TOUR DE FRANCIA: CUATRO ELEGIDOS Y SÓLO UNO SE SENTARÁ EN EL TRONO DEL OLIMPO CICLISTA

Mapa Oficial Tour 2015

Suena a tópico, ya que cada año se suele afirmar en los previos de la Grande Boucle que la carrera que parte este sábado de la villa holandesa conocida por su histórico tratado, Utrecht, será la más disputada o la más emocionante de toda la historia. Ya lo veremos. Siempre con la aureola de ser la gran cita ciclista del año por excelencia, la que lo da y lo quita todo, donde unos pocos esperan coronarse y otros muchos sacarse el “carnet de profesional de las dos ruedas”, arranca el Tour de Francia en su 102ª edición, con cuatro nombres que se espera brillen por encima de los 194 restantes. Tres de ellos ya saben lo que es acabar de amarillo en París: Alberto Contador (en dos ocasiones), Christopher Froome y Vicenzo Nibali (vigente campeón), mientras que Nairo Alberto Quintana, segundo en 2013, y ganador del Giro en 2014 buscará por fin derribar una nueva barrera, aún infranqueable, para el ciclismo escarabajo.

Tres semanas después, tras mil y una batallas, París acogerá a los supervivientes para festejar el colofón a una de las citas más importantes del deporte universal, que según los entendidos, sólo es superada en seguimiento y repercusión por los Mundiales de fútbol y los Juegos Olímpicos. Además, ASO apuesta por un recorrido cada vez más novedoso, alejado de aquellas ediciones insufribles de hace una década, cuando las primeras 7 u 8 etapas se caracterizaban por su llanura, por su insufrible longitud y por el riesgo innato que genera el nerviosismo y la trascendencia de tan magna prueba en la mente de los participantes, la mayoría de las veces traducido en multiples caídas y abandonos indeseados.

TourDeFranceES_468x330 Daily MailFoto: Daily Mail

Dureza y tensión de principio a fin

El Tour siempre es duro señores/as. Da igual que recorten las etapas, que reduzcan el número de ascensiones, que humanicen los soporíferos y largos traslados… La Grande Boucle no perdona. Te deja más fino que un fideo y la climatología tiene una influencia siempre determinante en el devenir diario de lo meramente competitivo. Este año, tendremos “verbena” desde principio a fin. Todos coiniciden en que será para un escalador, ya que las cronos quedan reducidas a los 14 kilómetros individuales en la etapa inaugural y a los 28 de la lucha colectiva, en esta ocasión, más tarde que nunca, en la novena fracción, cuando ya la zurra será grande aux jambes de los corredores e incluso con más de una baja en las filas de algunas formaciones.

Antes de arrancar la montaña, los escaladores no podrán para nada relajarse. Las etapas llanas, un suplicio para muchos de ellos, vendrán además, acompañadas y salpimentadas con pavés y muros. Tras el inicio neerlandés, el pelotón recorrerá toda la costa del noroeste litoral francés, arrivando previamente al Muro valón de Huy (3ª etapa) y el día después a Cambrai, con más de 200 kilómetros en las piernas y siete tramos de pavés en los que se puede perder hasta el apellido. Hasta la mencionada crono por equipos de la novena etapa, el viento, las caídas y las llegadas para uphill finishers como la del Muro de Bretaña no darán respiro y más de uno se presentará a la víspera de los Pirineos con los depósitos de gasolina bastante tocados.

El día de descanso en Pau servirá para coger carrerilla y afrontar tres jornadas pirenaicas, sin dureza excesiva pero con tres llegadas en alto consecutivas, que harán las delicias de los aficionados, especialmente de los vascos… y de los colombianos, ya que Nairo Quintana tendrá varias magníficas oportunidades de empezar a decantar la ronda gala a su favor. Inédita es la llegada a la cima de Pierre-Saint Martin (como final de etapa), con una subida muy irregular pero con rampas de aúpa que suponen un excelente aperitivo para que al día siguiente los tradicionales Aspin y Tourmalet jalonen la llegada afeitada a Cauterets, muy cerca de la frontera con España (No se subirá ni a Le Cambasque ni a Pont d´Espagne). Cerraremos el periplo pirenaico el jueves 16 de Julio con la llegada al siempre selectivo Plateau de Beille, tras pasar por los peajes de Portet-Aspet, Core y Lers, no lo suficientemente comprometedores como para evitar que todos los favoritos lleguen probablemente juntos a pie de la subida final.

PROFIL

Antes de la trisca definitiva en los parajes alpinos “disfrutaremos” del infierno caluroso en el Macizo Central y a la búsqueda inevitable de los cazadores de etapas, en las llegadas a Rodez, Valence y Gap. Salvo milagros tipo Pereiro, o ataques-conjunto como los de la ONCE, como ocurrió en 1995 camino de Mende, las cuatro citas alpinas serán finalmente las que terminen de dilucidar al ganador del amarillo camino de París, sin el test decisivo tradicional de la crono larga. Los escaladores, de enhorabuena, afrontarán el primer envite el miércoles 22 de Julio, con la llegada a uno de los lugares malditos de Eddy Merckx: Pra Loup, previa ascensión al uniforme Col D´Allos. Al día siguiente sucesión de puertos de tercera antes de afrontar el Glandon por su parte “más fácil” previo a la llegada a Saint-Jean de Maurienne.

PROFIL (2)

Finalmente, dos etapas cortas, con final en alto, pondrán colofón a un Tour machacante, donde no hace falta meter montaña a todo trapo para configurar un recorrido tan estresante y traicionero como el que vamos a vivir. La primera, con final en La Toussuire, con las ascensiones a Chaussy, Cruz de Hierro y Mollard y, la segunda, con la apoteósis final en la cima de L´Alpe d´Huez, y de nuevo Cruz de Hierro sustituyendo (por desgracia) el temible encadenamiento Télégraphe-Galibier. Al día siguiente, fiestas, alegría y champagne en los 109 kilómetros que se recorrerán entre Sèvres-GPSO y los Campos Elíseos parisienses. En definitiva, un recorrido desequilibrado, ideal para escaladores, pero que exigirá ser más regular que nunca y disponer de un equipo fuerte, a prueba de bombas. No habrá apenas un segundo de descanso.

PROFIL (1)

Un nombre: Nairo Quintana

Empezando por los favoritos a la victoria, difícil será que no salga de la cuarteta Contador-Froome-Quintana-Nibali. La apuesta de quien escribe es la del colombiano. Una edición con apenas kilómetros contra el crono, con cinco llegadas en alto y bastante media montaña deben ser suficiente para que el de Movistar acometa la “machada” que aún le queda al ciclismo de su país por lograr: La victoria definitiva en la ronda gala, y más tras haber roto con otras de las históricas barreras la temporada anterior, cuando se hizo con el rosa del Giro. Eso sí, deberá salir “vivo” de las primeras etapas, en especial de la cita con el adoquinado camino de Cambrai, aunque el hecho de tener un gran equipo arropándole y a todo un Alejandro Valverde a su lado le ayudará a quitarse la presión de encima.

Nairo-Quintana-659x440 APNairo Quintana  Foto: AP

Vincenzo Nibali presenta un equipo sin Aru ni Landa, pero muy sólido, con Fuglsang, Kangert, Scarponi y Taraamae a su vera. “Lo Squalo” viene de renovar el título de campeón de Italia y llegará bien a la cita gala. Veremos si es capaz de callar a todos aquellos que le dijeron que su victoria en 2014 vino gracias a los abandonos obligados de Froome y Contador. Precisamente, el británico es el otro al que las apuestas dan más favorito junto con el escarabajo de Movistar. Froome viene de ganar en Dauphiné y ha mostrado mayor regularidad en su camino hacia el Tour. Si alcanza el golpe de pedal de 2013 sólo Quintana podrá hacerle sombra en la alta montaña. Finalmente, de Alberto Contador podemos esperar de todo. Ganó el Giro más por inteligencia que por superioridad física respecto a Aru y Landa. Veremos si no paga el esfuerzo y si el calor de julio aprieta de lo lindo y se convierte en una losa. Estará en la pelea y habrá que ver si es capaz de tener el suficiente “punch” en montaña como para alejar a sus tres oponentes. Parece mentira, pero el pinteño es probable que eche de menos más contrarreloj en esta edición.

Nibali notizie.itVIncenzo Nibali   Foto: Notizie.it

¿Quienes pueden tomar la alternativa a estos cuatro? ¿Quiénes pueden ser sorpresa y revelación? Justo es empezar con la armada francesa. Desde 1985 no saben lo que es ganar en casa y todos los años la prensa gala busca a ese sucesor de Bernard Hinault que no llega. Sin embargo, los hitos de Thibaut Pinot y del veterano Jean-Christophe Péraud al subirse al cajón en 2014 invita a los seguidores del país vecino a ser más optimistas que nunca. Ambos estarán en liza y muchos esperan que el de Française de Jeux dé un paso más en su carrera profesional. Junto a ellos Romain Bardet (compañero de equipo de Pinot), Pierre Rolland y Warren Barguil deberán dejarse ver y serán tres ruedas a seguir con mucha atención durante las sobremesas de este tórrido mes de julio.

Froome ReutersChris Froome  Foto: Reuters

Tejay Van Garderen (BMC) buscará ser el “quinto grande”, tras verle en Dauphiné andar bien y tratar de “tú a tú” a Froome. Necesita una gran actuación en el Tour para volver a revalorizarse. Lo mismo podemos decir de Richie Porte. Su fiasco en el Giro empañó una gran temporada que comenzó en Algarve y que tuvo su confirmación en el Trentino. Veremos si al final su lugar es el de última rueda a seguir para su compañero Froome. Tanto Joaquim Rodríguez como Alejandro Valverde se encuentran posiblemente ante la última oportunidad de poder brillar al máximo en la ronda gala. Al catalán sólo le valdría la victoria y al murciano un podio sería siempre una sorpresa y un increíble colofón a una carrera a la que aún le quedan muchos hitos que lograr.

Contador_Tirreno-Adriatico_Stage5_2014 AFPAlberto Contador   Foto: AFP

Por supuesto que seguiremos a dos ciclistas en el que los rayos del arco iris han brillado y aún lo hacen. Es el caso de Rui Costa (Lampre) y Michal Kwiatkowski (Ettix). No van a ganar, pero un top ten acompañado de etapita sería un buen balance para ambos. En la misma tesitura encontraremos al colombiano Rigoberto Urán, a los holandeses Robert Gesink, Wilco Kelderman, Steven Kruijswijk y Bauke Mollema, al irlandés Daniel Martin, al canadiense Ryder Hesjedal o al estadounidense Andrew Talansky. Finalmente, veremos si Geraint Thomas, Leopold Konig, Rafal Majka y Roman Kreuziger pueden quitarse de encima el estigma de gregarios de lujo en alguna de las etapas selectivas de la ronda francesa.

Sprinters: Sin Marcel Kittel

El gran dominador de los embalajes en 2014 no va a estar presente en la salida de Utrecht. Así pues, se abre la veda para que veteranos como Mark Cavendish o André Greipel vuelvan a tener protagonismo en las etapas abocadas al sprint. Veremos si los velocistas galos adquieren mayor chance con los Bouhanni, Démare, Coquard y compañía, mientras que la lucha por el maillot verde tendrá de nuevo al eslovaco Peter Sagan como principal favorito. Por otro lado, ganas de ver qué es a lo que aspira el noruego Kristoff tras llevar una temporada más que brillante y si Matthews y Degenkolb le buscan o no las cosquillas a Sagan, especialmente el segundo, cuya campaña de clásicas ha sido memorable y tendrá la complicada papeleta de “sustituir” a todo un monstruo de las llegadas masivas como es el mencionado Kittel en las huestes del Giant-Alpecin.

Los españoles

En la cúpula de la pirámide tendremos a Alberto Contador, buscando un doblete inédito para él, esto es, la victoria encadenada Giro-Tour, que sólo lo ha logrado un español hasta la fecha: Miguel Induráin. Con la primera parte completada con éxito, el pinteño lo tendrá ahora más complicado, con rivales de mayor enjundia y con las piernas más gastadas que las de ellos. Alejandro Valverde y Joaquim Rodríguez le siguen en el escalafón, con objetivos similares ambos, con la mente puesta en el podio, especialmente el segundo, que tratará de dar la sorpresa en una ronda que le favorece, ya que su principal punto débil, la crono, apenas tendrá carácter decisorio frente a la montaña.

Alejandro Valverde cambiará su papel con respecto a años anteriores, ya que Nairo Quintana aparece con más opciones que él para acceder al podio de París, aunque del “Bala” podemos esperar de todo. Eso sí, el Tour seguirá siendo, salvo sorpresa morrocotuda, un sueño imposible para él. Mención especial para Haimar Zubeldia, que volverá al Tour por 14ª vez, todo un hito para el vasco, que estará acompañado en el Trek de Markel Irízar, en un conjunto donde Bauke Mollema buscará un improbable hueco en el podio.

haimar_zubeldia-02 eitb.comHaimar Zubeldia   Foto: EITB

Los otros cuatro españoles del Movistar Team, Gorka Izagirre, Jonathan Castroviejo, José Herrada e Imanol Erviti, deberán ponerse a las órdenes de sus dos líderes y se espera que apenas tengan oportunidades de buscar su propio protagonismo. Lo mismo podemos señalar de Alberto Losada en Katusha y de Samuel Sánchez en BMC, uno pendiente de Purito y el otro del irregular Tejay Van Garderen. Veremos también si un “renacido” Rafa Valls y Rubén Plaza tienen más libertad en Lampre-Mérida y, finalmente, si Dani Navarro es capaz por fin de lograr una victoria de etapa para Cofidis, donde tendrá al malagueño Luis Ángel Maté como coequipier de lujo. Serán, por tanto, 15 ciclistas españoles en liza, y ninguno de ellos destaca precisamente por ser sprinter puro…

Anuncios

Publicado el 2 julio, 2015 en ciclismo profesional, Tour de Francia, vueltas por etapas y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: