SALCHI-UC COSLADA: ESPERANZADOR COMIENZO DE TEMPORADA EN UN EMOCIONANTE CIRCUITO DEL GUADIANA

Fran Agea y Mario Sampedro, puntas de lanza de un equipo que se sobrepuso con valentía a las consabidas caídas y al azote de los británicos

No conviene lanzar las campanas al vuelo ni cantar victoria antes de tiempo. Esto no ha hecho más que comenzar y no hemos levantado ni los brazos. Ni siquiera subido al podio. Pero lo acontecido ayer en Don Benito no tiene nada que ver con lo que pasó en ese mismo escenario un año antes. Se sabe que el nivel de la plantilla junior del Salchi-UC Coslada es mejor esta temporada, como se ha podido comprobar en todos los test y entrenos previos, pero hasta que no te pones frente al toro no sabes cómo va a ir la cosa.

Ayer llegó el día, y nuestros diez chicos se merecen como mínimo el notable. Los 80 kilómetros con el doble filtro de la Magacela debían servir para poner las piernas a punto y coger ritmo de competición para los nuestros. Con una participación de lujo (22 equipos) y presencia foránea procedente de Gran Bretaña y del país vecino portugués se dio el pistoletazo en tierras pacenses a la temporada juvenil de ruta, con buen tiempo y aire moderado, a pesar de que la amenazante niebla quedara hasta una hora antes de salir en eso, una amenaza.

Los 167 inscritos tomaron la salida, sin neutralizada ni protocolos previos, y poco tardaron los británicos del Zappi´s Team en liarse la manta a la cabeza y dinamitar la prueba. Además, las caídas, que se sabía que llegarían, empezaron a hacer estragos. Daniel Coombe se marchaba por delante y ya había gente que se rezagaba… hasta que se fueron al suelo en el km 9. Y los nervios a flor de piel cuando veíamos cortado y sufriendo a Juanfran Fernández. Por delante el sansero Antonio Pereñíguez trataba de contraatacar para coger al británico, pero sin éxito.

Kilómetros después brutal montonera con tres de los nuestros afectados. Estábamos en la misma tesitura que en 2016, con el miedo de que nos quedáramos ya en cuadro a mitad de carrera. Los pelos de punta se nos ponían cuando Raúl Bustillo se dolía en el suelo, mano a la rodilla y Javi Rodríguez tenía pierna y espalda machacadas, con la ropa destrozada literalmente. Lo que tampoco sabíamos es que Alex Brendler también se había ido al suelo y golpeado la cara de forma aparatosa, pero subiéndose a la bici como un jabato.

En la primera ascensión a Magacela Mark Donovan, Ben Healy (Zappi´s Team) y Fernando Navas (Sanse Rotor) eran cabeza de carrera con 45″ sobre el grupo principal del que habían cedido Diego López y Javi Fernández, quedándonos ya sólo cuatro unidades en la pelea. Por detrás, la Fundación Contador tocaba arrebato, buscando neutralizar una fuga peligrosa en la que no habían logrado meter a nadie. Sin embargo, la renta no subía del minuto pero tampoco había fuerzas para rebajarla.

Cuatro valientes, un gladiador

Al paso por la meta volante de Don Benito (ecuador de la carrera), veíamos que al menos teníamos a cuatro delante y no como en 2016, cuando sólo Lorriaux y Gómez sobrevivían al maremoto sufrido minutos antes. Una media de 42 kms/h en la primera hora de carrera era reflejo de la salvajada de ritmo que estaban llevando los británicos al resto de un paquete cada vez más mermado.

Poco antes de iniciarse la segunda y última ascensión a Magacela Healy y Donovan soltaban a Navas y los Contador apretaban sin éxito para cogerles antes de la misma. Nuestros técnicos mandaban adelante a los cuatro para aguantar lo mejor posible la subida, con Sergio Otero, Mario Sampedro, Fran Agea y Víctor Ramírez mostrando que había gas y que no iban ni mucho menos muertos.

Ya en plena subida no cabíamos en nuestro entusiasmo, cuando veíamos a Fran Agea arrancando como una moto, a Sampedro controlando delante a los rivales, a Otero a mitad de paquete aguantando el tipo y a Ramírez sufriendo como un titán atrás, pero con el lastre de ir con la rueda trasera frenada desde el primer paso por meta… Por la cima Fran pasaba sexto y, junto con Sampedro, lograban meterse en el grupo principal.

Delante, Mark Donovan prolongaba un año más la ´tiranía´ de los británicos en Don Benito, venciendo en solitario con apenas once segundos sobre un grupo perseguidor en el que había hegemonía de sus compatriotas y con sólo Guillermo García (Bathco) y Alejandro Martínez (Sanse Rotor) salvando el honor patrio. A cuarenta arribaba el grupo principal, con Agea finalizando 13º y Sampedro 17º ¡casi nada! Encima, Otero (47º) sprintaba sin complejos en el segundo grupo perseguidor, mientras que el gladiador Ramírez (51º) entraba también en ese grupo. La guinda la pusieron Alejandro Brendler, Diego López y Javier Fernández llegando a meta (como Dios manda) aunque tuviera que ser fuera de control. En la clasificación por equipos, algo impensable no hace mucho, los cosladeños hacían octavos de 22.

Buitrago del Lozoya será la primera y verdadera piedra de toque este domingo 5 de marzo en el comienzo del calendario madrileño. Ahí deberán confirmar que lo de Don Benito no ha sido casualidad. Hay que seguir trabajando y preparar la estrategia de cara a esta cita donde el recorrido será aún más duro. Pero, de momento, que los chicos disfruten de un inicio al menos esperanzador e ilusionante.

Fotos Germán Rodríguez

Vídeos Germán Rodríguez y Carlos Fernández





Anuncios

Publicado el 26 febrero, 2017 en ciclismo de Madrid, juniors, juniorsalchiteam, MásterSalchi, Salchi Bicicletas, UC Coslada y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: