, anos atrás, el podio se rondó gracias a los inevitables Pedro Delgado y Miguel Induráin. El segoviano, tras su paso por el PDM holandés, “descubrió” las clásicas valonas, acabando en Lieja en 1989 en cuarto lugar. Perico atacó en la cota de Forges, la última de todas, y logró marcharse en solitario. Pero una avería mecánica echó por tierra sus opciones, siendo neutralizado por otros 3 ciclistas, y terminando cuarto en un sprint dominado sin contemplaciones por el irlandés Sean Kelly. Dos años después, en 1991 Miguel Induráin hacía también cuarto en la meta de Lieja, tras arriba a meta escapado con nada menos que Moreno Argentin, Claude Criquielion y Rolf Sorensen, saliendo airoso en el embalaje final el italiano, como no podía ser de otra manera.

Regresando al siglo XXI y antes de conquistar la Decana por parte de nuestro país hay que registrar el excepcional segundo puesto logrado por otro vasco, del valle de Arratia para más señas, llamado Iban Mayo. El bizkaino realizó una gran carrera camino de Ans, pero su ataque llegó tarde, ya cuando el norteamericano Tyler Hamilton iba por delante y sin opciones de evitar su gloria.

Vavel.comPrimera victoria de Valverde en la Lieja   Foto: Vavel

Hubo que esperar hasta 2006 para que España se “desvirgara” en esta clásica. Y, cómo no, tuvo que ser Alejandro Valverde el elegido para dicha histórica efeméride, con una victoria antológica, superando en el sprint a dos rivales de talla contrastada como Paolo Bettini y Damiano Cunego. Además, el murciano se había adjudicado cuatro días antes la Flecha Valona, en una semana de órdago para él. Al año siguiente, el “Bala” finalizó segundo, superado por un pujante Danilo Di Luca, para resarcirse en 2008 con su segundo parcial en la Lieja, esta vez superando al eterno Davide Rebellin y a Frank Schleck.

A rueda.com… y la segunda del murciano   Foto: Arueda.com

Hasta la actualidad, el jefe de filas de Movistar, a pesar de no haber vuelto a ganar en la “Doyenne”, subió dos veces más al podio, demostrando que esta carrera está hecha a su medida. Hace dos años finalizaba tercero en una prueba ganada por el irlandés Daniel Martin, mientras que el año pasado cedía en el sprint final ante el australiano Simon Gerrans. Por último mencionar los dos podios de Joaquim Rodríguez en 2009 y en 2013. En el primer caso Purito cedía ante un desatado Andy Schleck, mientras que en el segundo hubo un cruel final, ante el mencionado Daniel Martin, que neutralizaba al catalán cuando apenas quedaban 400 metros para alcanzar la meta de Ans.

MundodeportivoEn 2013 el “Purito” y el “Bala” no pudieron con Daniel Martin  Foto: Mundo Deportivo

Un nombre: Michal Kwiatkowski

Lo fácil hubiera sido indicaros que Alejandro Valverde. Está claro que es el gran favorito para este domingo. Ha ganado esta carrera dos veces y tiene tres puestos de honor más. Asimismo, viene de ganar en Flecha y ser segundo en la Amstel. Ojalá gane, pero el vigente campeón del mundo demostró llegar bien al tríptico ardenés, y con unos metros finales no tan exigentes como en Huy y dada su punta de velocidad, no es de extrañar verle levantar los brazos este fin de semana. El polaco ya fue tercero el año pasado tras Gerrans y Valverde, así que conoce de sobra esta carrera.

RTVEEl australiano, Simon Gerrans, último ganador en Ans    Foto: RTVE

Otra apuesta personal de quien escribe es Vincenzo Nibali. El siciliano tiene metido entre ceja y ceja esta carrera. De las tres, ésta es precisamente la que mejor le viene, por longitud, por desnivel y porque, como especialista de grandes vueltas, asimila mejor los esfuerzos continuados. La “afrenta” sufrida a manos e Iglinskiy hace tres años aún no se le ha olvidado. Asimismo, veremos si Simon Gerrans ya tiene el golpe de pedal necesario para luchar por reeditar su triunfo de hace un año y si el belga Phillippe Gilbert está recuperado a tiempo del trompazo que tuvo el pasado miércoles camino de Huy en la Flecha.

cyclingweekly 2Vincenzo Nibali tratará de sacarse la espina en la Lieja   Foto: Cyclingweekly

Está claro que no hay que olvidar al dúo dinámico de Katusha, Purito Rodriguez y Dani Moreno. El catalán está obsesionado con ganar en este escenario, ya ha sido dos veces segundo y no aceptará otra resolución que no sea la victoria. Se le acaban ya las oportunidades a este bravo barcelonés y le veremos en la pomada seguro. Asimismo, Tim Wellens será una de las bazas locales. Su progresión está siendo de las mejores del pelotón World Tour. Ya trató de liarla en la Flecha con su ataque en la penúltima cota, y será una de las ruedas a tener en cuenta a partir de la colina de la Redoute.

Y, por supuesto, más nombres que no se nos quedarán en el tintero: Michael Albasini, Tom Dumoulin, Jakob Fuglsang, Julian Alaphilippe, Rui Costa, Sergio Henao, Domenico Pozzovivo, Giampaolo Caruso, Roman Kreuziger, Bauke Mollema, Rafal Majka…

Anuncios

Publicado el 24 abril, 2015 en ciclismo profesional, clásicas y etiquetado en , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: