Archivo del sitio

SALCHI MÁSTER: EL EQUIPO PELEÓ HASTA EL FINAL EN CANTIMPALOS Y ARÉVALO, PERO SIN PREMIO

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A falta de carreras en nuestro calendario de la Comunidad de Madrid, los cosladeños optaron por descansar o bien competir en las pruebas de Castilla y León. Así varios de ellos tomaron parte el sábado en una de las citas más conocidas dentro del mundillo máster como es la de Cantimpalos (Segovia), mientras que ayer tuvieron otra en Arévalo (Ávila), coincidiendo con las fiestas patronales de esta localidad.

A Cantimpalos se desplazaron finalmente el patrón, Iván Martínez, acompañado de Andrés Tomás Flor, Gonzalo Zambrano, Diego Sánchez ´Gallu´ y Alfredo Poveda. Esta II Vuelta a las Pironas constó de 100 kilómetros, en el que había que dar dos giros a un circuito interurbano de 50, donde la parte más selectiva estaba a mitad de trayecto, en la zona de los puentes del río Pirón y del río Polendos. Tomaron la salida unos 60 corredores con predominio de los equipos del Cartucho.es-Magro y del Bicis Esteve.

No hubo ni victoria ni podio, pero el equipo tuvo presencia en una carrera muy dura a la vez que bonita, con Zambrano metiéndose en el corte bueno de una decena de corredores y sus compañeros detrás cubriéndole las espaldas y atentos a cualquier acción de contraataque. En esa escapada Cartucho y Esteve llevaron la voz cantante, saliéndose con la suya los segundos gracias a Víctor Castro, que se impuso a Rubén Calle (Cartucho.es-Magro) en el sprint tras romperse la armonía en la fuga. Gonzalo finalizaba noveno a 21″ de Castro y quinto en su categoría de máster 30.

El grupo principal arribaba a la meta de Cantimpalos a 2:56 encabezado por Iván Martínez, que terminaba 21º y noveno en máster 30. Dentro de ese paquete hacía su entrada también Diego Sánchez 24º (13º elite-sub 23). Por su parte, Andrés Tomás Flor era 39º (21º máster 30) a 3:07, y Alfredo Poveda 48º (27º máster 30) a 11:16. Señalar que Zambrano fue primero en el alto de montaña del km 30 y tercero en el del kilómetro 60, clasificándose segundo en esta clasificación secundaria.

El calor y la velocidad condenaron a los nuestros en Árevalo

Con la baja a última hora de Iván Martínez y de Álvaro Tutor, el equipo Salchi acudió ayer al LXVII Trofeo de Ferias y Fiestas de Arévalo con Andrés Tomás Flor y Javier Ros. Les esperaba un recorrido de 143 kilómetros engañoso y complicado, desarrollado hasta tres circuitos. La clave fue el intenso calor vivido ayer en tierras abulenses unido al ritmo infernal que se llevó desde el inicio, con una media superior a los 41,5 kms/h.

´Flower´ y Javi lo dieron todo, pelearon y se dejaron la piel, pero la carrera fue muy dura, y ambos, cuando circulaban en una grupeta de 15 unidades perseguidora de los de cabeza, fueron obligados a retirarse a falta de menos de 20 kilómetros para el final.

SALCHI MÁSTER: MERITORIA ACTUACIÓN DE NUESTROS CHICOS EN LA CARRERA MÁS DURA DE LA TEMPORADA EN EL ESCORIAL

Pensar en subir al podio en esta carrera se tornaba difícil para los nuestros. De ganar, mejor ni hablamos, pero, lo que son las cosas, el equipo dio la cara, peleó hasta el final y se permitió el lujo de subir al cajón. Y no todos pueden presumir de ello. El Campeonato de Madrid tuvo ayer su celebración, al igual que en años anteriores, en El Escorial. El recorrido, de sobras conocido por todos, con los altos de la Cruz Verde y Almojón, garantizaba que no habría sprint ni en pintura y sí batalla por doquier. Los diez valientes dirigidos por Miguel Ángel Fernández partían con la labor de mantener los lideratos en el Trofeo FMC de Iván Martínez en máster 30 y de Julio Martínez Lorente en 60, y se cumplió con el objetivo, que no es poco.

Si la carrera iba a ser puro sufrimiento, lo que la haría casi aterrador fue el calor. Temperaturas impropias de estas fechas pre-veraniegas iban a azotar con fuerza al pelotón de 150 unidades que tomaba la salida ayer a eso de las 17:30 horas en la Avenida de la Constitución en un Escorial en plenas fiestas patronales de San Bernabé. Los ataques se sucedieron desde el pistoletazo de salida, con gente ya descolgándose incluso antes de llegar a Navalagamella. Los nuestros estaban ahí, pero no lograron meterse en los cortes, formándose el definitivo a la altura de Fresnedillas de la Oliva (kilómetro 32). Allí se metieron siete unidades con mayoría de Orquín y Pizzería Española… y ningún Salchi. Iván Martínez, líder en 30, se cortaba irremisiblemente afectado por el calor y no acabaría la carrera.

Encima, Marco Antonio Álvarez se iba al suelo en una caída aparatosa que le suponía nada menos que 40 puntos de sutura en su brazo derecho, directo al hospital. Por delante Andrés Tomás Flor peleaba por ir lo más delante posible y Alberto Zamorano se quedaba en solitario y con la responsabilidad de retener el liderato del Trofeo FMC, tras no estar ya en carrera el patrón. Julio Martínez se medía con Justo Díaz y Carlos Blázquez en un terreno que no es el suyo, mientras que Nacho Pascual y José Luis Bustillo se centraban en acabar la carrera como fuera posible, al igual que Alfredo Poveda, Roberto Coloma y Diego Sánchez ´Gallu´.

Tres ´Salchis´ en el podio escurialense y “lo que te rondaré morena”

Que tras casi cien kilómetros ganara ´Pispajo´ era una simple anécdota para los nuestros. Había cosas más importantes para los cosladeños, empezando por los que acabaron la carrera, cuatro de los diez que acudieron a semejante ´cacería´. Y encima tres de ellos subiendo a un podio muy concurrido, tanto de personalidades como de público. Alberto Zamorano había llegado quinto en su categoría, a 2:30 del ganador en su categoría de 30, José Manuel Moreno (Orquín), y conservaba para el equipo el liderato del Trofeo FMC en detrimento de Iván. Muy bien también Andrés Tomás Flor, décimo a 5:21 de Moreno, demostrando que se encuentra en un buen momento en la parte central de la temporada.

También subía al podio Ignacio Pascual en una categoría de máster 50 dominada por Jesús Prieto (CC Getafe). Nacho se marcaba un meritorio quinto puesto, a 7:04 del vencedor, un podio que refuerza una moral que hace apenas dos meses no estaba en su mejor momento. Y qué decir de José Luis Bustillo. Apuntado a última hora, logró acabar en un trazado exigente, no, lo siguiente. Por su parte, Julio Martínez Lorente conservó el liderato del Trofeo FMC una carrera más, y no pudo enfundarse el maillot de campeón de Madrid porque en este tipo de recorridos bastante hace con medirse de tú a tú a sus rivales. Con otra orografía otro gallo hubiera cantado. Finalmente, en la clasificación por escuadras un octavo puesto que no está mal para el nivel altísimo que se vio a lo largo y ancho de una carrera y que se presuponía ya en la salida.

DECLARACIONES

Alberto Zamorano: “La carrera se fue seleccionando sola por el calor, que hubo mucho. Era un día para no gastar fuerzas ni andar saltando a muchos ataques, porque se podia hacer la carrera súpedura al final, y ocurrió lo previsible. Los que van muy rápidos en este tipo de carreras se fueron adelante en Fresnedillas, y cuando llegamos a la Cruz Verde, simplemente por el ritmo y el calor se fue seleccionando el grupo. Nos tiramos para abajo hacia la segunda subida de Almojón y cuando miré para atrás, veía incluso cada vez más gente cortada. Fui regulando fuerzas, con el objetivo de mantener el maillot de líder en máster 30 y lo conseguimos. A seis de meta sufrí unos calambres de morirme, los pude negociar como pude y en el sprint también hice lo que pude, terminando quinto en mi categoría y cogiendo el maillot. Pero el objetivo era que se quedara en el equipo. Seguiremos peleando carrera a carrera, para ver si a final de año lo conseguimos ganar”.

Miguel Ángel Fernández (Director): “Salimos con diez en El Escorial a darlo todo y los veteranos una vez más salvaron los muebles. Zamorano esta vez sí corrió como hay que hacerlo, enfundándose el maillot de líder. Flor estuvo en su línea, sin defraudar, con su décimo puesto; y el patrón Iván sufrió como nadie en una carrera por culpa del calor que no le sienta bien. Perdió el maillot, pero lo cogió Zamorano, al que le hacía mucha ilusión por lo que representa. A mí también me hizo ilusión porque es el estandarte del equipo, un corredor que muere en carrera por su equipo y para su equipo. Al igual que Nacho Pascual, espartano y luchador, un máster 50 muy regular”.

“Deseo una pronta recuperación para Marco Antonio Álvarez y quiero hacer mención especial a Bustillo, Poveda, Diego ´Gallu´ y Coloma, porque no fue un día fácil de ciclismo para nada. Finalmente, dar las gracias a Julio Martínez, por darnos una vez más una lección de lo que es ser ciclista con 60 años”.

Fotos Miguel A. Fernández y Germán Rodriguez