Archivo del sitio

SALCHI BICICLETAS-UC COSLADA: HERNANGÓMEZ, CANO Y VARGAS LIDERARON CON SOLVENCIA AL EQUIPO EN LA RIOJA

En los últimos coletazos de la temporada y con Víctor Lorriaux poniendo punto y final a su trayectoria como juvenil en los pasados nacionales de Reinosa, los chicos de Jesús González acudieron este pasado fin de semana a una de las rondas con más pedigrí del calendario junior, la Vuelta a La Rioja, en la que se confirmó apenas dos semanas antes la invitación para afrontarla. Así que sin el ´Diablo de Seseña´ en liza, el conjunto madrileño acudió a tierras riojanas en busca de realizar un papel lo más digno posible.

Fue el momento aprovechado por los outsiders para tomar las riendas del equipo, siendo Arturo Hernangómez, Víctor Cano y Carlos Vargas los más avispados para ello, con José Javier Sánchez, Raúl Bustillo y Mario López preparados para hacerles el trabajo más llevadero. Y el balance en esta ronda fue moderadamente positivo, ya que no desentonaron, dieron la cara y Arturo y Carlos lograron finalizar las tres jornadas. Una pena no acabar todos, ya que los seis estaban en liza el sábado por la tarde, a falta de una etapa. Pero ya estamos en septiembre y las fuerzas andan muy justas.

En la primera etapa, con salida y llegada en Villamediana de Iregua, de 81,7 kilómetros predominantemente llanos, el triunfo correspondió a Manuel Peñalver (Castillo de Onda), que batió al sprint en un grupo numeroso a Iñigo Rodriguez (Bathco) y a Carlos Garrido (Giménez Ganga). En ese grupo cabecero de unas treinta unidades se colaron Carlos Vargas (22º) y Arturo Hernangómez (23º). Víctor Cano (56º) y Raúl Bustillo (76º) se dejaban 21″, José Javier Sánchez (79º), 36″ y Mario López (102º), 2:04.

DECLARACIONES PRIMERA ETAPA

Mario López: “Ha sido una etapa trampa donde las haya, ya que según el perfil parecía una etapa en la que se iría cómodo, pero se salió a mil y así hasta meta. A diez kilómetros de la llegada arranqué junto con un grupo, pero fue imposible irse, así que me dejé ir para guardar fuerzas de cara a lo que se avecinaba”.

Con las aspiraciones intactas el equipo afrontaba el sábado una etapa más complicada entre Viña Ijalba y Albelda de Iregua, con 99,2 kilómetros y los altos puntuables de Encajonado de Viana, Soto, La Rasa y Tómalos. Los seis estuvieron de nuevo en la batalla, pero sin conseguir que alguno de ellos lograra meterse en el selecto grupo de 17 corredores que persiguio sin éxito al francés Dorian Foulon (Asesores de Navarra), ganador de etapa y nuevo líder. Arribaban en un segundo grupo a 1:23 del galo Arturo Hernangómez (25º) y Víctor Cano (31º). Más lejos, a 7:18 finalizaba Carlos Vargas (51º), y algo más descolgados Mario López (84º, a 10:42), José Javier Sánchez (86º a 13:01) y Raúl Bustillo (91º a 13:39). Al menos, todos conseguían finalizar tras una jornada agotadora.

DECLARACIONES SEGUNDA ETAPA

Víctor Cano: “La etapa de hoy ha sido rápida. En el puerto de segunda se ha ido a fuego, lo hemos subido con plato. La verdad es que he tenido muy buenas sensaciones en él. Y cuando llegamos al de primera me he puesto el primero, formándose a continuación un corte en el que nos hemos metido Arturo y yo. Pero hemos visto que no era nuestro sitio y nos han cogido por detrás. Luego, he sufrido para mantenerme en este segundo grupo, descolgándome pero empalmando en la bajada. Al final, han llegado unos escapados por delante que no hemos podido controlar y he quedado en el sprint el 31”.

Los chicos se las prometían muy felices a falta de la última etapa, con Arturo 23º y Víctor 33º en la clasificación general, y ubicándose provisionalmente en 9º puesto en la de por equipos. Pero la jornada que ponía fin a la carrera pasó factura a las huestes de Jesús González. Los casi 100 kilómetros con salida y llegada en Arrubal, en los que había que ascender los altos de Arrodeo y Sorzano, se hicieron a mil, ya que la victoria final estaba en juego. En el primer puerto sufríamos la baja de Raúl Bustillo, que no pudo aguantar los fuertes dolores de rodilla que arrastra desde hace días.

Y en el segundo la escabechina fue de proporciones dantescas, con una treintena de corredores viéndose sin opciones de acabar la ronda riojana, y en la que desgraciadamente teníamos metidos a Mario López, Víctor Cano y José Javier Sánchez. En meta ganaba Marc Brustenga (RH+ Polartec), llegando un pelotón de unas 60 unidades a cuatro segundos, entre los que se encontraban nuestros únicos supervivientes, Carlos Vargas (23º) y Arturo Hernángómez (43º). En la general final, el amarillo lo retenía Dorian Foulon (Asesores de Navarra), con el segoviano 23º a 1:23 y el de Valdemoro 42º a 7:18. Sabor agridulce, con buenas prestaciones de ambos pero con el debe de no lograr clasificar por equipos.

DECLARACIONES TERCERA ETAPA

Arturo Hernangómez: “Yo pensaba que la etapa sería más llevadera, pero se ha hecho realmente dura. En el segundo alto puntuable me conseguí desmarcar junto a otros tres corredores en busca de la escapada. Pero el ritmo de los del Asesores de Navarra no nos dejó margen. Ya luego fui hasta meta dentro del pelotón sin problemas”.

Jesús González (Director): “El balance ha sido positivo, con un Arturo que está en su mejor punto de forma y que está realizando unas grandes rondas por etapas. Carlos estuvo muy luchador y con la recompensa de acabar la vuelta. Lástima por los demás integrantes del equipo, que además nos privó de hace una buena clasificación por escuadras”.



Fotos: Mónica Olivo, David Hernangómez y Carlos Vargas

Vídeos: David Hernangómez y Carlos Vargas

Anuncios

SALCHI BICICLETAS-UC COSLADA: SE PELEÓ HASTA EL LÍMITE EN ALMAZÁN, PERO FALTÓ REMATAR

Está siendo uno de los ´males´ del equipo cosladeño durante su primera temporada en el pelotón nacional junior. Es díficil subir al cajón, y más ganar, pero ayer en tierras sorianas, sin el jefe Víctor Lorriaux en liza, se perdió una nueva oportunidad para que nuestros chicos remataran el trabajo realizado. No dejaba de ser una ´circuitada´(con todos los respetos) y la participación tampoco fue muy numerosa, pero hubo opciones hasta el final.

Con Lorri ausente por su convocatoria para los nacionales de Reinosa este fin de semana, Jesús González alineó en Almazán al septeto compuesto por Mario López, Víctor Cano, Raúl Bustillo, Héctor Urbano, José Javier Sánchez, Carlos Vargas e Iñaki Gómez. Y las instrucciones repetidas hasta la saciedad por el director eran las de estar atentos a los cortes y estar rodando siempre en los puestos de cabeza para evitar caídas y sorpresas.

Fueron 35 vueltas (menudo mareo) las que debieron dar los 33 inscritos a un circuito de 1.200 metros mayormente llano, hasta completar los 42 kilómetros preceptivos bajo el calor vespertino y con buena presencia de ciclistas procedentes de Madrid. Mario López no varió su guión que le ha caracterizado esta temporada. Atacar de inicio, ser un avispón pesado e incordioso y dejarse ver. Se marchó con uno de los chicos del Artepref y estuvieron fugados durante dos vueltas, para luego ser neutralizados.

Una vez más se fue el caballo

Pero, ocurrió lo que otra veces ha pasado. Se escapó la fuga buena acaecida y cristalizada entre las vueltas 10 y 12. Óscar Bazán (Ecotisa Goerna) y Jorge J. Gómez (Artepref Arandino) lograron marcharse y mantener su ventaja vuelta a vuelta, para acabar jugándose el triunfo en la Gran Vía de Almazán, a la que llegaron con apenas un puñado de segundos y con el argentino Bazán llevándose el gato al agua. Completaba el podio Rodrigo Álvarez (Artepref Arandino), que era el más rápido del grupo principal.

Vueltas antes, nuestra baza más combativa y quien mejor leyó la carrera de los nuestros, Mario López, se veía obligado al abandono tras irse al suelo,empujado por otro corredor, en una de las curvas de 180 grados del circuito. Por su parte Iñaki Gómez también fue otro de los más activos, buscando filtrarse en las escapadas y atacando cada vez que veía la ocasión, aunque sin fortuna. Lo mismo se puede decir de José Javier Sánchez, que acabó siendo el mejor de los rojinegros en meta, décimo a 12 segundos tras meterse en el sprint.

Quien retornaba a la competición era Raúl Bustillo, que acusaba la inactividad y en varios momentos de la prueba parecía que acababa descolgándose. Pero el de Majadahonda supo sufrir y tuvo arrestos para meterse en el sprint, acabando 13º y siendo el segundo mejor del equipo en meta. Carlos Vargas empezó bien, aunque acabó algo justo, al menos con gasolina suficiente para llegar en el paquete.

Finalmente, Héctor Urbano aguantó en el grupo hasta la vuelta 25 aproximadamente para acabar cediendo unos segundos, aún manteniendo el tipo y no dejándose llevar. Mientras que Víctor Cano, en un terreno que no era para nada el suyo, se defendió en su línea. Esta no era su guerra y trabajó pensando en próximos objetivos más acordes a su planta de escalador. En la clasificación por escuadras, el triunfo correspondió a los burgaleses del Artepref Arandino mientras que Salchi-Bicicletas-UC Coslada finalizaba en cuarto lugar.

DECLARACIONES

José Javier Sánchez: “El pelotón era reducido y la carrera ha sido muy rápida. Una pena que no hayamos rematado, pero hemos estado en todo y lo hemos tenido bastante controlado. Por lo que respecta a mi, he tenido sensaciones bastante buenas para las fechas en las que estamos y espero terminar la temporada en esta misma dinámica”.

Raúl Bustillo: “Después de estar las dos primeras semanas de agosto descansando para que no se me haga muy larga la temporada de ciclocross, la verdad es que hoy (por ayer) he ido bien. La prueba ha sido corta, muy rápida, con curvas veloces, en la que he sufrido muchísimo, tratando de aguantar al grupo y comiéndome los látigos porque iba atrás. En la última vuelta he peleado por coger la tercera posición y me he colocado bien para el sprint, pero la recta de meta se me ha hecho muy larga. Una pena no haberme metido entre los primeros, pero sólo estoy cogiendo la forma para estos últimos apretones de la temporada”.

Jesús González (Director): “Almazán era una buena oportunidad para haber demostrado cosas, pero es que los otros que corren no son cojos. Es difícil ganar en cualquier caso. Me hubiese gustado que los chicos hubieran estado más activos en alguna escapada más. Mario López ha sido el que más ha destacado hoy y el que mejor ha sabido leer la carrera. Los demás han estado bien, pero insisto en que deben ponerse las pilas. Al menos la mayoría entró en el pelotón”.

Fotos: Javier López y Jesús González

Vídeo: Javier López

SALCHI BICICLETAS-UC COSLADA: ARTURO HERNANGÓMEZ Y EL EQUIPO SE REPUSIERON A LA CAÍDA DE LORRIAUX EN ARANDA

El segoviano tomó el relevo de su jefe de filas y los chicos demostraron su definitiva madurez en una complicada Vuelta a la Ribera del Duero

Fueron tres días y cuatro etapas muy movidas las que vivieron los cosladeños en su debut en esta ronda burgalesa. El equipo dirigido por Jesús González acudía a la Vuelta a La Ribera con todo el arsenal en plena forma y ya bastante capeado en lo que se refiere a vueltas por etapas. Y bien que lo demostraron. Tanto con Lorri en liza como sin él, los chicos mostraron desparpajo, saber hacer y coherencia física y mental en su trabajo. No se lograron victorias (muy caras estaban), pero se dio el do de pecho, se luchó en conjunto y Arturo Hernangómez demostró su salto de calidad siendo el mejor del equipo y tomando la reponsabilidad cuando su jefe de filas quedó fuera de combate.

La carrera arrancó con una etapa con salida y llegada en Aranda de Duero. Fueron 94 kilómetros con dos altos de montaña pero con el fuerte viento como un hándicap más para los más de 120 inscritos en esta ronda de nuevo cuño. Estaba claro que no iba a ser fácil, y aparte del mentado viento, las caídas iban a jugar también un papel preponderante. Carlos Vargas y José Javier Sánchez estuvieron inmersos en las primeras, siendo el más afectado el aragonés, que se reintegraba al paquete con dolores en la espalda, en una rodilla y en una mano.

En el primer puerto veíamos a José Javier acusar la caída, cediendo con él también Iñaki Gómez. En el segundo hito montañoso a once kilómetros de meta, Víctor Cano era el siguiente en quedarse, pero delante conseguían llegar Víctor Lorriaux, Carlos Vargas y Arturo Hernangómez, en un sprint numeroso donde Pablo Velázquez (Fundación Víctor Sastre) levantaba los brazos y se convertía en el primer líder. En el tiempo del ganador llegaban Lorri (31º), Carlos Vargas (49º) y Arturo (59º). Víctor Cano (71º) cedía 1:10; Iñaki (98º) 6:06; y José Javier (111º), 6:08. Por equipos Salchi-UC Coslada se clasificaba 14º.

Caída terrible y salvados los muebles

El sábado se celebraron dos etapas, aumentando de por sí la exigencia para los chicos tras una accidentada primera etapa. Y no varió el panorama. Al revés, hubo muchas más consecuencias negativas pero sabiendo navegar contra viento y marea. La mañana del sábado se reservó para una segunda etapa de 70 kilómetros entre Aranda y La Horra, con sólo un alto puntuable de tercera situado en los primeros compases. Mucho movimiento y cansancio acumulado por una noche movida en forma de incómodas camas y abrasados por los mosquitos.

A pesar de ello, el equipo mostró solidez, con sólo el pinchazo de Víctor Cano en la rueda trasera y José Javier y Carlos cediendo del pelotón a apenas 3 kilómetros de meta. Sin embargo, la mala noticia iba a llegar en forma de motonera masiva en el sprint, en el que se vieron implicados no menos de una veintena de ciclistas, entre ellos Iñaki y Lorri. El primero sin consecuencias, pero el jefe de filas del equipo se veía fuera de combate. A pesar de la situación tan alarmante, el parte de daños del de Seseña se reducía, tras las placas pertinentes, a los golpes sin fractura y a unos puntos de sutura en un brazo consecuencia de clavarse un plato.

La etapa se resolvió de forma favorable para Mario Carrasco (Valverde Team), Velázquez mantenía el maillot de líder y Arturo (49º) pasaba a ser el mejor de los rojinegros en la clasificación general.

La crono por equipos vespertina con salida y llegada en Aranda había que salvarla lo mejor posible. A pesar de estar algo desmotivados tras la baja de Lorri, el equipo dio la talla, logrando un aceptable 18º puesto y corriendo sólo con cinco componentes. El aire volvió a azotar de lo lindo y se empezó muy compacto en los primeros metros. En la subida del recorrido Iñaki perdía contacto con sus compañeros, con Cano, Vargas y Arturo apretando de lo lindo, mientras que José Javier empezaba a sufrir el ritmo alto de crucero. Si esto no era suficiente, un accidente entre la Guardia Civil que abría paso al equipo y una furgoneta que invadía el recorrido, provocó un frenazo y el desvío de la trazada marcada por los conos, para luego sufrir un nuevo estorbo con otro vehículo en la calzada al no llevar ya polícía delante para abrir paso…

Huesca La Magia se imponía en la etapa por tres segundos sobre la Fundación Víctor Sastre, sin embargo, Velázquez lograba mantener el liderato a falta de una etapa para acabar la ronda burgalesa.

Arturo confirma su gran estado de forma

A la última etapa se llegaba con las espadas en todo lo alto, siendo la reina con salida y llegada en la ciudad arandina. 107 kilómetros con tres altos de montaña, el último, de segunda, con la cima a 22 de meta, iban a servir para ver el papel de los chicos ahora sin Lorri en liza. El ritmo fue infernal desde los primeros compases, con muchos intentos de escapada pero con los nuestros salvando sin problemas el primer hito puntuable. Fue en el segundo donde Iñaki se veía cortado por momentos, logrando finalmente enlazar poco después.

Sin embargo, fue el alto de segunda el que fraccionó el pelotón de forma sumaria. Carlos Vargas se veía afectado por problemas mecánicos y acaba cortándose al igual que José Javier. Iñaki ya había cedido antes y Cano era el penúltimo en verse distanciado. Arturo por su parte mostraba un gran golpe de pedal, entrando en uno de los grupos cabeceros y acabando la ronda arandina como el mejor del equipo, logrando avanzar diez puestos en la general.

La etapa se la adjudicaba Ibon Ruiz (Selección Alavesa) y la general Adrián González (Fundación Víctor Sastre), consiguiendo que el maillot no saliera de las huestes del equipo abulense. Arturo acababa 33º a 3:27 del ganador; Víctor Cano 56º, a 6:19; Carlos Vargas 71º, a 9:08; José Javier Sánchez 87º a 15:17; e Iñaki Gómez 100º a 18:50. Así pues, un balance moderadamente positivo y a pensar en las siguientes citas del calendario en las que esperamos que entren en escena otros componentes del equipo.

DECLARACIONES

Carlos Vargas: “En esta vuelta me he encontrado bien, manteniéndome delante en cada una de las etapas. En la primera etapa aguanté en el paquete, en la segunda me corté a tres de meta, en la crono por equipos me noté bastante fuerte y en la última tuve la mala suerte de tener que cambiar de bici arriba del puerto, cosa que me fastidió muchísimo. Ahí perdí mucho tiempo esperando al coche cuando ya quedaban pocos kilómetros para llegar a meta. Tanto a nivel personal como en conjunto hemos progresado. Ahora toca echar el resto en las pocas carreras que quedan”.

Arturo Hernangómez: “Esta vuelta ha sido una de mis mejores carreras en lo que llevamos de temporada. A pesar del abandono de Víctor el segundo día y la pérdida de tiempo en la crono por equipos, tanto el primero como el tercer día me encontré con muy buenas piernas y subiendo pude aguantar con los mejores. Estoy bastante satisfecho con lo conseguido en la Vuelta a la Ribera”.

Jesús González (Director): Ha sido una vuelta muy movida, con numerosas caídas, pinchazos, averías, cambios de bici, etc. Pero hemos visto una gran actuación de Arturo, que está yendo de menos a más, y al que ha perjudicado claramente la crono por equipos, retrasándole irremisiblemente en la clasificación general. De todas maneras, gran vuelta de todos los chicos, que han sabido recuperarse con solvencia de todas las adversidades sufridas”.







Fotos: Asunción Arenas, Javier Cano, Philippe Lorriaux, Jesús Barado y Jesús González

Vídeos: David Hernangómez, Jesús González y Philippe Lorriaux

SALCHI BICICLETAS-UC COSLADA: DÉCIMO PUESTO FINAL PARA LORRIAUX EN LA COPA DE ESPAÑA, CON UN BUEN PAPEL DE NUEVO DEL EQUIPO

Objetivo cumplido y final con buen sabor de boca. Acabó en Moral de Calatrava (Ciudad Real) la Copa de España para el equipo Salchi Bicicletas-UC Coslada, y lo hizo con el propósito de que su jefe de filas Víctor Lorriaux entrara entre los diez primeros de la general. Y se consiguió el objetivo, acompañado de un buen trabajo del conjunto, que corroboró un salto de calidad ya observado en la penúltima puntuable disputada apenas hace una semana en Peñafiel (Valladolid).

Ayer, el CC Moraleño preparó para la clausura de la Copa un recorrido complicado de 94 kilómetros, con hasta cuatro puertos de montaña y la meta situada en la cima del Alto de la Garganta. Para afrontarlo, el director Jesús González arropó al de Seseña con Víctor Cano, José Javier Sánchez, Mario López, Carlos Vargas, Arturo Hernangómez, Javier Rodríguez y Héctor Urbano, estos dos últimos volviendo a una convocatoria para este torneo.

Tras la salida neutralizada, en donde se incluía el paso por el propio alto de la Garganta, arrancó una carrera a todo trapo con los chicos del RH Polartec-Fundación Contador buscando batalla y tratando de desbancar a Pol Hernández (Bicis Esteve) que les había arrebatado el liderato en Peñafiel. Poco antes de llegar al alto de Siles se veía que Héctor acusaba la falta de competición y se quedaba. Sufría también Mario, tanto en la ascensión a Siles como a la del Chozo, pero lograba empalmar con el paquete. Y eso que al inicio de la prueba buscó la fuga. Sin embargo, ya en el primer paso por meta (km 45) cedía definitivamente.

En esa ascensión a la Garganta por segunda vez, era Javi Rodríguez el que cedía, aunque gracias a la asistencia del coche de equipo lograba enlazar en la bajada con un grupo de seis. Al mismo tiempo, sufría una salida de cadena que le obligaba a otro sobreesfuerzo, con la mala suerte de verse afectado por un parón brusco en la fila de coches de carrera, golpeándose con uno de ellos mientras peleaba por coger delante. ¿Consecuencias? Corte profundo en el brazo derecho que precisó de puntos de sutura, rotura del cuadro de la bici y fractura de una falange de un dedo, que ha necesitado de escayola y férula. Asi que se acabó una temporada que está siendo aciaga para el “Espartano”. No ha podido demostrar aún el mucho ciclismo que tiene en sus piernas, pero tiene aún mucho recorrido.

Trabajando a tope para las opciones de su jefe

Retomando lo que fue el desarrollo de la carrera, a 25 de meta se producía una fuga de diez corredores que acabaría siendo importante para la resolución. En ella no entró ninguno de los nuestros, y ese pudo ser uno de los “debes” de los chicos, ya que aún teníamos a cinco unidades en el grupo principal y hubiera sido importante colarse en ella, al no haber ningún nombre importante de los que peleaban por la general de la Copa. Por esa misma razón, Lorri, que contraatacó un par de veces sin éxito, pidió a Víctor Cano que trabajara en cabeza del grupo, y así reducir la diferencia de los fugados. De los diez escapados, sólo Eugenio Sánchez (Castillo de Onda) lograba salvar la persecución del paquete, entrando vencedor en la cima de La Garganta, con apenas tres segundos sobre Pol Hernández y Mario Carrasco (Valverde Team).

Lorriaux arrancó esta vez un poco más pronto, ya que no estaba seguro de si iba a dar tiempo a pelear por la victoria, y acusó el desgaste de kilómetros atrás, entrando 19º a 45 segundos del vencedor. Con su segundo puesto Pol Hernández refrendaba su victoria final en la Copa de España, mientras que el de Seseña lograba el objetivo (aún pendiente de confirmación oficial) de entrar entre los diez primeros de la general. El resto del equipo, a excepción de Javi, Mario y Héctor, finalizaba así: 48º Víctor Cano, a 1:19; 63º Arturo Hernangómez, a 1:19; 70º José Javier Sánchez, a 2:20; y 106º Carlos Vargas, a 8:21. Por equipos, los rojinegros también puntuaban para entrar en la clasificación correspondiente.

Así pues, un balance más que satisfactorio, ya que antes de iniciar la temporada nadie imaginaba que Víctor Lorriaux acabaría peleando por la Copa de España. Tras magníficas actuaciones en Villarreal y en La Canonja, el pequeño ´Diablo Francés´ se situaba segundo en la general, inoculando una ilusión extra a un equipo de nueva creación como el de Coslada. Las cita de Sant Boi le bajó de la nube por problemas físicos y en San Sebastián de los Reyes acusó el haber gastado balas el día anterior en una cita tan capital como fue el Campeonato de Madrid, que precisamente ganó.

Las dos últimas puntuables, en Peñafiel y Moral de Calatrava confirmaron su top ten en el torneo y el salto de calidad dado por sus compañeros, que evolucionaron ´in crescendo´ durante estos meses, para bien de un director que ha tenido paciencia y mano izquierda a la hora de ayudar a los chicos.

DECLARACIONES

Víctor Lorriaux: “Ha sido una carrera con continuos ataques y yo de salida sabía que tenía que coger puntos para auparme al top ten de la Copa, así que había que controlar mucho la prueba. Hasta la segunda vuelta no se ha hecho ninguna escapada, pero ha sido a partir de ahí cuando se han producido varios cortes y en uno de ellos no me he conseguido meter. Si me quedaba en el pelotón iba a ser casi imposible coger muchos puntos en la llegada, así que opté por atacar. Pero, tras varios intentos no fue posible, y delante aguantó una escapada que fue reduciéndose a siete para la subida final. Al final 19º y creo que dentro de los diez primeros de la Copa a falta de confirmación. Ha sido un buen balance después de no lograr puntuar en Sant Boi por sufrir una gastroenteritis. Creo que estoy siendo muy regular durante toda la temporada y vamos a tratar de terminar el año de la mejor forma posible”.

Víctor Cano: “La carrera fue rápida. Hemos volado en la primera vuelta y en la primera subida he tenido buenas sensaciones, yendo entre los primeros e incluso bajando también delante. En el segundo giro se ha producido una fuga de unos veinte corredores de los que uno ha logrado llegar a meta. Por eso yo he tirado a tope de Lorri para buscar que llegara lo mejor colocado a mitad de puerto y así él rematara la faena. Últimamente me encuentro con piernas y veremos a ver qué tal voy en la Vuelta a La Ribera”.

Héctor Urbano: “La prueba ha sido muy dura, ya que estaba en juego la Copa de España. No he podido acabarla porque me faltaba ritmo de competición después del parón de las vacaciones. Eso sí, el equipo ha hecho un gran trabajo, en especial Lorri, consiguiendo ese top ten en la general. Ahora, poco a poco a seguir mejorando”.

Jesús González (Director): “El equipo ha estado mejor que otras veces, similar a como compitió en Peñafiel, aunque con la diferencia de que Lorri remató al final estando más atrás. Pero estoy satisfecho con él por su puesto entre los diez primeros de la Copa de España y con el papel del equipo hoy. Javi no iba tan mal hasta que pasó lo que pasó y hemos llegado a la parte decisiva de la carrera con cinco efectivos y puntuando en la general por equipos. Una pena que Lorri no pudiera entrar en la fuga definitiva, pero no se le puede pedir más”.

Las clasificaciones de la carrera, aquí

Fotos: Javier López, Asunción Arenas, Philippe Lorriaux y David Hernangómez

Vídeo: Javier López

SALCHI BICICLETAS-UC COSLADA: VÍCTOR LORRIAUX ROZÓ EL TRIUNFO EN PEÑAFIEL EN LA COPA DE ESPAÑA MÁS COMPLETA DEL EQUIPO

Sólo falto la guinda. Los chicos realizaron ayer por tierras vallisoletanas su mejor actuación en lo que llevamos de Copa de España y Víctor Lorriaux acabó en una meritoria octava plaza, pero que bien pudo ser su primer triunfo en el torneo por excelencia para los juveniles. Peñafiel acogió la quinta cita de la Copa, con un recorrido plagado de repechos y ese final selectivo en las rampas del emblemático castillo que corona a esta localidad. Para la ocasión Jesús González alineó, aparte de Lorri, a Víctor Cano, Iñaki Gómez, Carlos Vargas, José Javier Sánchez, Arturo Hernangómez y Mario López.

Por delante, teníamos 113 kilómetros con cinco altos puntuables y cuatro metas volantes en los que se esperaba que el RH+ Polartec-Fundación Contador controlara la carrera para proteger los intereses de su líder, Marc Brustenga. Sin embargo, la jugada no les salió nada bien, y eso que no permitieron ninguna fuga de gente peligrosa. El calor no afectó en exceso y el viento no tuvo incidencia en la primera parte del recorrido. Eso sí, muchas caídas que, por fin, no afectaron en ningún momento a los nuestros.

Ritmo alto inicial e intentos de escapada que no iban a ningún lado. Antes del primer alto puntuable, Villafuerte, era Iñaki el que intentaba la fuga, sin éxito, cuando trataba de alcanzar a un trío de cabeza con Marco Marco, Winder de Moraes y César Robles. Los pasos por este alto y el siguiente, Castrillo de Tejeriego, provocaron una mayor erosión en el pelotón, que perdía unidades cuando se llegaba al ecuador de la prueba y veíamos como José Javier, Mario, Iñaki y Carlos perdían comba, eso sí, poco faltó para mantenerse delante, ya que tras ellos el reguero era considerable.

El azote del viento y la resistencia de los nuestros

El alto más duro del día, la Yesera, supuso más selección, y los muchachos del Disgarsa, Ander del Castaño y Louis Visser, que se consolidaban en una fuga peligrosa llegando a tener una renta cercana al minuto, con los Contador tirando detrás y un Tomeu Gelabert que se lucía en los puertos de montaña. Tras transitar por la cima de Armedilla el panorama cambió, con la entrada del viento y los consabidos abanicos que romperían aún más a un castigado paquete en el que resistían con Lorri tanto Arturo como Víctor.

Sin embargo, sería el viento y no el cansancio quien acabaría obligando a ceder a Víctor Cano antes del paso por la meta volante de Campaspero. Faltaban 30 kilómetros para el final y en el grupo principal apenas había una treintena de unidades pero con Arturo ayudando aún de forma decisiva a su jefe de filas. La fuga de los Disgarsa no llegaría a buen puerto, ni los intentos posteriores, arribándose al pie del castillo de Peñafiel con un reducido paquete de unos cuarenta corredores para jugarse el triunfo en sus rampas. Allí Arturo cedía tras su trabajo de aguador en la parte final mientras que el de Seseña arrancaba los dos mil metros finales en cabeza, lanzando un demoledor ataque, pero quedándose finalmente sin fuelle en la parte resolutoria.

“Se me ha escapado la victoria y la culpa es mía”, reconocía Lorri en el coche del equipo media hora después. El final le venía como anillo al dedo, duro, ratonero y para gente habilidosa. Pero no supo aprovecharlo, finalizando octavo en una prueba que le valdría a Pol Hernández (Bicis Esteve) para llevarse el doble premio de triunfo parcial y nuevo líder de la Copa de España. A pesar de la gran carrera del madrileño, en la general del torneo cede un puesto, siendo ahora mismo 11º en la general a falta de la última prueba a disputarse este próximo viernes 12 de agosto en Moral de Calatrava (Ciudad Real).

Asimismo, el conjunto cosladeño finalizó la carrera vallisoletana en el puesto 15º de la general por equipos, gracias al octavo puesto de Lorri, el 57º de Arturo y el 79º de Víctor Cano, en la que fue la mejor prestación del conjunto dirigido por Jesús González en lo que va de Copa de España 2016.

DECLARACIONES

Víctor Lorriaux: “Tras las últimas pruebas de Copa de España he visto que el pelotón está muy controlado y casi siempre se está decidiendo todo en la llegada. Me he sentido con buenas piernas durante toda la carrera tras correr en Vuelta a Valladolid y en Vuelta a Portugal y venía con buenas sensaciones. He hecho una semana con relax y he venido con buena chispa para hoy. Está claro que esta llegada me venía de perlas, de las que me gustan, ratoneras y duras, pero no he calculado bien la distancia, ya que se me ha hecho algo larga, pero intentaremos en Moral de Calatrava mejorar y entrar en el top cinco de la Copa”.

José Javier Sánchez: “Hoy me he sentido un poco flojo. Llevaba varios días que me encontraba bien pero las sensaciones en carrera no han sido buenas. No siempre se puede dar el máximo y hoy ha sido un día en el que precisamente no ha podido ser. Estamos en fechas que son claves y se juntan muchas cosas y cuando no puede ser, no pueder ser, pero no damos aún la temporada por terminada”.

Jesús González (Director): “Nuestro objetivo en Peñafiel era clasificar entre los diez primeros para sumar puntos y seguir defendiendo el décimo puesto de Lorri. Ha habido un alto nivel, con una distancia larga y de ritmo endiablado y tengo que decir que el equipo me sorprendió gratamente, por el gran esfuerzo realizado por los chicos. Ha sido la primera vez que en una carrera de la Copa de España y después de superar cuatro puertos, disponíamos de tres efectivos en el grupo principal, teniendo por tanto Lorri a dos compañeros en los que poder apoyarse ante cualquier dificultad. El octavo puesto de nuestro jefe de filas tras tener opciones de disputar en la llegada, junto con la buena carrera realizar por Arturo y Víctor que nos ha permitido puntuar por equipos, nos hace regresar de Peñafiel con un buen balance. Felicitar a cada uno de mis corredores, viendo que el trabajo que estamos realizando va generando sus frutos”.

Fotos: Germán Rodríguez y Asunción Arenas

Vídeo: David Hernangómez

SALCHI BICICLETAS-UC COSLADA: EL EQUIPO SALE REFORZADO TRAS DOBLEGAR A LA MALA SUERTE EN LA VUELTA A VALLADOLID

No fue para nada fácil la ronda castellana para el equipo madrileño. La Vuelta a Valladolid se caracteriza, sobre todo, por el viento, a veces, mucho más selectivo que las dificultades orográficas que presenta la meseta peninsular. Contra él tuvieron que luchar los chicos, pero también contra el mal fario y la inicial falta de coordinación para trabajar en comandita. No había buenas caras en el hotel a la hora de cenar la noche del viernes, tras una primera etapa aciaga, pero en la que se consiguió salvar los muebles.

El aire pegó de lo lindo en una primera etapa con salida y llegada en la urbe vallisoletana, con dos puertos de montaña de cuarta por delante para crear las primeras diferencias en la general. Y, como otras veces, comienzo malo para los muchachos de Jesús González, con Mario López y José Javier Sánchez quedándose cortados en el primer alto puntuable, para luego tocarle el turno a Iñaki Gómez y a Carlos Vargas en el segundo. Encima, pinchazo del jefe de filas Víctor Lorriaux, y dificultades del equipo para reorganizarse al tratar de reincorporar al de Seseña en el grupo principal.

Victoria de la etapa para Sergio Jiménez (Ciclos Cabello) que llevaba a buen puerto una fuga de cuatro que aventajó al pelotón en casi minuto y medio. En él lograban entrar Lorri (21º) y un Arturo Hernangómez (44º) que demostraba llegar en buena forma a la cita pucelana. Los otros cuatro salvaban el fuera de control de milagro, aunque no ocultaba el enfado latente de Jesús en las horas posteriores a acabar la primera etapa.

DECLARACIONES 1ª ETAPA

Carlos Vargas: “Ha sido muy duro. El viento ha roto la carrera y me he visto cortado. Tocó remar para poder llegar a meta dentro del control. A pesar de verme bien, me he acabado cortando. Sin embargo, Lorri ha estado bien situado y todo el equipo sigue en carrera. Mañana espero estar mejor ya que aún queda mucho guerra que dar”.

Pasando página y a resarcirse

Sin tiempo para darle vueltas al asunto, el equipo afrontaba el sábado un terrible doble sector, con una crono por la mañana y otro trayecto rompiernas por la tarde. En la contrarreloj individual de 11 kilómetros en Castroverde del Cerrato, el viento volvió a tener incidencia, lo que afectó a las prestaciones de los nuestros, que tuvieron resultados dispares. La etapa se la adjudicaba Tomeu Gelabert (RH+ Polartec), que pasaba también a encabezar la general, y discreta crono de Víctor Lorriaux (43º), que cedía casi dos minutos con respecto al ganador.

Arturo (47º) confirmaba lo apuntado el día anterior siendo el mejor del equipo, a 2:04 de Gelabert. Carlos (57º) se resarcía de la decepción inicial, cediendo 2:25 mientras que Mario (68º), Iñaki (73º) y Joseja (78º) cumplían la orden de su director de no forzar mucho en la crono y reservar fuerzas para el sector vespertino.

DECLARACIONES 2ª ETAPA SECTOR 1

Mario López (1er sector): “Ha sido una crono bastante dura, con repechos, y en la que el aire la ha hecho aún más selectiva. Por mi parte, he hecho un tiempo dentro de lo esperado, tratando de guardar fuerzas para lo que queda de vuelta”.

Por la tarde los corredores debían afrontar 62 kilómetros con dos puertos puntuables y un final en cuesta en el Portillo. Los chicos se defendieron bien, con Mario López escapado y neutralizado en el último puerto, Lorri llegando con los mejores en un excelente séptimo puesto, con Arturo metiéndose de nuevo en el grupo cabecero, con Iñaki cerca de haber llegado con él, y con Carlos y Joseja cediendo sólo en el último alto puntuable, en una imagen radicalmente distinta a la del viernes. Bernardo Entrialgo (Ciudad de Oviedo-Tartiere) se llevaba la victoria, con Tomeu Gelabert reteniendo el liderato y Lorri ubicándose ya 28º en la general, a 3:38 de la cabeza.

DECLARACIONES 2ª ETAPA SECTOR 2

Arturo Hernangómez (2 sector): “Tras la crono de por la mañana se ha hecho duro el segundo sector. Sin embargo, me he encontrado bastante bien, coronando los puertos, hasta la de La Garganta, donde se me han subido los músculos un poco. Luego, ya en el Portillo, tirando de clase, he conseguido mantenerme con el primer grupo”.

Así es como se trabaja en equipo

El domingo ponía punto y final una Vuelta a Valladolid que estaba ayudando a madurar más que nunca al Salchi Bicicletas-UC Coslada. La tercera etapa no iba a ser un paseo, con 100 kilómetros y cinco altos de montaña por el camino, antes de arribar a la capital vallisoletana. Fue todo lo contrario, un infierno, pero con el equipo poniendo en marcha una máquina perfectamente engrasada para darle la vuelta a la tortilla cuando las cosas peor podían ir.

El mal fario sacudió de nuevo a Víctor Lorriaux. Bajando el primer puerto sufría una rotura de la patilla del cambio, y veía cómo le sucedía en el peor momento para recibir la asistencia mecánica del coche. Pero la etapa del viernes dejó huella en los chicos, que se coordinaron como nunca para reintegrar al “Diablo Francés” en el pelotón principal. Exhibición técnica en una crono por equipos, logrando el objetivo. Ganaba la etapa Pablo Velázquez (Fundación Víctor Sastre) pero Tomeu Gelabert se adjudicaba la general de la ronda castellana.

Lorri entraba 19º en meta, mientras que el resto del equipo lograba acabar la vuelta, a excepción de un Iñaki que por muy poco no conseguía llegar dentro del control. En la clasificación general, los nuestros terminaba así: Víctor Lorriaux (26º), Arturo Hernangómez (45º), José Javier Sánchez (69º), Mario López (70º) y Carlos Vargas (72º). Por equipos ganaba el RH+ Polartec con el Salchi Bicicletas-UC Coslada finalizando en 14º lugar.

DECLARACIONES 3ª ETAPA

Víctor Lorriaux: “Ha sido una etapa muy dura, rodándose desde el principio muy rápido. Hay muchos puertos puntuables y la gente quería rodar todo el rato delante. Tras pasar los dos primeros en cabeza se volvió a cebar la mala suerte conmigo, ya que me rompieron la patilla y me doblaron el cambio, tocando cambiar de bici y remar. Antes del cuarto puerto puntuable logré coger al pelotón gracias a todo el equipo, que me ayudó mucho. A partir de ahí tocó sufrir para llegar a la cabeza y poco se podía hacer con una bici que no era la mía, acabando el 19 tras ajustado sprint. De todas maneras, el balance es positivo de cara a las siguientes citas, donde espero que la suerte acompañe más”.

Jesús González (Director): “Hay que hacer una valoración positiva del aprendizaje que hemos vivido en la Vuelta a Valladolid y poder seguir sumando. La suerte no nos acompañó desde el primer día y mermó las aspiraciones de realizar un buen papel de nuestro jefe de filas. En la primera etapa un pinchazo justo antes de empezar el segundo puerto obligó a remar y, a pesar de lograr reintegrarse, ya no pudo disputar el sprint. Tras una modesta crono el sábado por la mañana y un meritorio séptimo puesto en el sector de la tarde, la mala suerte se volvió a cebar en nosotros, cuando bajando el Portillo le rompen el cambio a Lorri, encima en el peor momento para asistirle y cambiarle la bici. Excepcional labor del grupo, realizando prácticamente una crono por equipos para poder meterle de nuevo en el paquete. Asimismo, destacar el gran trabajo realizado por Lorri para lograr una buena clasificación y del equipo, que ha ido de menos a más. Por otra parte, quiero mencionar la gran ronda realizada por Arturo; el gran esfuerzo de Carlos por terminar con problemas físicos; las cabalgadas de Mario; el trabajo de José Javier; y mucha, mucha lástima por Iñaki, que después del gran esfuerzo realizado, no salvó por muy poco el fuera de control y no pudo acabar la Vuelta”.

Clasificaciones completas aquí






Fotos: Isabel Martín, Asunción Arenas, Yolanda Rodríguez y Javier López

Vídeos: David Hernangómez, Carlos Vargas y Yolanda Rodríguez

SALCHI BICICLETAS-UC COSLADA: VÍCTOR LORRIAUX Y EL EQUIPO SALVARON LOS MUEBLES CON DIGNIDAD EN LA COPA DE ESPAÑA DE SANSE

No se les podía exigir más. La cuarta cita de la Copa de España celebrada apenas con catorce horas de descanso con respecto al final del Campeonato de Madrid se iba a hacer cuesta arriba para las huestes de Jesús González, como así fue. Sanse acogió con el mismo recorrido del día anterior, esto es, doble paso por Paracuellos y Daganzo, a lo mejorcito del pelotón junior nacional y con el catalán Marc Brustenga (Fundación Contador) ostentando el amarillo del líder del torneo. Tras la decepción de Sant Boi, Víctor Lorriaux buscaba mejorar el sexto puesto en la general con la motivación del título autonómico bajo el brazo.

El director del Salchi Bicicletas-UC Coslada alineaba junto con el “Diablo Francés” a José Javier Sánchez, Javier Rodríguez, Víctor Cano, Mario López, Arturo Hernangómez, Carlos Vargas e Iñaki Gómez. Y el balance fue muy similar a lo acontecido el día anterior durante los 80 kilómetros de la prueba sansera. Al final, Lorri iba a tener que lidiar en solitario ante los capos de la carrera y confiar en la suerte, su instinto y su arma letal en forma de punta de velocidad.

El guión de la cuarta puntuable de la Copa de España siguió similares parámetros a lo acaecido el día anterior, con los muchachos de RH+ Polartec-Fundación Contador controlando los vaivenes del pelotón desde el pistoletazo de salida. De salida, se produjo ya la escapada tempranera de Alejandro Martínez (Sanse-La Grupetta) acompañado de nuestro Iñaki Gómez, que buscaba por todos los medios de pasar Paracuellos sin verse cortado. La máxima iba a ser de 15 segundos, con Iñaki cediendo por el calor poco antes de llegar a pie del alto de Paracuellos.

Mientras Jesús le gritaba desde el coche a José Javier Sánchez que no se quedara en la parte trasera del pelotón, el grupo afrontaba a tren el ascenso a Paracuellos del Jarama, con Alejandro Martínez ya neutralizado y sin ataques hasta la mitad del mismo. Tomeu Gelabert (Fundación Contador) coronaba primero de una avanzadilla de diez unidades entre las que viajaba cómodamente el líder Brustenga. Iñaki Gómez sufría en las rampas del puerto, lo mismo que Víctor Cano y Javier Rodríguez.

Misma pelicula, mismos protagonistas

En el falso llano camino de Ajalvir el coche del equipo cosladeño hacía barrida para adelante, tras ver que Iñaki empalmaba con el grupo de Javi y Víctor. Y los augurios se volvían a cumplir antes de iniciarse la subida de Daganzo hacia Cobeña. En un grupo descolgado circulaban Carlos Vargas, Arturo Hernangómez, Mario López y José Javier Sánchez. Una vez más, Lorri tendría que hacer de “Freire” y sobrevivir entre una marea de tiburones. Por delante, una vez transitado por Cobeña, los Contador controlaban sin problemas un grupo numeroso de cuarenta unidades donde nuestro jefe de filas se mantenía sin aparente dificultad.

En el inicio de la segunda vuelta veíamos la escapada de Pere Tarazona (Giménez Ganga), que llegaría a tener 18″ (kilómetro 40), hasta ser neutralizado en un nuevo paso por Paracuellos donde el venezolano Franklin Chacón (OID) sería el primero en coronar y con Lorri manteniéndose con los mejores una vez más. Una fuga de cinco, entre los que se colaba Tomeu Gelabert, lo intentaba yendo hacia Daganzo, para morir en Cobeña cuando apenas quedaban poco más de diez kilómetros para el final. Jesús lograba darle agua a nuestro líder poco antes de que se cerrara el avituallamiento líquido, buscando la opción del sprint tras ver que el grupo principal volvía a estar compacto.

Sin embargo, los ataques no cesaron, formándose un corte de apenas una docena de unidades que sería definitivo. A él se iban a incorporar algunos corredores más, pero sin el de Seseña metido en el ajo, acusando el esfuerzo del día anterior. Finalmente, Mario Carrasco (Valverde Team) volvía a sorprender a los favoritos, reeditando el triunfo logrado el día anterior, para mayor alegría de la escuadra telefónica. Le acompañaban en el cajón los mencionados Chacón (OID) y Tarazona (Giménez Ganga). A pesar de verse superados, los Contador lograban retener el liderato de Brustenga, que arribaba a la meta de San Sebastián de los Reyes en el mismo grupo de Víctor Lorriaux, clasificándose éste 24º.

En la general de la Copa Lorri pasa del 6º al 10º puesto, colocándose a 40 puntos del catalán. Ganar el torneo se antoja empresa muy complicada, pero aún quedan dos carreras, Peñafiel y Moral de Calatrava, y esperemos verle de nuevo peleando con los mejores y que el equipo de el salto de calidad que se hace necesario ya a estas alturas de temporada.

Clasificaciones completas aquí

DECLARACIONES

Jesús González (Director): “Espléndida actuación este fin de semana de nuestro jefe de filas Víctor Lorriaux. Como de costumbre y cuanto más solo se encuentra Lorri, sin la ayuda de ningún compañero, saca su raza y se desenvuelve de maravilla en el grueso del pelotón. Ya lo ha logrado en varias ocasiones en Copa de España y repetido estos días. Cuando depende sólo de él, está muy atento y suele lograr sus mejores resultados. El conseguir el Campeonato de Madrid es una gran satisfacción para él y para el equipo. Con ello logramos una merecida victoria, que nos lleva a seguir luchando lo que queda de temporada.

La carrera que ha realizado hoy en Sanse, demostrando que vuelve a estar con los mejores, ha sido una lástima por la escapada de 20 unidades que se ha producido cerca de meta, y que le ha privado de luchar en el sprint por más puntos en la general. Pero le pasó factura el trabajo realizado ayer en el autonómico y no pudo entrar en ese corte. El equipo no estuvo a la altura y aunque lucharon los primeros tramos de carrera, no consiguieron acompañar a Lorri en ninguno de los dos días. Debemos darnos cuenta, en conjunto, que hay que trabajar para poder acompañar a Lorri e intentar lograr más triunfos”.

Víctor Lorriaux: “Acusé el esfuerzo del sábado, pero sin presión ya que el objetivo del Campeonato de Madrid estaba hecho. Lo importante era terminar entre los primeros de la Copa y así fue. Toda la carrera estuve en cabeza, controlando a los principales rivales. La verdad es que las sensaciones no eran muy buenas tras lo del día anterior que fue muy duro y caluroso. Al final, un grupo de veinte corredores se marchó por delante y el puesto 24 sabe bien, ya que pelear un Campeonato de Madrid y una Copa de España el mismo fin de semana es muy difícil lograr rendir al máximo en las dos. Así pues, satisfecho y a por las próximas Copas de España”.

Iñaki Gómez: “Hoy tenía previsto atacar de salida porque sabía que Paracuellos iba a ser más duro que otras veces y tenía intención de coger una ventaja para llegar delante en el puerto. Como no salió bien me recuperé tras Paracuellos, me junté con Javi y Víctor y tiramos fuerte llegando a tener a la vista al grupo en el que iba Joseja, pero a pesar de luchar ha sido imposible y nos han sacado fuera de carrera pronto. Por otra parte, tras correr Besaya yo no he hecho un descanso activo, y por eso quizá que haya notado estos días algo de cansancio, pero tengo el ritmo de carrera y seguiremos dándolo todo en las siguientes carreras”.

José Javier Sánchez: “Estuve un poquito mejor que ayer, pero ya se va adentrando la temporada, se van acumulando las carreras en las piernas y pienso que es el momento de descansar un poco. No es que me esté autodescartando para Valladolid pero sí que creo que los entrenamientos deben ser más suaves. Dentro de mi nivel creo que estoy cumpliendo, pero me falta algo para coger el punto y poder acabar más adelante. Creo que antes de septiembre lo puedo conseguir”.

Fotos: Alicia San Juan, Asunción Arenas y Germán Rodríguez

SALCHI BICICLETAS-UC COSLADA: Y LLEGÓ POR FIN LA RECOMPENSA EN FORMA DE CAMPEONATO DE MADRID

Víctor Lorriaux logró el título en San Sebastián de los Reyes, de forma inteligente y apoyándose en su habilidad y su velocidad terminal

Al “Pequeño Diablo Francés” no le pierden las redes sociales. Bastante moderado en ellas, suele poner (más citar que poner, la verdad sea dicha) con frecuencia frases hechas, consejos e, incluso, refranes. Pues hay uno que le viene ´al pelo´, como el que escribió el pasado mes de febrero: “Lo único imposible es aquello que no intentas”. Pues eso. El de Seseña lo lleva intentando desde el arranque de la temporada, y en Sanse lo consiguió en una de las citas capitales, uno de los hitos marcados con rojo en su hoja de ruta, y en la del equipo.

No ganó la carrera, pero fue el mejor de Madrid, corriendo con inteligencia, salvando bien la contingencia de quedarse sin equipo a las primeras de cambio y aprovechando una vez más su gran punta de velocidad, para lograr vestirse con el maillot blanco con rayas rojas que le distinguen como nuevo campeón autónomico. Han pasado muchas cosas durante las últimas semanas para Lorri (equipo nuevo para 2017, la decepción de no salirle un buen Besaya), pero en Burgos se le vio más recuperado y el sábado pasado llamaba la atención lo muy concentrado y callado que andaba en los minutos previos a la salida.

Una salida que se daba a las seis de la tarde con un calor de mil demonios y un recorrido de 80 kilómetros que incluía dos ascensiones a los altos de Paracuellos y Daganzo, con presencia de varios equipos de fuera que buscaban ver el recorrido pensando en el día después para la Copa de España y con Iván Martínez, el patrón de Salchi Bicicletas, acompañando al director, Jesús González, en el coche de equipo.

¿Qué os pasa chicos?

No comenzó bien la película para los cosladeños. En la marcha neutralizada un coche les hacía una jugarreta a varios corredores del pelotón, que se iban al suelo, uno de ellos nuestro Mario López, arrastrado por otro. Rápida intervención del coche y subsanada la avería. Pero ya con los nervios a flor de piel. Óscar Ramos (Giménez Ganga) era el primero en intentar la aventura, pero no iría muy lejos, en un pelotón que iba tirado por los chicos de la Fundación Contador y que iban a dinamitar ya la carrera en Paracuellos. Allí el primero en ceder de los nuestros era Sergio González, y quien coronaba primero era un “miura” como Franklin Chacón (OID).

Cedía tambíén en este puerto Raúl Bustillo, que decía al coche que no se encontraba bien. Pero lo peor estaba por llegar, ya que en el falso llano camino de Ajalvir veíamos a casi todo el equipo cortado, con un grupo en el que estaban Iñaki Gómez, Víctor Cano, Javier Rodríguez, Jaime de la Fuente, José Javier Sánchez y Carlos Vargas. Casi nada… Ya en Daganzo, en plena subida una vez pasada esta localidad nos encontrábamos con que también Arturo Hernangómez se había rezagado. Una vez más, teníamos que lidiar con la soledad de Lorri, y fiarlo todo a su instinto, sangre fría y habilidad en el sprint.

Sin embargo, la balanza se iba a inclinar en favor del de Seseña. Los cortes por delante, que lograban burlar la disciplina de los Contador eran corredores de fuera, y apenas lograban sacar alguna ventaja. Ya en la segunda ascensión a Paracuellos veíamos a un Lorri muy fuerte, arrancando en su parte final para no verse cortado. Hubo algún ataque de gente peligrosa para él como Jaime Guzmán (UC SS Reyes) ya camino de Ajalvir que no acabó prosperando. Quien sí lo hizo fue un grupo de siete, sin ningún madrileño pero con gente importante como Tomeu Gelabert, Leandro Galaviz o Pablo Velázquez, entre otros.

Sprintando con el corazón

Finalmente serían Mario Carrasco (Valverde Team) y Pablo Velázquez (Fundación Víctor Sastre) los que acabarían jugándose un triunfo que se decantaría por el primero. Pero la tensión, la emoción y la incertidumbre se asentaban en el grupo principal, donde el título regional de Madrid era el objeto de deseo para los Lorriaux, García, Lucas, Guzmán y compañía. A pesar de los intentos nadie lograba irse por delante, condenado todo a decidirse en un sprint reducido en el que se imponía Josué Gómez por delante de nuestro Lorri. Y Lorri levantaba el brazo con gestos de aprobación y orgullo. Gómez, dorsal 210 no era de Madrid.

La algarabía de la familia y compañeros de equipo estaba justificada. El “Pequeño Diablo Francés” conseguía algo que llevaba buscando desde que acabó la temporada de ciclocross. La Copa de España se había torcido, pero Sanse era algo que tenía entre ceja y ceja. Llegó, vio y venció. Ya ha hecho su temporada. Ha cumplido. Debe estar orgulloso. Todo lo que queda es buscar el sobresaliente y la matrícula de honor. ¿Intentará el más difícil todavía? ¿Se lo creerá?

Clasificaciones completas aquí

DECLARACIONES

Jesús González (Director): Su balance conjunto con la Copa de España en la siguiente crónica.

Víctor Lorriaux: Ver vídeo adjunto

Raúl Bustillo: “Duré hoy poco en el pelotón, ya que después de coronar Paracuellos me dio un golpe de calor y me estaba mareando bastante. Hizo una temperatura muy alta… yo soy más de invierno que de verano, por estas fechas no me encuentro bien. También es que se puso un fuerte ritmo ya desde el principio, en los primeros cinco kilómetro se metió algo de cuneta y se subió muy fuerte Paracuellos. Entre el ritmo y el calor cedí y se me fueron todas las posibilidades de entrar de nuevo en el pelotón. Lo bueno fue la victoria de Lorri, que nos motivó a todos. Para mi no fue inesperada, ya que todos confiamos en él y nos anima porque nos ha salvado ´el culo´. A ver mañana si mis compañeros lo hacen bien y consiguen buenos puestos”.

Jaime de la Fuente: “En primer lugar felicitar a Lorri opr su carrerón y conseguir él el Campeonato de Madrid. En segundo, decir que me encontraba bien a pesar del calor y con fuerzas para acabar la carrera. Una pena que me sacaran por tiempo, ya que después de que en Segovia y Burgos clasificara, estoy viendo que están dando fruto los kilómetros de entreno realizados. Con ganas de que llegue la próxima competición para seguir progresando”.

Fotos: Javier Cano, Asunción Arenas, Yolanda Rodríguez, Alicia San Juan y Germán Rodríguez.

SALCHI BICICLETAS-UC COSLADA: EL EQUIPO NO SUPO CULMINAR EN BURGOS EL GRAN TRABAJO REALIZADO DURANTE TODO EL DÍA

Así fue. Se acabó tirando por la borda una de las actuaciones más completas que ha realizado el Salchi Bicicletas-UC Coslada durante este año del debut. Apenas unos 60 corredores partieron en Burgos la mañana del domingo para disputar el XXXVI Trofeo Ibercaja sobre 96 kilómetros, organizado por el CC Burgalés y los altos de La Herradura e Iglesias como filtros montañosos en un recorrido rompepiernas.

Tras una semana de descanso activo y dejada atrás la Vuelta al Besaya, los cosladeños retomaron la competición, pensando en coger el punto de forma para los Campeonatos de Madrid y una nueva cita de la Copa de España que tendremos este próximo fin de semana en San Sebastián de los Reyes. Jesús González tuvo a todo el equipo disponible para la carrera burgalesa, a excepción de Sergio González, con problemas físicos, y Héctor Urbano.

El director insistió en la reunión previa (una vez más) que había que estar siempre delante y atentos a los cortes. Y lo cumplieron a rajatabla. Todos ellos se metieron en las escapadas, provocaron cortes y estuvieron muy activos. En uno de estos cortes, antes de llegar la primer puerto de Iglesias, se metió José Javier Sánchez, sin embargo, en una de las rotondas al llegar a Santa María del Campo, las motos que abrían carrera se confundieron en la ruta, por lo que la carrera tuvo que detenerse y neutralizarse durante cinco minutos.

Una vez reanudada la competición se volvieron a producir ataques con los nuestros atentos, como fue el caso de Raúl Bustillo, que se incrustaba en una de las ofensivas del Artepref-CC Arandino. Una vez cazado ese intento se originó el corte que más perduraría durante toda la prueba. Un corte de unas ocho unidades se marchaba por delante y metido en ella el líder del equipo, Víctor Lorriaux. En la subida a Iglesias el de Seseña coronaba en primer lugar junto con otros cuatro que lograban aguantar su rueda.

Sin embargo, ahí empezó a torcerse el asunto para los madrileños. El grupo de cinco se partía, quedando el galo con los tres de atrás (entre ellos Cristian González del OID) y por delante los dos restantes, el mejicano César Robles (Codelse) y el colombiano Julián Vargas (Codelse). Atrás se producía un nuevo contraataque con los OID como protagonistas, entre ellos Leandro Galaviz que acabaría ganando la montaña. En ese segundo puerto del día, La Herradura, Bustillo se veía cortado por indisposición alimentaria, sufriendo vómitos que le dejaban KO. En ese alto tenían también problemas Jaime de la Fuente, Iñaki Gómez y Mario López, aunque luego lograrían empalmar.

“Se nos ha ido el caballo”

Todo el trabajo realizado durante la carrera se venía abajo a poco más de doce de meta. Gente de los escapados, más algunos que contraatacaban en el segundo hito montañoso conformaban una fuga de diez unidades que llegaría a las calles de Burgos para jugarse el triunfo… sin ningún Salchi-UC Coslada metido en ella. Rentas de 10-15″ con el equipo tirando atrás, entre ellos Javier Rodríguez, para neutralizar la fuga en vano. Incluso Lorri y Arturo Hernangómez trataban de saltar en solitario para enlazar delante, pero ya era imposible.

En meta, el mejicano Emiliano Mirafuentes culminaba el gran trabajo de su equipo y se imponía a Daniel Rodríguez (Fundación Víctor Sastre) y a Raúl Ibáñez (Artepref-CC Arandino). Lorriaux volvía a ser el mejor de los nuestros, 12º, a 26″, entrando en ese primer grupo principal también Javier Rodríguez (27º), Arturo Hernangómez (31º), José Javier Sánchez (32º) y, algo descolgado, a 46″, Mario López (37º).

En un segundo grupo arribaban, a 3:34 Carlos Vargas (46º), Víctor Cano (47º) e Iñaki Gómez (50º). Finalmente, Jaime de la Fuente (56º) cedía en meta 5:42 mientras que Raúl Bustillo (61º), enfermo, llegaba fuera de control a 12:08. Por equipos, el Salchi-UC Coslada terminaba 4º a 1:14 de los ganadores, el OID Cycling Team.

Clasificaciones completas aquí

DECLARACIONES

Jesús González (Director): “Desde el principio el equipo ha estado espléndido. Todos. Siempre delante, atentos a los cortes y metiéndose en las escapadas. Han sido los mejores momentos de la temporada. Pero hemos tirado por la borda todo el trabajo a falta de poco más de doce kilómetros cuando no hemos metido a nadie en el corte final de diez. Lorri estuvo fugado y coronó con sus compañeros de escapada en primer lugar el alto de Iglesias. Pero luego no insistió en el corte cuando se marcharon por delante los dos de Codelse. Y luego, en el segundo alto, ya no tenía gasolina para enlazar con el grupo y eso que lo intentó en solitario. En fin, se nos fue el caballo y en estas carreras, donde la participación no es top (muchos juveniles estuvieron corriendo la Bizkaiko Itzulia) es un error grave. A ver si podemos resarcirnos este finde en Sanse”.

Víctor Lorriaux: “En el kilómetro 42 me escapé con varios del Codelse, Artepref y OID, llegando a coronar en cabeza el primer alto puntuable. Pero, luego se escaparon dos de ellos y me dejé cazar por el grupo ya que me estaban haciendo la jugada uno del Codelse y otro del OID y yo iba solo. A 5 kilómetros de meta, por un gran despiste mío, se me fue una escapada de diez corredores en la que fue imposible meterme. Finalmente, llegué 12º en meta. De todas formas, buenas sensaciones y cogiendo ritmo apra este fin de semana”.

Javier Rodríguez: “Teníamos las instrucciones de Jesús de salir atentos, ya que con el recorrido rompepiernas previsto, era lógico que se produjeran múltiples ataques. Se salió a mil por hora, y todo el equipo estuvo metido en todas todas las refriegas. Luego, la carrera se paró cuando Joseja iba fugado por delante por un error de la policía al señalizar la ruta. Tras la neutralización reanudamos la carrera, se produjeron ataques en el primer puerto, con Busti y Lorri, que no cogieron una escapada de dos que fue la que hizo camino. Atrás, para cogerla nos pusimos a tirar Mario, Jaime y yo, pero ya íbamos justos y dimos el relevo a Víctor, Iñaki y Arturo. En el segundo puerto nos quedamos algunos Salchis, pero logramos enlazar en el descenso. Yo trabajé a tope para neutralizar la fuga, pero cuando se produjo el corte de diez en una subida no puntuable, a poco más de diez a meta ya no teníamos fuerzas para volver a anularla. Aún tuve fuerzas para lanzarme al sprint a rueda de Lorri, pero me pasaron por encima. En general, buenas sensaciones y orgulloso del equipo, porque lo dimos todo. Nos faltó un poco de concentración en algunos momentos clave, pero trabajamos todos como nunca”.

Arturo Hernangómez: “La carrera empezó con muchos ataques de varios equipos. Con la llegada de los puertos me encontré bien y en los dos premios de montaña intenté sorprender al pelotón, pero no llegué a ninguna parte. Una pena que se nos marchara la escapada buena, pero ya estamos pensando en las dos carreras de sanse de este fin de semana”.

Fotos: Alicia San Juan y José Miguel Arauzo

SALCHI BICICLETAS: DEBUT AGRIDULCE EN LA VUELTA AL BESAYA PARA EL EQUIPO COSLADEÑO

Víctor Lorriaux acabó en el grupo de los mejores, pero se registró la retirada inesperada de Raúl Bustillo

Fue un palo, la verdad. Único de los de primer año del equipo seleccionado para esta prestigiosa ronda por etapas y primer revés para los chicos de Jesús González. Raúl Bustillo, que iba con mucha ilusión a Besaya para meterse entre los mejores de los juniors de primer año, se veía obligado a retirarse tras sufrir una avería a las primeras de cambio y no tener opciones de incorporarse al grupo que rodaba desbocado desde el banderazo inicial.

El contrapunto lo puso Víctor Lorriaux. El ´diablo francés´ ejerció casi a la perfección con su rol de jefe de filas del equipo Salchi, aguantando con solvencia en el grupo cabecero y cediendo apenas 25 segundos en las duras rampas de acceso al Parque Natural de Cabárceno. Buen inicio, en una carrera que el de Seseña conoce a la perfección y sabedor de que el tercer día será mucho más decisivo que el primero.

“Hay que estar delante, por favor”

La reunión en el hotel Cueli previa al debut tenía esta premisa clara. Había que ir delante, pendiente de los cortes, proteger a Lorri y buscar la suerte en los puntos calientes, leáse metas volantes o puertos de montaña. Encima la lluvia, que amenazaba desde primera hora de la mañana, nunca llegó a azotar al pelotón de 180 corredores que tomaban la salida con ilusión pero con mucho nerviosismo en Los Corrales de Buelna. Esperaban 89 kiómetros con los altos de Hijas (3ª) y La Braguía (1ª), con ese final “impegnativo” en Cabárceno, para provocar la primera selección de favoritos.

El estrés previsto no se hizo esperar. Mario López fue el protagonista del primer ataque de toda la vuelta, durando apenas unos metros, pero suficiente para dejar claras las intenciones de los cosladeños. Pero el revés de Bustillo supuso un palo enorme, y más cuando en las primeras rampas de Hijas perdíamos toda referencia del ´James Dean´ del ciclismo madrileño, al que ya no veríamos más hasta su llegada en el coche escoba en meta.

Pero no había tiempo de lamentaciones, con una hoja de ruta que traía a mitad de recorrido el duro alto de La Braguía, un primera de pendientes no exigentes pero sí muy continuadas. Hasta ahí llegaban tocados Mario López y Arturo Hernangómez, sobre todo el segoviano, que se había ido al suelo kilómetros antes y arrastraba un fuerte dolor en una rodilla derecha ensangrentada.

Por delante rodaba escapado en solitario un Jaume Gelabert (Trans Luján-Mollet), con 1:40 sobre un terceto perseguidor y 2:24 sobre el pelotón (km 45). En la subida, los chicos de la Fundación Contador tomaban el mando y aceleraban, con Lorriaux aguantando bien, y Arturo y Mario sufriendo en las primeras estribaciones. El resto de los nuestros (Carlos, Iñaki y Víctor) aguantaban bien, pero cedían unos metros ya cuando se acercaban al último kilómetro de ascensión.

Festival luso en Cabárceno

Cuando todos pensaban que la Fundación Contador controlaría la prueba hasta el final, llegó el ataque sorpresa de Daniel Viegas (Bairrada), que rápidamente cogió ventaja bajando La Braguía, llegando en un abrir y cerrar de ojos al minuto y medio. Por detrás, no quisieron (o no pudieron) ponerse de acuerdo, facilitando que el portugués llegara a meta en gran vencedor, con nada menos que 1:49 sobre el grupo principal, donde su compañero Joao Almeida completaba la exhibición del país vecino, batiendo al sprint a Iñigo Elosegui (Selección Bizkaia).

Lorriaux terminaba en el paquete principal, mientras que Víctor Cano (67º), Carlos Vargas (87º), Arturo Hernangómez (105º) y Iñaki Gómez (115º) cedían poco más de cuatro minutos tras arribar en un numeroso segundo pelotón. Finalmente, Mario López se clasificaba 156º a 11:29, pero entrando dentro del control. Por equipos, Salchi Bicicletas finalizaba 16º en una etapa donde dominó con claridad el Bairrada portugués.

Mañana, segundo acto de esta interesante Vuelta a Besaya, con salida y llegada en Reinosa sobre 102 kilómetros y el alto de Montes Claros (2ª categoría) ubicado en el ecuador de la etapa. Veremos si la fortuna se alía algo más con las huestes de Jesús González.

DECLARACIONES

Jesús González (Director): “Terminada este primera etapa estoy bastante contento en general. Lorri está en los puestos de cabeza, a pocos segundos del primer grupo. Pero quedan dos etapas y siendo como es él, un corredor de fondo y no sucediendo nada raro, seguro que remonta hasta los quince primeros. Todos los demás han estado fenomenales, terminando la etapa y siguiendo en carrera. Y eso que Carlos está constipado y Arturo besó el suelo, haciéndose una herida en la rodilla derecha. Lástima lo de Bustillo, que pinchó nada más salir y le faltó poco para poder reintegrarse al pelotón. Seguimos sumando y con esperanzas de remontar posiciones”.

Víctor Lorriaux: “Me he encontrado muy bien de sensaciones. Me enfrento a una vuelta de tres días y la última etapa hace mucho daño. Lo que buscaba era pasar toda la jornada en cabeza y así ha sido. En la parte final me han sacado unos 20-30 segundos, pero no tengo que preocuparme porque la última etapa será muy selectiva, que lo vi el año pasado, y espero que pueda remontar ese día muchos puestos. Creo que Viegas tiene mérito porque él solo sacar casi dos minutos demuestra que está fuerte y será un duro rival para todos. Mañana haré el mismo planteamiento de etapa, y el último día dar todo lo que quede para acceder al top 15 o incluso a un top 10, que es a lo que venimos”.

Raúl Bustillo: “Lo de hoy son gajes del oficio. Venía con toda la ilusión del mundo. Y eso que no tenía mucha motivación, pero estas últimas tres semanas estaba entrenando con ganas, cuidándome bien y preparándome mentalmente. Pero hoy, en el kilómetro 4 he notado que la bici me hacía un ruido extraño y vi que tenía un clavo que me había pinchado la rueda delantera. Me he tirado remando durante 35 kilómetros, 15 entre coches y 20 en solitario, pero ha sido imposible y me han obligado a subirme al coche escoba. En fin, es una espina clavada que espero quitármela el año que viene en este mismo escenario, si es posible, ganando, ya que la llegada me venía muy bien”.