HISTORIAS DEL TOUR (1987): STEPHEN ROCHE Y PERICO DELGADO PUSIERON FIN AL ANTIGUO RÉGIMEN

1987-tdf-map

Nunca olvidaremos esta edición de la ronda gala. Por fin vimos posibilidades serias de que un español lograra el triunfo en la carrera más importante del mundo y sucediera los hitos de Bahamontes y de Ocaña obtenidos en años pretéritos. Pedro Delgado fue el “elegido”, el que pugnó durante 25 interminables etapas, desde Berlín hasta París, para acabar cediendo el amarillo en la crono de la penúltima etapa y acabar segundo en los Campos Elíseos a apenas 40 segundos del irlandés Stephen Roche. No se ganó, pero ahora sí teníamos a alguien que podía conseguir ganar el Tour… No tardaría el segoviano en conseguirlo. Apenas 365 días después. Pero vamos con esta edición. Una carrera que se presentaba más abierta que nunca, con mucha incertidumbre, y con los grandes ases retirados, lesionados o bien, fuera de su mejor forma. Era el turno de los más jóvenes, la alternativa a una savia nueva que hizo de esta edición de la ronda gala, una de las más emocionantes de la historia.

Un Tour sin dueño

¿Por qué? Sencillamente, porque se había retirado el último patrón del ciclismo mundial el año anterior, Bernard Hinault; porque el vigente campeón del Tour, Greg Lemond, no era de la partida por el famoso accidente de caza sufrido a principios de año, cuando recibió disparos en la espalda procedente de uno de sus compañeros de cuadrilla… Y Laurent Fignon, que sí estaba en la salida, pero aún lejos de volver a ser el “Robespierre” parisiense que dominara las ediciones de 1983 y 1984. Así que muchos dedos apuntaban al ganador del Giro de Italia, Stephen Roche, como uno de los grandes favoritos para ganar. Pero había otros nombres más, como el francés Charly Mottet, también de la factoría System U, como una de las esperanzas de los locales para suceder al “Tejón”. O como otras de las promesas galas, el sombrío “Jeff” Bernard, que se había destapado como un excelente especialista contra el crono. Y no olvidar a Andrew Hamspten, Phil Anderson, Erik Breukink, los colombianos Herrera y Parra… muchas “novias” para el maillot más anhelado en el ciclismo mundial.

1987-prologo-Nijdam-in-azio BikeraceJelle Nijdam  Foto: Bikeraceinfo.com

Nada más y nada menos que ¡25 etapas más un prólogo! se tuvieron que disputar ese año en el Tour, algo impensable hoy, debido al estricto código de la UCI, que ha ido ganando atribuciones con el paso de los años y, por supuesto, a la ya tan cacareada globalización, entre otras más zarandajas. Berlín, aún bajo los auspicios del telón de acero, acogía la partenza de la Grande Boucle, con el clásico prólogo que enfundaba a un especialista puro como era el neerlandés Jelle Nijdam como primer líder de la carrera. Tercero era el mentado Roche como el primero de los favoritos, y octavo se clasificaba un tal Miguel Induráin… Al día siguiente, el esperado doble sector en la monumental berlinesa, con Nico Verhoeven ganando por la mañana y el conjunto italiano del Carrera imponiéndose por la tarde y dejando a Stephen Roche como el mejor de los aspirantes en la general, ya tercero. El PDM de Pedro Delgado cedía un minuto y los equipos españoles naufragan una vez más en una especialidad que por aquellos años no era de buen gusto para nosotros.

Al día siguiente se disputó una durísima etapa entre Karlsruhe y Stuttgart, plagada de cotas y con más de 219 kilómetros. Una locura en su desarrollo, con triunfo para el luso Acacio da Silva y la aparición en escena de un Perico Delgado que atacaba desde el pelotón de los favoritos para arañar unos segundos a sus rivales, bastante tocados tras una jornada dantesca con el calor apretando de lo lindo. El segoviano dejaba claro que iba esta vez a por la carrera y más convencido que nunca. Tras seis jornadas en suelo germano, la carrera se adentraba en Francia, con el suizo Eric Maechler como líder de la prueba. Y fue en la séptima etapa, camino de Epinal, cuando vivimos la primera victoria española de etapa, gracias al asturiano Manuel Jorge Domínguez, imponiéndose al sprint… a pesar de ser segundo. La etapa se la había adjudicado Guido Bontempi, pero días después fue desposeído de la misma por dopaje.

lagrandeboucle.comManuel Jorge Domínguez
Foto: Lagrandeboucle.com

Los Pirineos no deciden

La siguiente cita importante asomaba en la 10ª etapa, con la maratoniana crono de 87 kilómetros entre Saumur y Futuroscope. Allí Stephen Roche dio una brillante exhibición, imponiéndose con 42 segundos sobre Charly Mottet, nuevo líder, y 53 sobre el danés Jesper Skkiby. La buena noticia la daba Pedro Delgado, que superaba a grandes especialistas en un terreno que no era el suyo, terminando décimo ese día, a 2:29 del irlandés. Hubo que esperar hasta la 13ª etapa para llegar a los Pirineos y ver si los españoles podían empezar a recortar las diferencias. Aquel día, entre Bayona y Pau el holandés Erik Breukink se imponía en la etapa por delante de Jean François Bernard, que se metía de lleno en la lucha por el Tour, al colocarse segundo en la general tras Mottet y ante el delirio de la afición francesa. Stephen Roche se situaba tercero mientras que Delgado y Etxabe eran sexto y séptimo respectivamente, a más de seis minutos del amarillo. Había que atacar o atacar.

Cuando pensábamos que al día siguiente, camino de la cima de Luz Ardiden y con las subidas a Aubisque, Marie Blanque y Bordères, habría un vuelco en la clasificación, finalmente nada de nada. Oportunidad perdida, triunfo del noruego Dag Otto Lauritzen tras larga escapada y Delgado, eso sí, recortando tiempo a Bernard y Mottet, que no a Roche. Fue al día siguiente, en una jornada de lluvia, camino de Blagnac, cuando un corte en el pelotón dejaba al irlandés y a Bernard por detrás y a Mottet y a Delgado por delante. En meta victoria del alemán Rolf Golz y un minuto que cedía el irlandés con respecto a los tres rivales mencionados. Delgado seguía cuarto a poco más de cuatro minutos del líder Mottet, que se mostraba sólido hasta el momento.

Foro de ciclismo.com MottetCharlie Mottet (System U) salió lider de los Pirineos
Foto: Forodeciclismo.com

Al día siguiente, con el Macizo Central entrando en escena, asistimos a otro final en alto en la cima de Millau, donde Delgado mostraba estar con muchas ganas, atacando y recortando tiempo a los dos franceses (Mottet seguiría líder) y al propio Roche, en una jornada ganada por el francés Regis Clère, que militaba en aquella temporada en el conjunto cántabro del Teka. Se llegó al último día de descanso, pero con todo por decidir y el infernal paso por Alpes: Nada menos que cinco etapas de montaña seguidas, un paraíso que ya quisiera para sí mismo Nairo Quintana en estos tiempos que corren.

Mano a mano final hispano-irlandés

Y la primera cita alpina no podía ser mejor: Una crono mixta de 36 kilómetros con casi veinte de ascensión al terrorífico Mont Ventoux. Ideal para abrir diferencias y también para perder hasta el apellido. Y eso es lo que casi le pasó a Charlie Mottet. El de Valence cedió el liderato, tras ceder casi 4 minutos frente al ganador de la etapa y nuevo líder del Tour, Jean-François Bernard. Los seguidores franceses se mostraban eufóricos, ya que el niño prodigio le había sacado nada menos que 1:39 al colombiano Lucho Herrera, considerado por todo el mundo como el mejor escalador del planeta por aquellos años. Por su parte, Delgado cedía casi dos minutos con el ciclista del Toshiba, pero le endosaba casi medio minuto a Roche y casi dos a Mottet. Sin solución de continuidad, al día siguiente, en una etapa de media montaña camino de Villard de Lans, el segoviano activaba el zafarrancho de combate, se llevaba a su rueda a Roche y ambos hundían a un Bernard que pagaba los nervios y la inexperiencia de ir de amarillo en la carrera más importante del mundo. En meta, Delgado se adjudicaba la etapa (segundo triunfo de etapa español) y Roche se vestía de amarillo, con el segoviano a 1:19 del irlandés en la clasificación general.

bern87 Le GrimpeurJean François Bernard, enorme en el Ventoux
Foto: Le Grimpeur

forodeciclismoDelgado y Roche dinamitando el Tour camino de Villard de Lans
Foto: Forodeciclismo.com

Mucha moral en el cuartel del PDM, ante la ilusión de que Delgado pudiera acceder al liderato en cualquiera de las tres jornadas alpinas que aún restaban por lidiar. No esperó mucho el ciclista castellano. Al día siguiente, camino de la cima de L´Alpe d´Huez, un ataque de los suyos nos levantaba a los aficionados del sillón, abriendo hueco y dejando al irlandés con un palmo de narices. En meta, ganaba un español por primera vez en este monte tan emblemático, gracias al bizkaino de Kortezubi, Federico Etxabe, tras larga escapada, mientras que el segoviano le metía casi dos minutos a Roche, accediendo por fin al ansiado maillot amarillo. Júbilo en España ante la “machada” de Perico, que se aferraba al dicho de que el “que salía de L´Alpe d´Huez de amarillo, ganaba el Tour”. La Grand Boucle ya era cosa de dos, con Delgado líder y con 25 segundos de renta sobre Roche, mientras que Bernard y Mottet se situaban ya a más de dos minutos de la cabeza. La prensa le preguntaba al de PDM cuánto tiempo de renta necesitaba para llegar con cierta tranquilidad a la crono del penúltimo día. Y Perico afirmaba rotundamente que “unos tres minutos”.

stephen-roche VelocuratorRoche, de amarillo, camino de L´Alpe d´Huez
Foto: Velocurator

Echave Punta GaleaFede Etxabe, primer español en ganar en Alpe d´Huez
Foto: Punta Galea

Dichoso oxígeno

La primera oportunidad la tendría camino de la cima de La Plagne, previo paso por el Galibier y la Madeleine. Por delante, fuga consentida y triunfo de un ilustre como Laurent Fignon, que le “comía la tostada” en el embalaje final al bisoño madrileño Anselmo Fuerte. Por detrás, aún cuando faltaban 15 kilómetros para meta, Perico no se lo pensó dos veces. Arrancó camino de la cima y soltó de rueda a Stephen Roche, logrando nuevamente levantar el ánimo y la moral a todos los aficionados españoles, que veíamos al torero castellano sacarse otra faena de aúpa… Pero claro, atrás Roche encontró la ayuda del italiano Luciano Loro (Del Tongo), que evitó su hundimiento y logrando mantener una desventaja de alrededor de un minuto con respecto al español. Finalmente, Delgado se venía abajo en los últimos 3 kilómetros, y el irlandés se lanzaba en tromba a reducir su desventaja, entrando en meta a apenas cuatro segundos del segoviano, para desvanecerse metros después, necesitando asistencia médica y el milagroso oxígeno. Con la suerte de ser trasladado al hotel en helicóptero mientras que el líder debía quedarse para el protocolo y después llegar a su hotel a la hora de cenar…

forodeciclismo 2Pedro Delgado Foto: Forodeciclismo.com

La última oportunidad para Perico de poder meterle tiempo a Roche pasaba por el final en Morzine, con las ascensiones al Cormet de Roselend, Saisies, Aravis y el temible Joux Plane a poco más de diez kilómetros para la meta. Y sucedió todo lo contrario, ya que el líder no tuvo piernas en este coloso para soltar a Roche y éste aprovechó una indecisión del segoviano, que circulaba detrás de Bernard, para marcharse en el descenso y recortarle a Delgado 18 valiosos segundos. La etapa se la llevaba el madrileño Eduardo Chozas (cuarto triunfo parcial para el ciclismo español en aquella edición) y la diferencia entre los dos primeros de la general que quedaba estabilizada en 21 segundos. Ambos se iban a jugar el Tour de Francia en la crono de 38 kilómetros en Dijon el día antes de llegar a París. En los pronósticos la mayoría daba como favorito a Roche, aunque algunos como Mottet o los propios aficionados españoles, esperaban que el amarillo diera “alas” a Perico. Pero no fue así. La etapa se la adjudicó un pujante Jean François Bernard (tercero final) mientras que Roche le endosaba apenas un minuto a nuestro campeón, suficiente para arrebatarle el amarillo y presentarse al día siguiente en París con la alegría de tener en su palmarés en apenas dos meses el binomio Giro-Tour.

forodeciclismo ChozasEduardo Chozas ganador en Morzine
Foto: Foto: Forodeciclismo.com

Amargo segundo puesto final para Delgado, pero con una lectura positiva. Tras años esperando, el ciclismo español ya no le tenía miedo al Tour, los años 80 eran reflejo del resurgir de nuestro ciclismo y Perico se terminó de creer que podía lograr el triunfo en esta carrera. Si Arroyo anduvo cerca en 1983, el segoviano vio que tendría más oportunidades para conseguirlo. Y vaya si las tuvo. Al año siguiente en 1988 hizo historia para nuestro deporte. Pero eso es, precisamente, otra historia.

cyclismas.comPodio final de París… con la ganadora del Tour de chicas, Longo
Foto: Cyclismas.com

Anuncios

Publicado el 9 julio, 2015 en ciclismo profesional, hitos ciclismo español, Tour de Francia, vueltas por etapas y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: