Archivo del sitio

SALCHI-UC COSLADA: SERGIO OTERO MOSTRÓ SU MEJOR VERSIÓN EN LA VUELTA A VALLADOLID

Luces y sombras para el equipo en la ronda castellana, con mucha pelea, pero sin suerte y por debajo de lo esperado en la crono

La Vuelta a Valladolid mostró una radiografía fiel de lo que está siendo el Salchi-UC Coslada durante este 2017. No hubo triunfos parciales ni victorias de etapa ni subimos a lo más alto en las clasificaciones secundarias. Pero hubo lucha, el equipo se entregó al máximo y la mala suerte volvió a perjudicarnos en momentos clave. Hay que sacar lo positivo, y lo que más este fin de semana fue ver la mejor versión en todo lo que va de año de Sergio Otero, que a punto estuvo de darnos una alegría en la primera etapa y acabó siendo el mejor y el más regular de los nuestros en Valladolid.

A esta Vuelta acudía Nacho Vecino como director principal, con Jesús González de segundo, alineando a Fran Agea, Sergio Otero, Mario Sampedro, Raúl Bustillo, Aitor Rodríguez y Sergio González. La primera etapa de 96 kilómetros, con salida y llegada en la capital castellana trajo fortuna dispar para nuestros chicos. Dos caídas, sobre todo la masiva de la segunda, en la que se vieron inmersos una treintena de ciclistas hacia el kilómetro 18 vio como se paraba la carrera por falta de ambulancias. Agea y Bustillo entre los afectados, con rasponazos, nos daban el primer revés.

La cosa fue a peor cuando nada más reanudarse la carrera la Fundación Víctor Sastre, aprovechando el viento, encunetó al pelotón y éste empezó a cortarse. Fran, al que se le había aflojado el sillín en la caída, tenía que bajar de nuevo al coche para que se lo apretaran, y con él acudía Sergio González. Ese fue el momento del zafarrancho, lo que le obligó a darse un calentón, reventando a Sergio (éste debió esperarle más adelante) y viendo cómo se le escapaba la general de la vuelta a las primeras de cambio… Ni siquiera Raúl Bustillo, que venía con los Disgarsa perseguiendo, pudo lograr el objetivo de reincorporar al de Navaluenga. Además Sergio, totalmente fundido, acabó siendo apartado de carrera.

La buena noticia era que delante teníamos a tres y que Sergio Otero iba a rozar la victoria de etapa. El alcalaíno estaba teniendo buenas piernas y no dudó en jugársela arrancando el sprint, aunque termnaría siendo superado por cuatro corredores, con Marc Brustenga (Polartec) como ganador. Brillante quinto puesto, que confirma su lenta pero progresiva mejoría en este 2017. Dentro del grupo cabecero llegaban también Mario Sampedro (25º) y Aitor Rodríguez (35º). Bustillo (86º) cedía 10:43 y Agea (96º), 10:47.

Segundo día aciago con una mala crono

Al día siguiente esperaba doble sector, con una crono matutina de 8,6 kilómetros con salida en Mojados y llegada en el duro y empedrado alto del Portillo. En ella los chicos no tuvieron su día, realizaron tiempos discretos, unos explotando en la subida, otros entrando en ella atrancados. La victoria correspondió a Joan Marc Bennassar (Polartec), siendo el mejor de los nuestros Fran Agea, 28º a 1:15. Otero, que había renunciado a la cabra quince minutos antes por salir con la de carretera añadiendo acoples, era 32º a 1:19. Mario Sampedro era 57º, a 1:51; Aitor Rodríguez 70º, a 2:08; y Raúl Bustillo, aún convaleciente de las heridas del día anterior, 81º a 2:41.

Sin solución de continuidad tocaba correr el segundo sector por la tarde sobre 65 kilómetros, con salida en Aldeamayor de San Martín y llegada en Arroyo de la Encomienda. Con la mala suerte de que tres de nuestros corredores que consumieron sandía en la sobremesa: Agea, Otero y Aitor, sufrieron retortijones en la tripa durante toda la carrera, mermando las opciones del equipo. Un corte de ocho corredores a poco más de 10 kilómetros de meta acabó llegando a buen puerto, levantando los brazos Miquel López (Tinlohi). Nuestros cinco chicos llegaron dentro del paquete a 15″, siendo el primero de los chicos Otero, en 43ª posición. Aitor terminaba 45º, Bustillo 51º, Agea 52º y Mario 68º.

La última etapa era la reina, con cuatro puertos y 94,6 kilómetros con salida y llegada en Valladolid. El objetivo que plantearon los cosladeños era ganar la montaña con Fran y buscar meter en el corte definitivo a Mario y a Sergio. Todo comenzó bien, con el abulense logrando coronar primero el alto de Renedo en el kilómetro 8 y Bustillo tratando de meterse en las fugas al igual que en los dos días anteriores (chapeau para él). Pero camino del segundo alto, el de la Parrilla (km 29) la cosa se empezó a torcer. Antes de llegar a sus estribaciones Mario optó por retirarse, con malas sensaciones. Además, en plena ascensión se cortaban Aitor y luego Bustillo.

El de Mocejón iba fundido y acabó bajándose en el siguiente puerto cuando iba quedado y rodando en solitario. Por delante circulaba metido en el grupo principal Otero, mientras que Fran renunciaba a luchar por la montaña y se metía en un corte antes del tercer alto puntuable en el que se colaron varios corredores del MMR, de la Fundación Sastre y del Polartec. En el último hito montañoso, el mentado Portillo, el pelotón se rompía, cediendo Otero, mientras que los más fuertes neutralizaban la fuga del grupo de Fran a diez de meta con los Polartec y los Bathco llevando la labor de caza.

No hubo más. Fran intentó sorprender al pelotón en el último kilómetro, pero fue rápidamente neutralizado. Ganaba Guillermo García (Bathco), entrando el abulense 24º con el mismo tiempo. Otero arribaba en el segundo grupo en 48ª posición a 2:52, mientras que Bustillo finalizaba en el tercero a 7:35 en el puesto 80º. La general final era un copo para el Polartec, con Bennassar en los más alto acompañado por Sergio García y Carlos García. Sergio Otero era el mejor de nuestros chicos en 35ª posición a 4:11; Fran Agea 67º, a 12:02; y Raúl Bustillo 76ª a 20:59. En la general por equipos el Salchi-UC Coslada era 14º.

Por otra parte, desde este viernes hasta el domingo Fran Agea competirá cedido con el Arte en Tránsfer en la Vuelta a Portugal junior.

DECLARACIONES

  • Sergio Otero: “El primer día se fue muy rápido, las subidas no eran muy duras y con el aire de culo se produjeron muchos cortes. Estuve siempre delante todo lo que pude, sintiéndome bien. Llegué bien al sprint bien, con fuerza y cuando vi el arco de meta arranqué, pero me pasaron varios entre ellos Brustenga que ganó. En la crono, iba a salir con la cabra, pero estuve indeciso y 15 minutos antes opté por la bici de carretera con acoples por el tema de la subida y así no jugármela. Me fue como esperaba, ni bien ni mal.

    Por la tarde ya en los últimos kilómetros, en un paso por varias rotondas traté de atajar junto con un Sastre pero fuimos por la izquierda y acabamos más cerca de atrás que de delante, así que tocó remontar lo que pude. Y ya el último día la etapa fue durísima. Estuve toda la carrera delante pero había cuatro puertos. Perdidas las metas volantes traté de hacer puesto y ayudar a Fran en la montaña. Me corté en el alto del Portillo y llegué a meta en el segundo pelotón a menos de tres minutos”.

  • Raúl Bustillo: “La suerte no me acompañó en esta vuelta. El primer día me encontré bien. Hizo mucho aire pero fui bien colocado, hasta que me pilló una caída masiva. Todo se paró y cuando se reanudó me encontré muy mal y perdí mucho tiempo. En la crono sólo pensaba en probarme para ver cómo estaba de la caída y por la tarde me encontré mucho mejor, acabando en el paquete. El domingo estuve muy activo los primeros kilómetros, pero pagué el esfuerzo en el primer puerto, quedándome cortado en un grupo trasero grande. Fuimos persiguiendo pero no pudimos cazar. Me quedo con las buenas sensaciones y viendo que todavía tengo más que dar en lo que resta de temporada”.

  • Aitor Rodríguez: “Esta Vuelta a Valladolid era un objetivo en mi calendario. El primer día entré en el grupo del ganador y al día siguiente perdí 2 minutos en la crono. Ya por la tarde entré de nuevo en el pelotón principal sin perder tiempo. El domingo cometí un fallo de comer algo que me sentó mal, empezándome a doler la tripa entre el kilómetro 30 y el 40, pudiendo aguantar sólo hasta el último puerto. En general, tuve muy buenas piernas en estos tres días. Pensando ya en el Campeonato de Castilla-La Mancha”.

  • Nacho Vecino (Director): “En la 1ª etapa el equipo trabajó bien y eso que hubo muchos nervios. En la crono ninguno estuvo a la altura y explotaron en la subida al último kilómetro. Esperaba más de Mario, Fran y Otero. Por la tarde no tuvimos nada destacado porque los chicos estuvieron desanimados por la crono de la mañana. El balance final de esta Vuelta para mí es que se ha trabajado bien, pero ha faltado cumplir en aspectos esenciales como no despistarse en momentos precisos en los cuales se lanza la carrera, así como el terminar sufriendo el último día para lograr acabar todos la ronda y realizando una buena clasificación por equipos. Esperemos que saquen el lado positivo los chicos y sigan mejorando para las próximas vueltas”.

  • Jesús González (Director): “Estoy decepcionado por la caída de la primera etapa, que nos perjudicó mucho con Fran quedando fuera de la lucha por la general, y muy sorprendido por el rendimiento de Otero. Terminamos la mitad del equipo y nos falló no haber ganado la montaña o haber llegado con Otero delante en la última etapa. También destacar el trabajo de Busti, buscando la fuga todos los días. Aitor y Mario lo dieron todo y Sergio fue generoso pero debió esperar más adelante a Fran cuando éste bajó a arreglar su sillín”.

Álbum de fotos aquí

Fotos: Nacho Vecino, Yolanda Rodríguez, Brenda Rodríguez, José Luis Bustillo, Manuel Otero y Jesús González

SALCHI BICICLETAS-UC COSLADA: HERNANGÓMEZ, CANO Y VARGAS LIDERARON CON SOLVENCIA AL EQUIPO EN LA RIOJA

En los últimos coletazos de la temporada y con Víctor Lorriaux poniendo punto y final a su trayectoria como juvenil en los pasados nacionales de Reinosa, los chicos de Jesús González acudieron este pasado fin de semana a una de las rondas con más pedigrí del calendario junior, la Vuelta a La Rioja, en la que se confirmó apenas dos semanas antes la invitación para afrontarla. Así que sin el ´Diablo de Seseña´ en liza, el conjunto madrileño acudió a tierras riojanas en busca de realizar un papel lo más digno posible.

Fue el momento aprovechado por los outsiders para tomar las riendas del equipo, siendo Arturo Hernangómez, Víctor Cano y Carlos Vargas los más avispados para ello, con José Javier Sánchez, Raúl Bustillo y Mario López preparados para hacerles el trabajo más llevadero. Y el balance en esta ronda fue moderadamente positivo, ya que no desentonaron, dieron la cara y Arturo y Carlos lograron finalizar las tres jornadas. Una pena no acabar todos, ya que los seis estaban en liza el sábado por la tarde, a falta de una etapa. Pero ya estamos en septiembre y las fuerzas andan muy justas.

En la primera etapa, con salida y llegada en Villamediana de Iregua, de 81,7 kilómetros predominantemente llanos, el triunfo correspondió a Manuel Peñalver (Castillo de Onda), que batió al sprint en un grupo numeroso a Iñigo Rodriguez (Bathco) y a Carlos Garrido (Giménez Ganga). En ese grupo cabecero de unas treinta unidades se colaron Carlos Vargas (22º) y Arturo Hernangómez (23º). Víctor Cano (56º) y Raúl Bustillo (76º) se dejaban 21″, José Javier Sánchez (79º), 36″ y Mario López (102º), 2:04.

DECLARACIONES PRIMERA ETAPA

Mario López: “Ha sido una etapa trampa donde las haya, ya que según el perfil parecía una etapa en la que se iría cómodo, pero se salió a mil y así hasta meta. A diez kilómetros de la llegada arranqué junto con un grupo, pero fue imposible irse, así que me dejé ir para guardar fuerzas de cara a lo que se avecinaba”.

Con las aspiraciones intactas el equipo afrontaba el sábado una etapa más complicada entre Viña Ijalba y Albelda de Iregua, con 99,2 kilómetros y los altos puntuables de Encajonado de Viana, Soto, La Rasa y Tómalos. Los seis estuvieron de nuevo en la batalla, pero sin conseguir que alguno de ellos lograra meterse en el selecto grupo de 17 corredores que persiguio sin éxito al francés Dorian Foulon (Asesores de Navarra), ganador de etapa y nuevo líder. Arribaban en un segundo grupo a 1:23 del galo Arturo Hernangómez (25º) y Víctor Cano (31º). Más lejos, a 7:18 finalizaba Carlos Vargas (51º), y algo más descolgados Mario López (84º, a 10:42), José Javier Sánchez (86º a 13:01) y Raúl Bustillo (91º a 13:39). Al menos, todos conseguían finalizar tras una jornada agotadora.

DECLARACIONES SEGUNDA ETAPA

Víctor Cano: “La etapa de hoy ha sido rápida. En el puerto de segunda se ha ido a fuego, lo hemos subido con plato. La verdad es que he tenido muy buenas sensaciones en él. Y cuando llegamos al de primera me he puesto el primero, formándose a continuación un corte en el que nos hemos metido Arturo y yo. Pero hemos visto que no era nuestro sitio y nos han cogido por detrás. Luego, he sufrido para mantenerme en este segundo grupo, descolgándome pero empalmando en la bajada. Al final, han llegado unos escapados por delante que no hemos podido controlar y he quedado en el sprint el 31”.

Los chicos se las prometían muy felices a falta de la última etapa, con Arturo 23º y Víctor 33º en la clasificación general, y ubicándose provisionalmente en 9º puesto en la de por equipos. Pero la jornada que ponía fin a la carrera pasó factura a las huestes de Jesús González. Los casi 100 kilómetros con salida y llegada en Arrubal, en los que había que ascender los altos de Arrodeo y Sorzano, se hicieron a mil, ya que la victoria final estaba en juego. En el primer puerto sufríamos la baja de Raúl Bustillo, que no pudo aguantar los fuertes dolores de rodilla que arrastra desde hace días.

Y en el segundo la escabechina fue de proporciones dantescas, con una treintena de corredores viéndose sin opciones de acabar la ronda riojana, y en la que desgraciadamente teníamos metidos a Mario López, Víctor Cano y José Javier Sánchez. En meta ganaba Marc Brustenga (RH+ Polartec), llegando un pelotón de unas 60 unidades a cuatro segundos, entre los que se encontraban nuestros únicos supervivientes, Carlos Vargas (23º) y Arturo Hernángómez (43º). En la general final, el amarillo lo retenía Dorian Foulon (Asesores de Navarra), con el segoviano 23º a 1:23 y el de Valdemoro 42º a 7:18. Sabor agridulce, con buenas prestaciones de ambos pero con el debe de no lograr clasificar por equipos.

DECLARACIONES TERCERA ETAPA

Arturo Hernangómez: “Yo pensaba que la etapa sería más llevadera, pero se ha hecho realmente dura. En el segundo alto puntuable me conseguí desmarcar junto a otros tres corredores en busca de la escapada. Pero el ritmo de los del Asesores de Navarra no nos dejó margen. Ya luego fui hasta meta dentro del pelotón sin problemas”.

Jesús González (Director): “El balance ha sido positivo, con un Arturo que está en su mejor punto de forma y que está realizando unas grandes rondas por etapas. Carlos estuvo muy luchador y con la recompensa de acabar la vuelta. Lástima por los demás integrantes del equipo, que además nos privó de hace una buena clasificación por escuadras”.



Fotos: Mónica Olivo, David Hernangómez y Carlos Vargas

Vídeos: David Hernangómez y Carlos Vargas

SALCHI BICICLETAS-UC COSLADA: VÍCTOR LORRIAUX ROZÓ EL TRIUNFO EN PEÑAFIEL EN LA COPA DE ESPAÑA MÁS COMPLETA DEL EQUIPO

Sólo falto la guinda. Los chicos realizaron ayer por tierras vallisoletanas su mejor actuación en lo que llevamos de Copa de España y Víctor Lorriaux acabó en una meritoria octava plaza, pero que bien pudo ser su primer triunfo en el torneo por excelencia para los juveniles. Peñafiel acogió la quinta cita de la Copa, con un recorrido plagado de repechos y ese final selectivo en las rampas del emblemático castillo que corona a esta localidad. Para la ocasión Jesús González alineó, aparte de Lorri, a Víctor Cano, Iñaki Gómez, Carlos Vargas, José Javier Sánchez, Arturo Hernangómez y Mario López.

Por delante, teníamos 113 kilómetros con cinco altos puntuables y cuatro metas volantes en los que se esperaba que el RH+ Polartec-Fundación Contador controlara la carrera para proteger los intereses de su líder, Marc Brustenga. Sin embargo, la jugada no les salió nada bien, y eso que no permitieron ninguna fuga de gente peligrosa. El calor no afectó en exceso y el viento no tuvo incidencia en la primera parte del recorrido. Eso sí, muchas caídas que, por fin, no afectaron en ningún momento a los nuestros.

Ritmo alto inicial e intentos de escapada que no iban a ningún lado. Antes del primer alto puntuable, Villafuerte, era Iñaki el que intentaba la fuga, sin éxito, cuando trataba de alcanzar a un trío de cabeza con Marco Marco, Winder de Moraes y César Robles. Los pasos por este alto y el siguiente, Castrillo de Tejeriego, provocaron una mayor erosión en el pelotón, que perdía unidades cuando se llegaba al ecuador de la prueba y veíamos como José Javier, Mario, Iñaki y Carlos perdían comba, eso sí, poco faltó para mantenerse delante, ya que tras ellos el reguero era considerable.

El azote del viento y la resistencia de los nuestros

El alto más duro del día, la Yesera, supuso más selección, y los muchachos del Disgarsa, Ander del Castaño y Louis Visser, que se consolidaban en una fuga peligrosa llegando a tener una renta cercana al minuto, con los Contador tirando detrás y un Tomeu Gelabert que se lucía en los puertos de montaña. Tras transitar por la cima de Armedilla el panorama cambió, con la entrada del viento y los consabidos abanicos que romperían aún más a un castigado paquete en el que resistían con Lorri tanto Arturo como Víctor.

Sin embargo, sería el viento y no el cansancio quien acabaría obligando a ceder a Víctor Cano antes del paso por la meta volante de Campaspero. Faltaban 30 kilómetros para el final y en el grupo principal apenas había una treintena de unidades pero con Arturo ayudando aún de forma decisiva a su jefe de filas. La fuga de los Disgarsa no llegaría a buen puerto, ni los intentos posteriores, arribándose al pie del castillo de Peñafiel con un reducido paquete de unos cuarenta corredores para jugarse el triunfo en sus rampas. Allí Arturo cedía tras su trabajo de aguador en la parte final mientras que el de Seseña arrancaba los dos mil metros finales en cabeza, lanzando un demoledor ataque, pero quedándose finalmente sin fuelle en la parte resolutoria.

“Se me ha escapado la victoria y la culpa es mía”, reconocía Lorri en el coche del equipo media hora después. El final le venía como anillo al dedo, duro, ratonero y para gente habilidosa. Pero no supo aprovecharlo, finalizando octavo en una prueba que le valdría a Pol Hernández (Bicis Esteve) para llevarse el doble premio de triunfo parcial y nuevo líder de la Copa de España. A pesar de la gran carrera del madrileño, en la general del torneo cede un puesto, siendo ahora mismo 11º en la general a falta de la última prueba a disputarse este próximo viernes 12 de agosto en Moral de Calatrava (Ciudad Real).

Asimismo, el conjunto cosladeño finalizó la carrera vallisoletana en el puesto 15º de la general por equipos, gracias al octavo puesto de Lorri, el 57º de Arturo y el 79º de Víctor Cano, en la que fue la mejor prestación del conjunto dirigido por Jesús González en lo que va de Copa de España 2016.

DECLARACIONES

Víctor Lorriaux: “Tras las últimas pruebas de Copa de España he visto que el pelotón está muy controlado y casi siempre se está decidiendo todo en la llegada. Me he sentido con buenas piernas durante toda la carrera tras correr en Vuelta a Valladolid y en Vuelta a Portugal y venía con buenas sensaciones. He hecho una semana con relax y he venido con buena chispa para hoy. Está claro que esta llegada me venía de perlas, de las que me gustan, ratoneras y duras, pero no he calculado bien la distancia, ya que se me ha hecho algo larga, pero intentaremos en Moral de Calatrava mejorar y entrar en el top cinco de la Copa”.

José Javier Sánchez: “Hoy me he sentido un poco flojo. Llevaba varios días que me encontraba bien pero las sensaciones en carrera no han sido buenas. No siempre se puede dar el máximo y hoy ha sido un día en el que precisamente no ha podido ser. Estamos en fechas que son claves y se juntan muchas cosas y cuando no puede ser, no pueder ser, pero no damos aún la temporada por terminada”.

Jesús González (Director): “Nuestro objetivo en Peñafiel era clasificar entre los diez primeros para sumar puntos y seguir defendiendo el décimo puesto de Lorri. Ha habido un alto nivel, con una distancia larga y de ritmo endiablado y tengo que decir que el equipo me sorprendió gratamente, por el gran esfuerzo realizado por los chicos. Ha sido la primera vez que en una carrera de la Copa de España y después de superar cuatro puertos, disponíamos de tres efectivos en el grupo principal, teniendo por tanto Lorri a dos compañeros en los que poder apoyarse ante cualquier dificultad. El octavo puesto de nuestro jefe de filas tras tener opciones de disputar en la llegada, junto con la buena carrera realizar por Arturo y Víctor que nos ha permitido puntuar por equipos, nos hace regresar de Peñafiel con un buen balance. Felicitar a cada uno de mis corredores, viendo que el trabajo que estamos realizando va generando sus frutos”.

Fotos: Germán Rodríguez y Asunción Arenas

Vídeo: David Hernangómez

SALCHI BICICLETAS-UC COSLADA: VÍCTOR LORRIAUX Y EL EQUIPO SALVARON LOS MUEBLES CON DIGNIDAD EN LA COPA DE ESPAÑA DE SANSE

No se les podía exigir más. La cuarta cita de la Copa de España celebrada apenas con catorce horas de descanso con respecto al final del Campeonato de Madrid se iba a hacer cuesta arriba para las huestes de Jesús González, como así fue. Sanse acogió con el mismo recorrido del día anterior, esto es, doble paso por Paracuellos y Daganzo, a lo mejorcito del pelotón junior nacional y con el catalán Marc Brustenga (Fundación Contador) ostentando el amarillo del líder del torneo. Tras la decepción de Sant Boi, Víctor Lorriaux buscaba mejorar el sexto puesto en la general con la motivación del título autonómico bajo el brazo.

El director del Salchi Bicicletas-UC Coslada alineaba junto con el “Diablo Francés” a José Javier Sánchez, Javier Rodríguez, Víctor Cano, Mario López, Arturo Hernangómez, Carlos Vargas e Iñaki Gómez. Y el balance fue muy similar a lo acontecido el día anterior durante los 80 kilómetros de la prueba sansera. Al final, Lorri iba a tener que lidiar en solitario ante los capos de la carrera y confiar en la suerte, su instinto y su arma letal en forma de punta de velocidad.

El guión de la cuarta puntuable de la Copa de España siguió similares parámetros a lo acaecido el día anterior, con los muchachos de RH+ Polartec-Fundación Contador controlando los vaivenes del pelotón desde el pistoletazo de salida. De salida, se produjo ya la escapada tempranera de Alejandro Martínez (Sanse-La Grupetta) acompañado de nuestro Iñaki Gómez, que buscaba por todos los medios de pasar Paracuellos sin verse cortado. La máxima iba a ser de 15 segundos, con Iñaki cediendo por el calor poco antes de llegar a pie del alto de Paracuellos.

Mientras Jesús le gritaba desde el coche a José Javier Sánchez que no se quedara en la parte trasera del pelotón, el grupo afrontaba a tren el ascenso a Paracuellos del Jarama, con Alejandro Martínez ya neutralizado y sin ataques hasta la mitad del mismo. Tomeu Gelabert (Fundación Contador) coronaba primero de una avanzadilla de diez unidades entre las que viajaba cómodamente el líder Brustenga. Iñaki Gómez sufría en las rampas del puerto, lo mismo que Víctor Cano y Javier Rodríguez.

Misma pelicula, mismos protagonistas

En el falso llano camino de Ajalvir el coche del equipo cosladeño hacía barrida para adelante, tras ver que Iñaki empalmaba con el grupo de Javi y Víctor. Y los augurios se volvían a cumplir antes de iniciarse la subida de Daganzo hacia Cobeña. En un grupo descolgado circulaban Carlos Vargas, Arturo Hernangómez, Mario López y José Javier Sánchez. Una vez más, Lorri tendría que hacer de “Freire” y sobrevivir entre una marea de tiburones. Por delante, una vez transitado por Cobeña, los Contador controlaban sin problemas un grupo numeroso de cuarenta unidades donde nuestro jefe de filas se mantenía sin aparente dificultad.

En el inicio de la segunda vuelta veíamos la escapada de Pere Tarazona (Giménez Ganga), que llegaría a tener 18″ (kilómetro 40), hasta ser neutralizado en un nuevo paso por Paracuellos donde el venezolano Franklin Chacón (OID) sería el primero en coronar y con Lorri manteniéndose con los mejores una vez más. Una fuga de cinco, entre los que se colaba Tomeu Gelabert, lo intentaba yendo hacia Daganzo, para morir en Cobeña cuando apenas quedaban poco más de diez kilómetros para el final. Jesús lograba darle agua a nuestro líder poco antes de que se cerrara el avituallamiento líquido, buscando la opción del sprint tras ver que el grupo principal volvía a estar compacto.

Sin embargo, los ataques no cesaron, formándose un corte de apenas una docena de unidades que sería definitivo. A él se iban a incorporar algunos corredores más, pero sin el de Seseña metido en el ajo, acusando el esfuerzo del día anterior. Finalmente, Mario Carrasco (Valverde Team) volvía a sorprender a los favoritos, reeditando el triunfo logrado el día anterior, para mayor alegría de la escuadra telefónica. Le acompañaban en el cajón los mencionados Chacón (OID) y Tarazona (Giménez Ganga). A pesar de verse superados, los Contador lograban retener el liderato de Brustenga, que arribaba a la meta de San Sebastián de los Reyes en el mismo grupo de Víctor Lorriaux, clasificándose éste 24º.

En la general de la Copa Lorri pasa del 6º al 10º puesto, colocándose a 40 puntos del catalán. Ganar el torneo se antoja empresa muy complicada, pero aún quedan dos carreras, Peñafiel y Moral de Calatrava, y esperemos verle de nuevo peleando con los mejores y que el equipo de el salto de calidad que se hace necesario ya a estas alturas de temporada.

Clasificaciones completas aquí

DECLARACIONES

Jesús González (Director): “Espléndida actuación este fin de semana de nuestro jefe de filas Víctor Lorriaux. Como de costumbre y cuanto más solo se encuentra Lorri, sin la ayuda de ningún compañero, saca su raza y se desenvuelve de maravilla en el grueso del pelotón. Ya lo ha logrado en varias ocasiones en Copa de España y repetido estos días. Cuando depende sólo de él, está muy atento y suele lograr sus mejores resultados. El conseguir el Campeonato de Madrid es una gran satisfacción para él y para el equipo. Con ello logramos una merecida victoria, que nos lleva a seguir luchando lo que queda de temporada.

La carrera que ha realizado hoy en Sanse, demostrando que vuelve a estar con los mejores, ha sido una lástima por la escapada de 20 unidades que se ha producido cerca de meta, y que le ha privado de luchar en el sprint por más puntos en la general. Pero le pasó factura el trabajo realizado ayer en el autonómico y no pudo entrar en ese corte. El equipo no estuvo a la altura y aunque lucharon los primeros tramos de carrera, no consiguieron acompañar a Lorri en ninguno de los dos días. Debemos darnos cuenta, en conjunto, que hay que trabajar para poder acompañar a Lorri e intentar lograr más triunfos”.

Víctor Lorriaux: “Acusé el esfuerzo del sábado, pero sin presión ya que el objetivo del Campeonato de Madrid estaba hecho. Lo importante era terminar entre los primeros de la Copa y así fue. Toda la carrera estuve en cabeza, controlando a los principales rivales. La verdad es que las sensaciones no eran muy buenas tras lo del día anterior que fue muy duro y caluroso. Al final, un grupo de veinte corredores se marchó por delante y el puesto 24 sabe bien, ya que pelear un Campeonato de Madrid y una Copa de España el mismo fin de semana es muy difícil lograr rendir al máximo en las dos. Así pues, satisfecho y a por las próximas Copas de España”.

Iñaki Gómez: “Hoy tenía previsto atacar de salida porque sabía que Paracuellos iba a ser más duro que otras veces y tenía intención de coger una ventaja para llegar delante en el puerto. Como no salió bien me recuperé tras Paracuellos, me junté con Javi y Víctor y tiramos fuerte llegando a tener a la vista al grupo en el que iba Joseja, pero a pesar de luchar ha sido imposible y nos han sacado fuera de carrera pronto. Por otra parte, tras correr Besaya yo no he hecho un descanso activo, y por eso quizá que haya notado estos días algo de cansancio, pero tengo el ritmo de carrera y seguiremos dándolo todo en las siguientes carreras”.

José Javier Sánchez: “Estuve un poquito mejor que ayer, pero ya se va adentrando la temporada, se van acumulando las carreras en las piernas y pienso que es el momento de descansar un poco. No es que me esté autodescartando para Valladolid pero sí que creo que los entrenamientos deben ser más suaves. Dentro de mi nivel creo que estoy cumpliendo, pero me falta algo para coger el punto y poder acabar más adelante. Creo que antes de septiembre lo puedo conseguir”.

Fotos: Alicia San Juan, Asunción Arenas y Germán Rodríguez

SALCHI BICICLETAS: UNA CAÍDA PRIVÓ A VÍCTOR LORRIAUX DE LUCHAR POR EL PODIO EN FUENLABRADA

Fue una pena, porque se sentía fuerte y tenía ganas de liarla ante los chicos del RH+ Polartec-Fundación Contador. Una caída a poco más de diez kilómetros para el final en la que se vio envuelto un ciclista del Sanse-La Grupetta surgida por el típico afilador dejó a Clavijo evacuado en ambulancia y a nuestro Lorri fuera de combate y con la bici averiada en el peor momento. Al menos, el equipo volvió a dar la cara y tanto Víctor Cano como Carlos Vargas finalizaron con los mejores, demostrando que no todo se reduce a lo que pueda hacer el pequeño diablo francés de Seseña.

El día anterior el conjunto cosladeño había logrado el primer podio individual de la temporada gracias al tercer puesto de Vargas en la carrera de casa, el III Gran Premio Salchi. Pero, en Fuenlabrada se iban a enfrentar a una carrera de mayor nivel y tradición, el XXXII GP Peña Ciclista Monje, así como a una participación de muchos kilates, con la Fundación Contador y la Fundación Víctor Sastre con sus mejores exponentes. Por el camino, casi 100 kilómetro duros, con los altos puntuables de La Nueva, El Molino y Frascuelo, acompañados del calor para hacerlos más selectivos.

Jesús González, el director del Salchi, contó con todo el equipo a excepción de Héctor Urbano y Javier Rodríguez, el primero por exámenes y el segundo afectado por la agresión sufrida el día anterior en carrera. Hubo muchos nervios en el pelotón desde la salida, con ataques y más ataques entre los que Mario López estuvo muy activo, llegando incluso a marcharse en solitario, pero sin éxito. Una caída masiva producida cerca de San Martín de la Vega dejó a mucha gente fuera de combate. Iñaki Gómez se veía afectado en una de sus ruedas y perdía irremisiblemente contacto, lo mismo que Sergio González, Jaime de la Fuente y Mario López.

El mal fario de Lorriaux y el gran rendimiento de Vargas y Cano

Ya en la ascensión a La Nueva vivimos uno de los mejores momentos de Víctor Lorriaux, atacando y soltando a los chicos de la Fundación Contador, para puntuar primero en el alto de montaña. Allí se vio que Víctor Cano y Carlos Vargas iban bien, mientras que Arturo Hernangómez se veia cortado del grupo principal a pocos metros de coronarlo. Por su parte, Raúl Bustillo perdía contacto en el descenso de La Nueva debido a un pinchazo. En la segunda subida puntuable, el Molino, se produjo el ataque de dos Contador, entre ellos Marc Brustenga, acompañados de Cristian González (OID-Ciclos Ébora). Pero Lorri estuvo en su sitio, reaccionó desde atrás y defendió muy bien sus opciones. El problema es que los chicos del Sanse-La Grupetta estuvieron constantemente saltando tras el de Seseña, en defensa del maillot de líderes de la Copa de Madrid. Vargas y Cano no dejaban sólo a su lider, mientras que José Javier Sánchez anduvo cerca de secundar a sus compañeros, pero sin éxito.

Finalmente, tras Frascuelo (último hito puntuable) los de Contador acabaron haciendo valer su superioridad numérica, con Tomeu Gelabert y Alejandro Ropero yéndose definitivamente por delante, para lograr en meta ser primero y segundo. Por detrás, llegó la caída mencionada, que dejaba a Lorri en el suelo, con la patilla del cambio rota y un gemelo subido, sin poder seguir pedaleando. Por delante, José Antonio García (RH Polartec-Contador) cerraba el triplete de los azules mientras que Cano (10º) y Vargas (15º) demostraban su progresión llegando en el grupo de los elegidos. Una pena, porque Lorri estaba teniendo buenas sensaciones y gracias a su punta de velocidad no se descartaba que el tercer puesto hubiera sido suyo.

Tras la suspensión de la carrera de Zamora, que debía disputarse el domingo 12 de junio, el Salchi Bicicletas retomará la competición en Segovia dentro de dos semanas.

DECLARACIONES

Jesús González (Director): “En Fuenlabrada había mucho nivel, con los Contador, los Sastre, etc. Estoy contento porque Lorri estuvo muy bien, pero no se puede luchar contra doce corredores de un nivel tan alto como el de los de la Fundación Contador. Además, los Sanse le mantuvieron a raya y cada vez que buscaba el corte saltaban tras él. Que llegáramos a la parte final con Vargas y Cano no está nada mal, sobre todo porque el recorrido era verdaderamente exigente y ambos llegaron con los mejores. Una pena la caída de Lorri, porque era factible que pudiera acabar tercero. Además, el décimo puesto de Cano y el 15º de Vargas, que no son especialistas en el sprint son resultados fenomenales para ambos”.

Víctor Cano: “Me sentí bien de fuerzas durante todo el día. En las subidas aposté siempre por meterme delante del todo, junto con los de la Fundación Contador, para evitar quedarme cortado. Pero, tampoco me atreví a atacar porque no quería que me remataran ni luego irme para atrás. A veinte de meta se sucedieron los ataques en el grupo y luego se produjo a 15 una caída a mi lado, donde vi como Lorri se iba al suelo. Carlos y yo decidimos esperarle, pero como vimos que no venía y tiramos para adelante. Traté de posicionarme bien para el sprint, que también fue muy frenético, con muchos nervios y codazos. Se pusieron los Contador a tirar como locos y yo opté por meterme una vez más entre ellos. Ya en Fuenlabrada, a un kilómetro de meta, apreté los dientes y en el sprint del grupo acabé octavo y décimo en el global. Así que tuve sensaciones buenas y ya esperando la próxima carrera, donde espero continuar en esta línea y podemos hacer algo esta temporada”.

Mario López: “No tenía buen cuerpo cuando me levanté por la mañana. Estaba destemplado y sabía que tocaba un día en el que me iba a tocar sufrir, por lo que aposté por tratar de hacer algo desde el inicio. Fui el primero en arrancar nada más comenzar la carrera, formándose una escapada de cuatro que parecía que llegábamos pero no fue así. Estuvimos constantemente tratando de meternos en cortes y parecía que lo íbamos a lograr. Yo notaba que llevaba buenas piernas, pero después de tantos cortes a los que la Fundación Contador salía a todos opté por intentarlo en solitario. Me dejaron ir y llegué a tener unos 30″, pero en un repecho ellos se pusieron a muerte y me neutralizaron. Luego, llegando a La Yesera hubo una caída y me quedé cortado. Conseguí enlazar a pie de La Nueva, pero sufrí mucho en la subida. Pensé que camino de Chinchón, al igual que el año pasado, se pararía el grupo, pero no fue así. Fue imposible enganchar y ahí se acabó mi carrera. Estoy contento con lo que hicimos, se nos vio, y creo que fui uno de los corredores que fue más combativo del día, de los que más saltó. He tenido una semana difícil por los exámenes y ya he acabado y espero, a partir de ahora, seguir cogiendo forma”.

Fotos: Javier Cano, Yolanda Rodríguez y Asunción Arenas

SALCHI BICICLETAS: VÍCTOR LORRIAUX NO TUVO SU DÍA EN LA COPA DE ESPAÑA DE SANT BOI

La enfermedad que sufrió durante los días previos mermó al de Seseña, que no pudo hacer frente al RH Polartec, con Clavijo ganando la prueba

Descenso del alto de Ullastrell. En el asiento del copiloto del equipo Salchi Bicicletas el responsable de prensa de los cosladeños recibe de golpe unas gafas y un bidón. Lanzados sin mediar palabra por Víctor Lorriaux. Mirada perdida y pensativa, al hispano-francés le pesa todo. No ha tenido piernas ni fuerzas para aguantar el acelerón decisivo que han impuesto los chicos del RH Polartec-Fundación Contador en el último alto puntuable de la tercera prueba de la Copa de España con final en Sant-Boi (Barcelona). Ni siquiera las palabras de su director ni los allez allez de su padre cambian ni un ápice su rostro.

Había confianza en el equipo de que en Barcelona podía ya no sólo mantener el segundo puesto en general de la Copa, sino soñar con asaltar el liderato de Alejandro Ropero (RH Polartec). La duda estaba en el físico, ya que días antes sufría problemas estomacales que le impedían entrenar con normalidad, pero el pequeño diablo francés confiaba en sus fuerzas y en la diosa fortuna que, hasta ahora, le han acompañado en las dos anteriores citas del torneo. Junto a él acudían para respaldarle Carlos Vargas (su sombra), José Javier Sánchez, Iñaki Gómez y Víctor Cano. También había dudas en el rendimiento de sus compañeros. Las fechas en las que se disputa la carrera son de exámenes para todos, y el viaje, aparte de largo, suponía todo ello un gran esfuerzo, pero la moral por ayudar a su jefe de filas podía suplir estos inconvenientes.

Los 114 kilómetros que separaban Navás, al pie de los Pirineos, y Sant Boi, conformaban una XXXV Cursa Ciclista del Llobregat, perfectos para una carrera de gran enjundia. El buen tiempo y el aire acompañarían a los más de un centenar de inscritos en este tercer asalto de la Copa de España. La salida, con tramo de descenso inicial no planteó dificultades para los madrileños, que se mantenían en el paquete sin problema, a pesar de los típicos intentos de escapada aislados y sofocados por la Fundación Contador, que controlaba con mano de hierro la cabeza del pelotón.

El director Jesús González sólo tuvo que dar un toque a José Javier, Iñaki y Víctor para que no rodaran tan atrás en el paquete y había cierta calma, ya que sin los rusos del Lokosphinx la carrera no era un caos desde el pistoletazo de salida. Sin embargo, en el kilómetro 52, cuando arrancaba la primera ascensión puntuable, Vacarisses, comenzaron los problemas. A pesar de que los del RH Polartec no habían variado su guión, los nuestros empezaron a sufrir en las rampas.

José Javier Sánchez se descolgaba, haciéndolo a continuación Carlos Vargas e Iñaki Gómez. Además, a poco de coronarse el puerto cedía Víctor Cano, quedando sólo ya en el grupo principal Lorri. El descenso del madrileño de Aluche para tratar de empalmar con el grupo cabecero fue escalofriante. Llegó a estar a menos de cien metros de empalmar, casi metido entre los coches. Pero el inicio del puerto del Ullastrell impidió que Víctor lograra su objetivo.

Ya en las rampas desiguales de esta tradicional ascensión de la orografía barcelonesa sucedió lo que no queríamos. Los chicos del RH Polartec apretaban el acelerador, se formaba un grupo de una veintena con los más fuertes y Lorriaux se descolgaba sin remisión. Vacío, sufría en las rampas más complicadas y no lograba coger una grupeta que iba inmediatamente después del pelotón de los elegidos. En el descenso lo daba todo pero era imposible ya. Como los grandes campeones, que los son en las victorias y en las derrotas, “Lorri” acababa la carrera con dignidad, 76º a 9:48 de un Claudio Clavijo (RH Polartec) que se imponía en la meta de Sant Boi tras atacar en los últimos kilómetros y resistir la persecución del pelotón.

Ahora es Marc Brustenga (PH Polartec) quien se hace con el liderato, con Clavijo segundo y Ropero, tercero, completando el festival de los azules. Víctor Lorriaux se sitúa en la general provisional sexto, pero aún quedan tres puntuables y las opciones del jefe de filas de Salchi Bicicletas todavía siguen intactas. El próximo 17 de julio en San Sebastián de los Reyes (Madrid) tendrá la primera oportunidad para desquitarse.

DECLARACIONES

Jesús González (Director): “Después del gran esfuerzo realizado por los chicos, en plena época de exámenes para poder disputar la tercera puntuable de la Copa de España, nos volvemos con mal sabor de boca por no haber podido defender el segundo puesto de Lorri, que además ha estado tocado los días previos por una gastroenteritis. Ya en el primer puerto, en cuanto se tensó la cuerda, quedó Víctor sin ningún escolta que le pudiese acompañar. Aún sabiendo defenderse bien en solitario, en las primera estribaciones del segundo puerto, perdió contacto con el grupo de cabeza y enseguida nos dimos cuenta de que seguía tocado”.

Sólo me cabe felicitar a todos los chicos por el tremendo esfuerzo realizado y en especial a nuestro jefe de filas por terminar la carrera en las condiciones en las que se encontraba, con el pundonor que sólo tienen los grandes campeones. Seguiremos luchando por posicionar a Lorri lo más adelante posible en la general de la Copa de España”.

Víctor Lorriaux: “Sabía que iba a ser un día duro ya que llevaba toda la semana con gastroenteritis. He luchado todo lo posible, logrando pasar el primer puerto, pero en el segundo, en las primeras rampas, he cedido unos metros y ya me ha sido imposible. Allí el ritmo de carrera ha sido muy rápido y ya no me quedaba más remedio que darlo todo para llegar a meta. Tenía dudas para Sant Boi. Me he encontrado bajo de forma cuando estos días salí con la bici, no tenía fuerzas y el cuerpo ha respondido mejor incluso de lo que esperaba. Todavía no está todo perdido, quedan tres pruebas y vamos a luchar hasta el final por la Copa”.

Víctor Cano: “Al principio se iba muy bien en el pelotón a pesar de que se han producido demasiadas caídas. El ritmo se ha ralentizado, ya que hoy no han venido los rusos y todo lo han controlado los de la Fundación Contador. En el primer puerto sólo yo he logrado aguantar inicialmente con Lorri, pero he acabado cediendo. En la bajada me he tirado a tope para tratar de ayudarle pero no he podido empalmar al final. En el puerto me he encontrado bien, pero me he venido abajo cuando he perdido contacto y tras ver que a pesar de jugármela en el descenso no he logrado ayudar a Lorri. Al menos me he encontrado físicamente mejor que en las anteriores carreras”.