Archivo del sitio

SALCHI MÁSTER: EMILIO J. CASTILLO Y DAVID GARCÍA VOS, PRIMEROS PODIOS EN EL RETORNO DEL EQUIPO A LA COMPETICIÓN

El primero se impuso en su categoría en la cronoescalada al Cerro Socorro y el segundo se adjudicó la montaña del Desafío Valle de Iguña

En tres frentes estuvieron los máster de Salchi este último fin de semana. Mejor dicho, unos pocos de ellos que, desafiando las fechas vacacionales, no quieren dejar pasar mucho tiempo sin darse un calentón y así llegar a un saturado mes de Septiembre donde nuestro calendario no tendrá ni un fin de semana de descanso. En Cuenca y en Cantabria los nuestros dejaron constancia aupándose al cajón, mientras que en Membrilla se dio la cara y se notó nuestra presencia en determinados momentos.

Siguiendo un orden cronológico, el sábado David García Vos tomó parte en el Desafío Valle de Iguña, en Bárcena de Pie de Concha (Cantabria). Fueron 84,4 kilómetros con uno de los recorridos más bonitos que podemos encontrar en la Copa del Gobierno de Cantabria de Cicloturismo. Los altos de San Martín, Collado de Cieza y el durísimo Brenes fueron hitos en los que David fue protagonista, coronándolos todos en cabeza, lo que supuso ganar por ende la general de la montaña.

Asimismo, se hizo con el segundo puesto en las metas volantes y en un caótico sprint final lanzó la volata demasiado pronto, viéndose superado en los últimos metros por varios rivales. De todas maneras, durante mucha carrera llegó a rodar en solitario delante, demostrando que su estado de forma es óptimo para recorridos selectivos: “En general –nos dice Vos-, me voy muy contento con las sensaciones encontradas después de llevar tanto meses sin competir”.

Al día siguiente el protagonismo cosladeño se trasladó a Cuenca, con la celebración de la XV Subida al Cerro Socorro en la que tomaron parte más de medio centenar de corredores. Precioso el recorrido de la crono, que partía desde el mismo casco urbano de la capital conquense para transitar por el Camino Municipal del Cerro Socorro y finalizar en el Corazón de Jesús después de 10,3 duros kilómetros en ascenso.

Fueron de la partida en Cuenca dos máster 30 y un juvenil de los Salchi, con la alegría de ver a Emilio José Castillo finalizar cuarto absoluto y primero en máster 30, a 1:16 del vencedor, Joaquín Contreras (GD Belga). Castillo estuvo acompañado en el cajón por Leandro López y Raúl Lozano, a los que aventajó en 20” y 44”, respectivamente.

La cronoescalada tenía un desnivel de más de 1.000 metros. Mis sensaciones al principio no fueron muy buenas, ya que hacía bastante viento de cara y me costó bastante coger el ritmo –explica Emilio-. Luego poco a poco me fui metiendo en carrera, sobre todo en los cinco kilómetros más duros de la subida. De todas maneras no he podido entrenar mucho, y no rendí como yo quería, pero al final salió bastante bien la cosa, mejor de lo que esperaba”, concluye.

Además, el junior Pablo Martínez se hizo con la segunda posición en su categoría, a 23” del más rápido en ella, Jorge López Granero, del Giménez Ganga-Primoti. Asimismo, el otro máster 30 que tuvimos en liza, Alfredo Poveda, se clasificó 20º absoluto y sexto en su categoría, a 2:48 del vencedor, el mencionado Contreras.

Alberto Zamorano regresó al ´baile´ en Membrilla

El domingo asistimos también al XXXIII Trofeo Desposorios, disputada en la localidad manchega de Membrilla. Allí acudió uno de nuestros ´miuras´, el actual líder del Trofeo FMC en máster 30, Alberto Zamorano. Volvía el de Aranjuez a la competición tras estar convaleciente hasta apenas una semana antes de esta carrera. Participación de lujo, con los altos de Chozo, Siles y La Garganta, que no impidieron una resolución al sprint.

Alberto fue protagonista durante buena parte de la prueba, metiéndose en la fuga del día y entrando en el sprint dentro del top 25. El madrileño comenta que el objetivo era “acabar bien la carrera. Llegué muy vacío, Pero teniendo en cuenta que he estado tomando antibióticos hasta hace ocho días, pues no he ido del todo mal. El calentón de hoy y el de Las Navas del próximo domingo me vendrán bien para llegar mejor a septiembre, que es el verdadero objetivo del equipo”.

Precisamente, el IV Trofeo Máster Villa de Las Navas del Marqués, organizada por el CD Matalacarrera, será la próxima estación de paso del conjunto máster de Salchi Bicicletas.

Anuncios

SALCHI-UC COSLADA: SE FINALIZÓ DE FORMA DIGNA LA VUELTA AL BESAYA CON FRAN AGEA DECIMOCTAVO

Raúl Bustillo, Sergio Otero y Mario Sampedro consiguieron terminar la ronda cántabra tras sobrevivir a la etapa reina

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Punto y final a una Vuelta al Besaya que no ha sido para tirar cohetes, pero tampoco una decepción. No se cumplieron las altas expectativas fijadas a priori tras la gran temporada que están haciendo los chicos, pero nos hubiera gustado verles delante, peleando por las clasificaciones secundarias y, por qué no, por el triunfo de etapa. Finalmente no pudo ser y regresamos a Madrid pensando en la segunda mitad de la campaña y en un descanso que todos ellos se merecen.

En el segundo sector de la 2ª etapa del sábado se voló. Literalmente. Fueron 63 kilómetros entre Cabárceno y Aloños, con el doble paso por la suave ascensión a Tezanos (3ª) donde la media final fue de 44 kms/h. En el primer paso por su cima ya veíamos a Víctor Ramírez pasarlo mal, cediendo unos segundos para luego empalmar bajando. Tanto él como Javi Rodríguez acabarían descolgándose dentro de un grupo trasero de una treintena de unidades. Por otra parte, Mario Sampedro sufría un golpe en la rueda de atrás que le obligaba a parar, viendo cómo el cierre estaba flojo y debiendo colocar de nuevo la rueda en su sitio. Sergio González acudía en su ayuda y le reintegraba al pelotón.

En el segundo y último paso por Tezanos se desató la batalla, con Fran Agea coronando entre los primeros y los demás haciéndolo a cuentagotas en distintos grupos. En la subida final se llevaba la victoria Mario Aparicio (MMR), por delante de Guillermo García (Bathco) y de Devin Shortt (Disgarsa). Fran llegaba delante, 17º, a 7″ pero sin opciones de luchar por la victoria de etapa. Tras él hacían su entrada Raúl Bustillo (57º) y Sergio Otero (60º) a 1:13; Mario Sampedro (77º) a 1:26; y Sergio González (125º) a 2:58. Más atrás y, afortunadamente, dentro del control terminaban Javier Rodríguez (176º) y Víctor Ramírez (177º), a 9:14.

A falta de una etapa, seguía líder Eugenio Sánchez (Castillo de Onda) con Agea 23º en la general a 2:34 y por equipos a mitad de tabla. La etapa reina con Brenes como juez de paz se presentaba como última oportunidad para que el de Navaluenga pudiera mostrar su mejor versión y el resto de los chicos poder finalizar una ronda por etapas tan dura como ésta.

DECLARACIONES

  • Víctor Ramírez: “Fue una etapa llana, salvo por el repecho de salida y el de llegada. Era teóricamente fácil llegar en el grupo. Pero las sensaciones que he tenido han sido las peores de toda la temporada y no he podido aguantar. Al final he llegado con Javi en un grupo a meta”.

  • Mario Sampedro: “Ha sido una etapa dura, con mucha curva y un terreno curioso. La verdad, las sensaciones que he tenido han sido malas, como durante toda la vuelta. Además, tuve un problema mecánico que hizo que perdiera muchas posiciones al tener que bajar al coche…”.

Sobreviviendo a una dura etapa reina

Salvo Fran, el resto de los chicos tenía el reto de acabar como fuera su primera Vuelta a Besaya. Manteníamos el equipo al completo y esperaba un recorrido duro, modificado, ya que no se salió finalmente de Santander, realizándose tanto la salida como la llegada en Los Corrales de Buelna. En los 110 kilómetros fijados los puertos de Brenes y del Collado de Cieza iban a seleccionar un pelotón cada vez más mermado tras dos días extenuantes de competición… Y algunos de nuestros campeones no pudieron cumplir desafortunadamente el objetivo.

De salida y ya en el primer repecho ´El Espartano´ Javi Rodríguez se nos quedaba. Lograba empalmar tras ir entre coches, pero ya en la segunda vuelta al circuito se volvió a quedar en el mismo lugar y optó por abandonar absolutamente agotado y vacío. Brenes hizo el destrozo definitivo, con Víctor Ramírez y Sergio González cediendo sin contemplaciones y retirándoles la organización a su paso por Los Corrales. En este precioso puerto Fran trató de buscar sus opciones. Con Abner González (Ciudad de Lugo) y Rafael Pineda (Bathco) yendo por delante, nuestro líder se metió en un grupo perseguidor de seis, que rodó por delante del pelotón del líder.

En la subida veíamos cortados a Otero y un poco más adelante a Mario y a Busti, pero defendiéndose como gato panza arriba. Tras el descenso hubo reagrupamiento en la persecución de los dos de cabeza. Ya en el Collado de Cieza se dieron los consabidos ataques en los que trató Agea de meterse, pero sin conseguir pelear por la etapa. González vencía a Pineda en el sprint final y Fran entraba 18º a 1:40 en un segundo grupo de perseguidores. Bustillo llegaba el 61º a 6:50; Sampedro el 95º, a 13:17; y Otero el 140º, a 18:19.

¿Balance final de la Vuelta al Besaya? Fran Agea se metía entre los veinte primeros, finalizando 18º a 3:45 del ganador, Eugenio Sánchez (Castillo de Onda). Lograban acabar la carrera Raúl Bustillo 64º, Sergio Otero 104º y Mario Sampedro 110º y nos clasificábamos por equipos al final en el 21º puesto de 30 escuadras. Es el cierre, discreto eso sí, a una primera parte de la temporada que no olvidaremos en mucho tiempo.

DECLARACIONES

  • Raúl Bustillo: “Se salíó muy rápido y sacamos una media de 44. Era muy difícil estar adelante y eso me pasó factura subiendo Brenes. Pero, a pesar de todo, me encontré muy bien y me motivé muchísimo cuando fui pasando a cantidad de gente y poniendo un puntito mayor de velocidad. Fui luego en un grupo de 20 llegando a coronar el primero de todos el último puerto y llegando incluso al sprint en meta. Quiero dar las gracias a Jesús por confiar tanto en mí. La verdad que con un director así es todo mucho más fácil. Y también gracias a mis compañeros, porque también es importante pasárselo bien a la hora de convivir en el hotel”.

  • Fran Agea: “La verdad es que pensaba que iba a poder estar más adelante en los momentos clave. Aún así el tercer día fue el que mejor me encontré, pasando delante en Brenes. Podría haber ido mejor la cosa, pero tengo que decir que no está mal del todo el resultado que hemos conseguido”.

  • Jesús González (Director): “Aspirábamos a más con Fran, pero no pudo ser. Los demás chicos han estado a la altura en líneas generales, Mario y Sergio Otero aprendiendo y Bustillo resarciéndose de lo del año pasado, también bastante bien. Tanto a Javi como a Víctor y a Sergio González se les ha hecho muy grande el Besaya. La valoración es modesta. No hemos hecho una gran vuelta y nos ha servido para seguir aprendiendo”.

Fotos José Luis Bustillo

Vídeos Víctor Sampedro



SALCHI-UC COSLADA: SE ACUDE A LA VUELTA AL BESAYA CON UN LÍDER DEFINIDO Y SIN RENUNCIAR A NADA

Fran Agea tendrá a todo el equipo a su disposición y con ganas de dedicarle algún triunfo a nuestro compañero Juan Francisco Fernández

Llegamos a uno de los puntos culminantes de la temporada. Muchas cosas han pasado desde que el conjunto cosladeño arrancó en el Circuito Guadiana de Don Benito allá por el mes de Febrero. Un inicio esperanzador, que acabó cristalizando en forma de tres victorias parciales y otros tantos podios que han hecho que en nuestra segunda temporada vivamos casi en una nube. Ganar en Buitrago del Lozoya, Torre del Bierzo y en el GP PC Monje de Fuenlabrada a estas alturas lo hubiéramos firmado con los ojos cerrados si nos lo llegan a decir en Enero.

Pero ahora llega la Vuelta al Besaya, un objetivo en sí mismo, donde lucir se considera clave para poder dar el salto de calidad correspondiente. Para conseguir sitio en un mejor equipo y para arreglar la temporada con un triunfo de etapa o algún puesto de honor en la general o en clasificaciones secundarias. El duro y escarpado terreno de Cantabria sólo es apto para los más fuertes, los más fondistas y aquellos equipos que hayan mostrado unidad y solidez en los cinco meses anteriores.

Para el Salchi-UC Coslada será el segundo año de presencia en esta prestigiosa ronda. En 2016 se peleó y se logró acabar con cinco de los seis corredores. Jesús González cumplió objetivos y se ganó el billete para 2017. Ahora, la situación es distinta. Se acude con un bloque más sólido, de mayor calidad y con un Fran Agea que ha estado espectacular hasta ahora. El técnico madrileño lo tiene claro: “Participamos en Besaya con la idea de luchar por el premio de la montaña, intentar conseguir una etapa y una buena clasificación con Fran, aprovechar el buen estado de forma de todo el equipo y luchar también por alguna otra clasificación secundaria”.

Para la cita del Besaya los directores deportivos han decidido que a nuestro jefe de filas, Fran Agea, le acompañen Mario Sampedro, Sergio Otero, Víctor Ramírez, Raúl Bustillo, Javier Rodríguez y Sergio González. “Todos llegan en un buen momento -explica Jesús-, y si Fran se encuentra ´super´ como en anteriores carreras, nos podremos llevar una alegría y dedicársela a Juan. Vamos a ir día a día e iremos viendo. El objetivo principal es terminar todos la Vuelta y estar delante”.

Mario Sampedro y Sergio Otero serán fundamentales. Ambos son rodadores de mucha potencia y para Fran conforman una guardia pretoriana en el llano para hacer el menor gasto posible. Además, el alcalaíno tiene una buena punta de velocidad, por lo que no debemos descartarle en metas volantes ni en sprints especiales. Víctor Ramírez es un gran escalador, y ahí deberá jugar sus bazas, filtrándose en fugas y ayudando al de Navaluenga en este terreno.

El ´Espartano´ Javi Rodríguez ejercerá de capitán de ruta junto a Raúl Bustillo. Ambos, de segundo año, serán fundamentales para acabar la ronda, con Javi trabajando a destajo y el de Majadahonda buscando sacarse la espina del año pasado, cuando una avería le dejó fuera de combate a las primeras de cambio. Busti asimismo será clave en las fugas junto con Víctor. Y qué decir de Sergio González. Su transformación en el último mes ha sido radical. Ha cogido fondo y empaque, ganándose la plaza en la doble cita asturiana y en las carreras de Coslada y de Fuenlabrada. Como hombre de equipo, será clave cuando la carretera mire hacia arriba.

Recorrido y participación

Hablar de ambas cosas cuando nos referimos a la Vuelta al Besaya es referirnos a algo que es totalmente top. Serán cuatro etapas en tres días, cada una más exigente que la anterior, con el añadido este año de una crono por equipos matutina que hará mucho daño, y que en nuestro caso será definitoria para saber por dónde deberán orientarse nuestras aspiraciones. El primera día les esperan 102 kilómetros entre Los Corrales de Buelna y Potes, con los altos de San Cipriano (3ª) y Collado de La Hoz (1ª), éste último como primer filtro para seleccionar a los más fuertes. Al día siguiente más desgaste con la mentada crono por escuadras de 10 kilómetros en Reinosa donde deberemos perder el menor tiempo posible.

Por la tarde esperan 63 kilómetros entre Cabárceno y Aloños, con un duro final mirando al cielo previo paso doble por el alto de Tezanos (3ª). Si la general aún estuviera en el aire, en la tercera etapa del domingo se resolverán las dudas con 107 kilómetros entre Santander y Los Corrales de Buelna. Recorrido idéntico al del año pasado, con el puerto de Hijas (2ª), el terrible y precioso de Brenes (1ª) y el Collado de Cieza (2ª), para poner punto y final a la ´Vuelta de las Vueltas junior´.

Serán 30 equipos los que tomen la salida mañana, con lo mejorcito del pelotón nacional y con la presencia de tres equipos extranjeros de Portugal, Italia y Francia que seguro tendrán mucho que decir. De Madrid acudirán, aparte de nosotros, el Polartec-Contador con Carlos García, Hugo Sampedro y Joan M. Bennassar como puntas de lanza, y el Plataforma Central Iberum encabezado por Juan Fernando Calle. Otros nombres que no faltarán son los de Miquel López (Ginestar), Mario Aparicio (MMR), Miguel Briz (Turismo Villanúa), Óscar Sánchez (Cartagena Esetec), Sergio Ginés (Castillo de Onda), Ramón Díaz (Fundación V. Sastre) y Álvaro Cobo (Corbatas Pindal), entre otros.

SALCHI BICICLETAS: FINALIZADA LA VUELTA AL BESAYA, RESISTIENDO LA DUREZA DE LA ETAPA REINA, A LA LLUVIA Y AL FRÍO

Los seis corredores del equipo madrileño lograron acabar la ronda y cumplieron objetivos, siendo Lorriaux el más regular

Espectacular y dantesca resultó la última etapa (y reina) de la Vuelta al Besaya juvenil. Los altos de Hijas, Brenes y Cieza vieron aumentada su dureza por la presencia de la lluvia intermitente y de la baja temperatura registrada desde la mitad de la etapa en adelante. Los portugueses detentaban el liderato con Daniel Viegas y se esperaba batalla desde la misma salida, especialmente de la Fundación Alberto Contador que trataría, en vano, de darle la vuelta a la tortilla. Los nuestros, sin opciones ya para la general con Lorri, debían buscar escapadas, dejarse ver y, sobre todo, acabar la Vuelta por lo civil o lo criminal. Y lo lograron, pero costó mucho.

Jaume Gelabert (Trans Lujan-Mollet) era el primero que buscaba la fuga y cuajaba, en un ritmo de carrera endiablado que superaba los 43,5 kms / hora y con mucha gente cediendo ya en el puerto de Hijas. Allí veíamos como la vida de los Salchis se complicaba con un maldito pinchazo de Iñaki Gómez, que se veía cortado a las primeras de cambio. Por su parte, Mario López, que había buscado la escapada de salida (cómo no), cedía también en los últimos metros de Hijas y se quedaba con Iñaki. A partir de ese momento, comenzaría una épica persecución hasta meta que ganarían a lo grande. “Voy a llegar por mis santos coj…”. Esas eran las palabras de un Iñaki hacia nuestro coche de equipo. Cumpliría su palabra, y eso que pinchó otra vez a cinco kilómetros de meta.

A pocos metros de coronar Hijas Arturo Hernangómez notaba que la gasolina ya entraba en reserva. El segoviano, falto de ritmo por los exámenes, se veía cortado, pero tiraba de orgullo para volver a reincorporarse pasado el descenso, con sangre fría y aprovechando la estela de los coches. Por lo demás, la carrera era una locura, con todos deseando llegar a Brenes, el puerto estrella del Besaya, para que se jugasen los mejores esta prestigiosa ronda. Un espectáculo la ascensión a este puerto señores/as. Seis kilómetros de rampas de doble dígito, con un paisaje excepcional, un paraje natural ideal para el ciclismo y para visitarlo. Gente en toda la subida animando a los esforzados de la ruta, coches quemando embrague y competición en estado puro.

Sálvese quien pueda en la pared de Brenes

En las primeras rampas cada uno iba a su ritmo, muchos dando chepazos y otros agarrándose a donde fuera. Arturo subía como podía y Carlos Vargas, afectado por la caída del día anterior y tras sufrir en Hijas, cedía irremisiblemente en las primeras rampas al coloso montañés. Por delante, Víctor Lorriaux no podía aguantar el ritmo de los mejores desde la mitad del puerto, mientras que Víctor Cano mostraba un buen estado de forma, confirmando que ha sido el segundo mejor del equipo en el Besaya. En la cima coronaba Tomeu Gelabert (RH+ Polartec), que se estaba marcando una etapa de aúpa, buscando la debilidad de los portugueses, pero sin lograr que Viegas se hundiera en ese temible escenario.

Tras Brenes, la carrera rota en mil pedazos, asistíamos a una lucha por la supervivencia. Mario e Iñaki coronaban dentro de tiempo, lo mismo que Arturo y Charly. Lorri se situaba en el segundo grupo grande, y Víctor en el tercero. El último filtro del Collado de Cieza fue dantesco, con la lluvia como protagonista y con Lorri sufriendo calambres en las primeras rampas. Una vez coronado, el ´pequeño diablo francés´ se lanzaba como un poseso en un descenso técnico que nos ponía los pelos de punta, para llegar a la meta de Los Corrales de Buelna atestada de gente, en un escenario más propio del mes de abril que del recién nacido estío.

La etapa se la adjudicaba en solitario un prometedor Iñigo Elósegui (Selección de Bizkaia), pero con el líder Viegas llegando a 14 segundos del vasco. Los portugueses del Bairrada se habían salido con la suya, tras ganar la primera etapa y resistiendo la traca de los ciclistas españoles los dos días siguientes. El primero en llegar de los nuestros era Lorriaux, 45º a 7:06, que explicaba los fuertes calambres sufridos en Cieza. Minutos después arribaba un Víctor Cano que, como introvertido que es, no reflejaba alegría, pero sí vislumbrábamos en su rostro la satisfacción de quien es consciente de haber acabado el Besaya como uno de los mejores del equipo. El de Aluche se clasificaba 77º a 13:53. A 21:01 cruzaba Carlos Vargas en el puesto 107º, acusando la caída de ayer, mientras que un agotado Arturo Hernangómez lo hacía tres puestos más atrás a 23:42.

Y sí. Dentro del control y como combatientes de la guerra de Corea llegaban Iñaki Gómez (116º a 29:29) y Mario López (117º a 29:31). Objetivo cumplido. Besaya finiquitada y salvada un jornada de perros. Por equipos 21º de 27 en liza, con el único punto de no haber conseguido que Lorri luchara por el top 15 y la dichosa mala suerte azotando a nuestro peque Raúl Bustillo el primer día. Pero el director del equipo, Jesús González, no podía ocultar la satisfacción (moderada) de ver que en el primer año del equipo y en la mejor carrera por etapas en este país para la categoría juvenil, Salchi Bicicletas había dado la cara y conseguía que casi todos los chicos lograran finalizar tras tres etapas infernales y ante contratiempos inevitables e inherentes al ciclismo como son las caídas, las averías y el mal tiempo.

DECLARACIONES

Jesús González (Director): “Terminada la última etapa, considero el balance muy positivo del equipo Salchi Bicicletas de la UC Coslada en esta gran vuelta por etapas. Hemos conseguido finalizar con seis de nuestros siete corredores y clasificando además por equipos. Lástima que Lorri no tuviese su día en la segunda etapa y perdiese todas sus opciones de realizar un buen papel, pero esto es el ciclismo en estado puro y en una vuelta de varios días hay que ser muy regular y estar a tope en todas las etapas. Quiero dar la enhorabuena a todos mis corredores por el sacrificio tan grande que han realizado, a los padres que me han ayudado y colaborado, a Germán (jefe de prensa) que nos ha acompañado y a la organización de la prueba. Creo que todos hemos aprendido mucho, disfrutado y cogido una gran experiencia”.

Arturo Hernangómez: “Hemos salido a tope desde el principio y en los primeros kilómetros iba reventado. Y he petado ya en el puerto de Hijas, aunque luego en el descenso he pillado al pelotón. En Brenes ha sido terrible, tras bajarlo ya no sentía ni las piernas. Se trataba de llegar a meta. El objetivo era terminar, así que estoy contento. Además, la preparación… los estudios no son una excusa, pero puedo estar contento de lo que he hecho”.

Mario López: “Antes de salir no contaba con que pudiera acabar la Vuelta. Hoy se ha hecho duro, no llevaba buenas piernas y de salida me empezaba a quedar cortado. En Hijas he decidido tirar para adelante con un par de corredores, pero nos han neutralizado. Luego, me he quedado, he sufrido mucho y he esperado a mi compañero Iñaki en la bajada tras haber pinchado. He intentado meterle en el pelotón pero ha sido imposible, ya que era una zona de repechos mortales. En Brenes hemos dado todo lo que teníamos y más. Pero estoy contento de haber acabado la vuelta y dar gracias a todos los que nos habéis animado y acompañado. Besaya ha sido un experiencia muy bonita, con un ambiente dentro del equipo muy bueno. Respecto a la competición, la carretera nos ha puesto en su sitio a cada uno, según el estado de forma que tuviéramos. Es una vuelta internacional y podemos estar contentos de haberla acabado”.

Carlos Vargas: “He comenzado la etapa un poco jodido. Brenes me ha costado, sobre todo desde la mitad de la ascensión en adelante, tenía las piernas duras y me ha dado un pájara desde el kilómetro 60 hasta el final y me ha costado muchísimo acabar. Esperaba antes de empezar el Besaya acabar como ahora, pero nunca se cuenta con que puedas tener una caída. En el tema del rendimiento no ha estado nada mal, me sirve como forma de ponerme más a tono para las próximas citas ya que han sido tres días duros”.

Clasificaciones completas aquí

SALCHI BICICLETAS: EL MAL DÍA DE LORRIAUX NO OCULTÓ EL GRAN PAPEL DE UN EQUIPO QUE ALCANZA SU MADUREZ ANTE LOS MEJORES

Reinosa demostró que Salchi está a la altura de lo que exige un carrera dura y selectiva como es la Vuelta al Besaya

Sí. Es cierto que se acabaron las opciones de Víctor Lorriaux de entrar entre los quince mejores de la Vuelta a Besaya. El alto de Montes Claros, situado a mitad de una etapa de 102 kilómetros acabó por eliminar sus aspiraciones. Sin embargo, su equipo, hecho para partirse el alma por él, no sólo no falló a su líder, sino que estuvo a la altura de lo que una cita tan prestigiosa exige. Sus cinco compañeros rindieron a gran altura, trabajaron cuando Lorri lo pidió, cedieron cuando no les queda ni un gramo de fuerza y se rehicieron al infortunio que siempre supone verse involucrado en las caídas.

El día iba a ser duro. La lluvia anunciada desde días antes hizo acto de presencia en Reinosa ya en plena tarde de viernes. Lorri no las tenía todas consigo, pero partía con la ilusión de remontar posiciones en la general y jugarse el todo por el todo al día siguiente camino de Los Corrales de Buelna. Tras salir la etapa con quince minutos más tarde (para evitar coincidir con el paso a nivel del descenso de Montes Claros) comenzaba una etapa complicada, con unas carreteras muy estrechas en los inicios que iban a traer a escena las temidas caídas.

Antes de llegar al kilómetro 10 se producían dos montoneras que partían el pelotón en dos e implicando a dos corredores del conjunto cosladeño, Iñaki Gómez y Carlos Vargas. El vasco-madrileño se veía con la rodilla izquierda afectada y con heridas, mientras que el de Valdemoro, más perjudicado, sufría también una herida en la parte posterior de la pierna y se las veía y deseaba para reincorporarse a la parte trasera del segundo paquete. Tras una persecución de casi 20 kilómetros, Charly empalmaba junto con otros corredores hacia el kilómetro 40, ya con el pelotón de nuevo compacto pero con cuatro escapados en vanguardia, que iban a iniciar la escalada del día con una renta de poco más de un minuto.

Explosión de Lorriaux en Montes Claros

Iñaki Alberich (Trek Pramac), Cristian González (OID Ebora), Raúl Granados (Esetec) y Carlos de la Fuente (Criado y López) comenzaban bajo la niebla la subida a Montes Claros, siendo Cristian y Carlos los que iban a acabar marchándose por delante. Y sucedió que en el pelotón aceleraron y que Lorriaux acabó explotando contra todo pronóstico. Mario López y Arturo Hernangómez habían cedido en plena ascensión mientras que Iñaki y Carlos se defendían como gatos panza arriba mermados por las caídas, rodando en el tercer pelotón.

En el segundo se situaba un Lorriaux tocado y un gran Víctor Cano que se ponía al servicio de su líder para tratar de forzar en el descenso y así buscar el regreso al grupo principal donde apenas se juntaban 50 unidades. Poco después, el de Seseña veía la llegada por detrás del grupo de Iñaki y Carlos, recibiendo de inmediato la orden para organizarse y tirar en busca de reducir esa diferencia que se cifraba en un minuto a unos 30 de meta. A pesar de la colaboración de corredores del Esteve y del Tartiere Auto fue imposible reducir una diferencia que acabó siendo en meta superior a los cuatro minutos.

El triunfo de etapa se lo adjudicaba Franklin Chacón (OID Ciclos Ébora), que se adelantaba al pelotón por apenas un puñado de segundos, y eso que había sufrido al principio de etapa una avería en la rueda delantera que le había exigido un calentón de padre y muy señor mío para no perder todas sus opciones. Por su parte, el portugués Daniel Viegas ((Bairrada) mantenía el amarillo de líder y el grupo de los Salchi arribaba a la meta de Reinosa a 4:46 del ganador. Allí estaban Lorri, Iñaki, Víctor Cano y Carlos, mientras que Arturo y Mario entraban dentro del control, a 8:31.

Mañana, última etapa de la Vuelta al Besaya, la reina, con salida en Santander y final en Los Corrales de Buelna. Por el camino, los puertos de Hijas, Brenes y Collado de Cieza, que deberán endurecer un recorrido que será, probablemente, más selectivo con la presencia de una lluvia que hoy ya hizo mella en los sufridos ciclistas.

DECLARACIONES

Jesús González (Director): “Esta segunda etapa la hemos terminado en tiempo para poder disputar la última y dura etapa final. Ha sido una carrera muy movida por la aparición de la lluvia y las dos montoneras ocurridas en el inicio de la etapa, cuando se transcurría por carreteras muy estrechas, afectando a Iñaki, con un fuerte golpe en la rodilla, y a Carlos con una quemadura en la parte trasera de la pierna. Al equipo le ha tocado trabajar para intentar llevar a Lorri hasta el pelotón, ya  que se quedó cortado en el ascenso a Montes Claros, rondando en un segundo grupo. Pero, a pesar de ser muy numeroso, no se pudo cazar por la poca colaboración de otros equipos. Sólo cabe felicitar a todos los chicos y seguir aprendiendo de esta magnífica experiencia de correr en esta gran vuelta”.

Víctor Cano: “Recuperé bien de ayer y hoy he podido ayudar a Lorri a estar lo más adelante posible. En la subida he llegado a su grupo y me ha pedido que tirara a muerte, como así he hecho. Después nos hemos juntado unos cincuenta corredores a meta, donde he sprintado. Iba cansado, pero he podido acabar bien. Me hubiera gustado estar más adelante pero mañana será otro día. Eso sí, será un día donde se va a romper mucho la carrera pero creo que podría llegar en el grupo cabecero, al menos al último puerto. Lo voy a intentar”.

Iñaki Gómez: “Estoy notando la progresión en mi forma estos dos días y mañana a ver si podemos rematar y hacerlo mejor. Creo que sí puedo pasar el alto de Brenes mañana en el primer o en el segundo pelotón. Si he aguantado bien estos días, aunque mañana sea un día más duro, lo vamos a tratar de hacer al menos igual. Estos días me hubiera gustado tener un poquito más de fuerza, pero dentro de mis expectativas creo que estoy cumpliendo bien con lo que tenía pensado”.

SALCHI BICICLETAS: DEBUT AGRIDULCE EN LA VUELTA AL BESAYA PARA EL EQUIPO COSLADEÑO

Víctor Lorriaux acabó en el grupo de los mejores, pero se registró la retirada inesperada de Raúl Bustillo

Fue un palo, la verdad. Único de los de primer año del equipo seleccionado para esta prestigiosa ronda por etapas y primer revés para los chicos de Jesús González. Raúl Bustillo, que iba con mucha ilusión a Besaya para meterse entre los mejores de los juniors de primer año, se veía obligado a retirarse tras sufrir una avería a las primeras de cambio y no tener opciones de incorporarse al grupo que rodaba desbocado desde el banderazo inicial.

El contrapunto lo puso Víctor Lorriaux. El ´diablo francés´ ejerció casi a la perfección con su rol de jefe de filas del equipo Salchi, aguantando con solvencia en el grupo cabecero y cediendo apenas 25 segundos en las duras rampas de acceso al Parque Natural de Cabárceno. Buen inicio, en una carrera que el de Seseña conoce a la perfección y sabedor de que el tercer día será mucho más decisivo que el primero.

“Hay que estar delante, por favor”

La reunión en el hotel Cueli previa al debut tenía esta premisa clara. Había que ir delante, pendiente de los cortes, proteger a Lorri y buscar la suerte en los puntos calientes, leáse metas volantes o puertos de montaña. Encima la lluvia, que amenazaba desde primera hora de la mañana, nunca llegó a azotar al pelotón de 180 corredores que tomaban la salida con ilusión pero con mucho nerviosismo en Los Corrales de Buelna. Esperaban 89 kiómetros con los altos de Hijas (3ª) y La Braguía (1ª), con ese final “impegnativo” en Cabárceno, para provocar la primera selección de favoritos.

El estrés previsto no se hizo esperar. Mario López fue el protagonista del primer ataque de toda la vuelta, durando apenas unos metros, pero suficiente para dejar claras las intenciones de los cosladeños. Pero el revés de Bustillo supuso un palo enorme, y más cuando en las primeras rampas de Hijas perdíamos toda referencia del ´James Dean´ del ciclismo madrileño, al que ya no veríamos más hasta su llegada en el coche escoba en meta.

Pero no había tiempo de lamentaciones, con una hoja de ruta que traía a mitad de recorrido el duro alto de La Braguía, un primera de pendientes no exigentes pero sí muy continuadas. Hasta ahí llegaban tocados Mario López y Arturo Hernangómez, sobre todo el segoviano, que se había ido al suelo kilómetros antes y arrastraba un fuerte dolor en una rodilla derecha ensangrentada.

Por delante rodaba escapado en solitario un Jaume Gelabert (Trans Luján-Mollet), con 1:40 sobre un terceto perseguidor y 2:24 sobre el pelotón (km 45). En la subida, los chicos de la Fundación Contador tomaban el mando y aceleraban, con Lorriaux aguantando bien, y Arturo y Mario sufriendo en las primeras estribaciones. El resto de los nuestros (Carlos, Iñaki y Víctor) aguantaban bien, pero cedían unos metros ya cuando se acercaban al último kilómetro de ascensión.

Festival luso en Cabárceno

Cuando todos pensaban que la Fundación Contador controlaría la prueba hasta el final, llegó el ataque sorpresa de Daniel Viegas (Bairrada), que rápidamente cogió ventaja bajando La Braguía, llegando en un abrir y cerrar de ojos al minuto y medio. Por detrás, no quisieron (o no pudieron) ponerse de acuerdo, facilitando que el portugués llegara a meta en gran vencedor, con nada menos que 1:49 sobre el grupo principal, donde su compañero Joao Almeida completaba la exhibición del país vecino, batiendo al sprint a Iñigo Elosegui (Selección Bizkaia).

Lorriaux terminaba en el paquete principal, mientras que Víctor Cano (67º), Carlos Vargas (87º), Arturo Hernangómez (105º) y Iñaki Gómez (115º) cedían poco más de cuatro minutos tras arribar en un numeroso segundo pelotón. Finalmente, Mario López se clasificaba 156º a 11:29, pero entrando dentro del control. Por equipos, Salchi Bicicletas finalizaba 16º en una etapa donde dominó con claridad el Bairrada portugués.

Mañana, segundo acto de esta interesante Vuelta a Besaya, con salida y llegada en Reinosa sobre 102 kilómetros y el alto de Montes Claros (2ª categoría) ubicado en el ecuador de la etapa. Veremos si la fortuna se alía algo más con las huestes de Jesús González.

DECLARACIONES

Jesús González (Director): “Terminada este primera etapa estoy bastante contento en general. Lorri está en los puestos de cabeza, a pocos segundos del primer grupo. Pero quedan dos etapas y siendo como es él, un corredor de fondo y no sucediendo nada raro, seguro que remonta hasta los quince primeros. Todos los demás han estado fenomenales, terminando la etapa y siguiendo en carrera. Y eso que Carlos está constipado y Arturo besó el suelo, haciéndose una herida en la rodilla derecha. Lástima lo de Bustillo, que pinchó nada más salir y le faltó poco para poder reintegrarse al pelotón. Seguimos sumando y con esperanzas de remontar posiciones”.

Víctor Lorriaux: “Me he encontrado muy bien de sensaciones. Me enfrento a una vuelta de tres días y la última etapa hace mucho daño. Lo que buscaba era pasar toda la jornada en cabeza y así ha sido. En la parte final me han sacado unos 20-30 segundos, pero no tengo que preocuparme porque la última etapa será muy selectiva, que lo vi el año pasado, y espero que pueda remontar ese día muchos puestos. Creo que Viegas tiene mérito porque él solo sacar casi dos minutos demuestra que está fuerte y será un duro rival para todos. Mañana haré el mismo planteamiento de etapa, y el último día dar todo lo que quede para acceder al top 15 o incluso a un top 10, que es a lo que venimos”.

Raúl Bustillo: “Lo de hoy son gajes del oficio. Venía con toda la ilusión del mundo. Y eso que no tenía mucha motivación, pero estas últimas tres semanas estaba entrenando con ganas, cuidándome bien y preparándome mentalmente. Pero hoy, en el kilómetro 4 he notado que la bici me hacía un ruido extraño y vi que tenía un clavo que me había pinchado la rueda delantera. Me he tirado remando durante 35 kilómetros, 15 entre coches y 20 en solitario, pero ha sido imposible y me han obligado a subirme al coche escoba. En fin, es una espina clavada que espero quitármela el año que viene en este mismo escenario, si es posible, ganando, ya que la llegada me venía muy bien”.

SALCHI BICICLETAS: XXX VUELTA AL BESAYA, DECLARACIONES PREVIAS Y ANÁLISIS DE LA CARRERA

Desde este jueves hasta el sábado el mejor ciclismo juvenil en España tiene cita con una (sino la mejor) de las rondas por etapas más importantes en nuestro país: La Vuelta al Besaya. Y a ella ha sido invitado el Salchi Bicicletas, que puede considerarse un logro muy importante para su primer año de existencia. El buen rendimiento de su jefe de filas Víctor Lorriaux ha sido, posiblemente, una de las razones con más peso para que el conjunto madrileño tuviera un hueco en esta prestigiosa ronda cántabra.

Para la ocasión, el director Jesús González, ha convocado a Víctor Cano, Raúl Bustillo, Carlos Vargas, Arturo Hernangómez, Iñaki Gómez, Mario López y al mencionado Lorri, amén de tener a José Javier Sánchez como primer reserva para imprevistos. El equipo cosladeño no ha logrado aún estrenar su casillero de victorias, aunque sí ha cosechado puestos de honor en varias carreras aparte del gran papel de Lorriaux en la Copa de España. Recordemos que el primer podio se consiguió precisamente en la carrera de casa, en el Gran Premio Salchi de Coslada, disputado en pasado 4 de junio, con un gran tercer puesto de Carlos Vargas.

Estas son las impresiones y sensaciones de los corredores y del director horas antes de partir hacia tierras cántabras:

  • Víctor Lorriaux (dorsal 121): “Las sensaciones son buenas de cara al objetivo del año. En las últimas carreras he visto que tengo un buen ritmo subiendo y los entrenamientos han sido duros de cara a la vuelta. Espero que se vea esto recompensado y pueda estar con el grupo de cabeza”.

  • Carlos Vargas (122): “Me encuentro bien, tengo muchas ganas de empezar la vuelta. Se me suelen dar bien varios días seguidos de competición, así que espero poder terminar bien todas las etapas, ayudar a Víctor en todo lo que pueda y dejar al equipo en buen lugar”.

  • Iñaki Gómez (123): “Espero tener un gran papel, ya que es una vuelta importante ya no sólo a nivel nacional. A ver si salimos con una dosis de alegría y satisfacción”.

  • Arturo Hernangómez (124): “La Vuelta al Besaya es muy dura, pero creo que estamos preparados para hacerlo bien. Yo, tras los exámenes, he vuelto a coger ritmo de competición y espero que me salga una buena vuelta”.

  • Víctor Cano (125): “Creo que atravieso ahora mismo mi mejor momento de la temporada, creo que estoy fuerte y mis expectativas para el Besaya, lo primero es terminar y cuanto más adelante, si puede ser peleando, mejor”.

  • Mario López (126): “Estoy con ganas de empezar ya la vuelta, donde intentaremos dejarnos ver lo máximo posible, buscando escapadas. Esperemos que las piernas respondan bien y podamos luchar todos los días”.

  • Raúl Bustillo (127): “Es verdad que no estoy con las sensaciones con las que pretendía llegar, sobre todo por los exámenes. Pero siempre buscas estar con un puntito más en estas vueltas importantes, con un extra de motivación, sobre todo cuando has logrado una plaza dentro de los pocos elegidos. En cuanto a los objetivos, está claro que es ayudar a Lorri en lo que se pueda y a ver cómo quedo entre los de primer año, donde me gustaría estar entre los mejores, pensando en el año que viene”.

  • José Javier Sánchez (reserva): “Las sensaciones ahora mismo son buenas y creo que lo mejor está por llegar, ya que me estoy preparando bien. Quiero desearles mucha suerte a mis compañeros en esta gran cita y que den el nivel que realmente tienen”.

  • Jesús González (director): “Estoy impaciente por el debut del equipo en una vuelta por etapas tan importante como la del Besaya. Como conjunto modesto que somos, vamos allí a aprender y seguir sumando experiencia, pero sin descartar realizar un buen papel con Lorri, que está haciendo una buena temporada. Lucharemos todo el equipo para apoyarle, pero también quiero que Bustillo pelee por una buena posición entre los de primer año. Confío mucho en cada uno de los convocados y estoy seguro que darán todo su potencial”.

Recorrido y participación

Serán, por tanto, tres etapas, con un recorrido duro, pero compensado, sin finales en alto pero con puertos de entidad y algún que otro final con trampa. La primera etapa se disputará entre Los Corrales de Buelna y el Parque Natural de Cabárceno, con 89 kilómetros y los altos puntuables de Hijas (3ª) y La Braguía (1ª). La segunda saldrá y llegará a Reinosa, con 102 kilómetros de recorrido y el puerto de Montes Claros (2ª) ubicado a mitad de etapa. Finalmente el sábado se disputará la última con salida en Santander y final en Los Corrales de Buelna, sobre 107 kilómetros y los altos de Hijas (3ª), Brenes (1ª) y Collado de Cieza (2ª), éste último a apenas 12 de meta.

En cuanto a los equipos inscritos, la flor y nata del ciclismo juvenil en España será de la partida, con 27 equipos entre los que no estarán los rusos del Lokosphinx, que siempre que participan en alguna carrera, condicionan considerablemente su desarrollo. Pero sí estarán los chicos del RH+ Polartec-Fundación Contador, con los Gelabert, Ropero, Sampedro y cía, así como los portugueses del Bairrada como la presencia foránea destacada.

Habrá que prestar mucha atención a la climatología, ya que se prevé que el agua haga acto de presencia durante los tres días, así que condicionará a buen seguro el desarrollo de las etapas, especialmente en los descensos de los hitos puntuables.