Archivo del sitio

SALCHI-UC COSLADA: AITOR RODRÍGUEZ, EL MEJOR DEL EQUIPO EN EL CIERRE DE UNA COPA DE ESPAÑA GAFADA PARA NOSOTROS

Las caídas, las averías y el viento condenaron las aspiraciones de nuestros chicos en Peñafiel, que pelearon una vez más al máximo

Finalizó ayer en la histórica localidad vallisoletana de Peñafiel una nueva Copa de España junior que, a decir verdad, nunca nos quiso abrazar. Terminó como no podía ser de otra manera en este ejercicio 2017: Caídas, averías, contratiempos y mala suerte, que no impidieron que nuestros corredores dieran el máximo mientras estuvieran encima de la bici. Ya en la parte final de la temporada, los ocho convocados por Jesús González y Nacho Vecino volvían a la competición tras un paréntesis de descanso desde la Vuelta a Valladolid.

Alineamos a Francisco Javier Agea, Alejandro Brendler, Mario Sampedro, Raúl Bustillo, Sergio Otero, Javier Fernández, Víctor Ramírez y Aitor Rodríguez, para afrontar una carrera de 123 kilómetros con los altos de montaña de Corredera del Palacio, Castrillo Tejeriego, La Yesera y Convento de Armedilla para poner sal y pimienta a una Copa de España esquiva para los cosladeños. Pero lo que no hicieron los puertos si lo provocaron el fuerte viento y las consabidas caídas. Y a nuestro equipo le volvió a tocar la “china” una vez más.

Ya en la neutralizada se iba al suelo Bustillo y se hacía daño en un mano, pero podía reemprender la marcha. Y en el kilómetro 6 primera montonera, con Mario Sampedro y Víctor Ramírez implicados. El “ruso” se golpeaba la clavícula y debía cambiar de bici, subiéndose a la de repuesto, mientras que el pradeño tenía que cambiar de rueda y se lesionaba en un tobillo. Pero es que, además, mientras se le regulaba a Víctor el sillín, ya que no estaba a la altura correpondiente, ¡sufría un pinchazo en esa bici de repuesto! Más infortunio, imposible.

Una vez que Mario se subió de nuevo a la bici, ya vio que no tenía buenas sensaciones y acabó en el coche del equipo. Por su parte, Víctor reanudó la marcha, logró pasar el primer puerto, pero acabó dejando la carrera hacia el kilómetro 43 con fuertes dolores en la clavícula. Encima, Busti bajaba al coche del médico, no le hacían ni caso y acudía a nuestro vehículo para que le atendieran nuestros directores. Pero no todo finalizó ahí. En un repecho posterior al paso por el primer alto puntuable un corredor tiró al suelo a Otero, provocándose un corte en el que se veían metidos los tocados Busti y Víctor. Tanto el de Majadahonda como el alcalaíno (con dolores en el pie derecho) no iban a poder acabar la carrera, viéndose fuera hacia el kilómetro 80.

Por delante circulaba una fuga formada por 9 corredores desde antes de la primera meta volante en Pesquera de Duero (km 47), con otro de 8 persiguiendo que acabarían cogiendo y de la que algunos llegarían a jugarse la victoria final en el Castillo de Peñafiel. El siguiente de los nuestros en ceder fue Javier Fernández, que se cortó con media docena de unidades antes de arribar al segundo puerto. En el pelotón tiraba a muerte la Fundación Víctor Sastre, que no había logrado meter delante a Adrián González. El viento y el ritmo rompieron el pelotón en mil pedazos, y en un momento en el que Fran bajaba a pedir agua al coche se produjo ese segundo corte de ocho mencionado antes que acabaría por unirse a los nueve de cabeza antes de afrontar los dos últimos altos de montaña.

Un Aitor Rodríguez en alza ya mira al Campeonato de Castilla-La Mancha

Tampoco Alejandro Brendler pudo evitar cortarse en los kilómetros siguientes por los abanicos y manteníamos ya sólo en el pelotón principal a Agea y a Aitor. Por la meta volante de Campaspero, a menos de 15 para el final el viento volvió a hacer de las suyas, con Fran agotado y cortado definitivamente del pelotón y sólo Aitor ya aguantando delante y demostrando que se encuentra en el mejor estado de forma de toda la temporada. En el duro kilómetro final del castillo veíamos ganar a Raúl Rota (Turismo Villanúa) y a Miquel López (Ginestar) proclamarse campeón de la Copa de España.

Aitor entraba en un excelente 19º lugar a 1:55 del vencedor, mientras que Fran Agea era 33º a 5:17. Buen trabajo de Alejandro Brendler, que conseguía finalizar el 53º, a 8:58, y Javier Fernández hacía lo propio, pero fuera de control. Por equipos se conseguía un meritorio 10º puesto, y más en una carrera donde hubo un centenar de abandonos y los chicos se espolearon a pesar de navegar siempre a contracorriente. Nada que objetar al gran esfuerzo realizado en la clausura de una Copa de España que nos dio siempre la espalda.

DECLARACIONES

Aitor Rodríguez: “Ha sido una carrera muy larga y peligrosa por el aire y los abanicos. He aguantado muy bien en todos los puertos y en los páramos, sufriendo mucho porque metían cuneta. Los últimos 25 kilómetros han sido durísimos porque pegaba el aire de costado y la Fundación Sastre ha querido romper el pequeño pelotón en el que iba. Me he aliado con ellos para guardar mientras pasaba en el relevo y no ir encunetado hasta llegar la castillo. Al final un 19º puesto que sabe muy bien y me da mucha confianza para afrontar este domingo el Campeonato de Castilla-La Mancha”.

Francisco Javier Agea: “Lo he pasado mal durante toda la carrera por no ir bien colocado en el pelotón. Hasta que a 15 kilómetros de meta la carrera ya iba muy rota y me encontraba muy cansado y sin fuerzas por el aire, quedándome cortado. Esto es algo que tengo que mejorar para próximas carreras”.

Jesús González (Director): “Tenemos la ´negra´ en Copa de España; sólo en el Trofeo Cabedo estuvimos con la suerte algo más de cara. Estoy contento con el trabajo de los chicos. Muy bien Aitor, que me sorprendió la carrera que hizo. A Fran le faltó fondo para poder llegar delante. Lógico al acudir a Portugal y apenas correr y luego entrenar con la mano aún renqueante tras la caída sufrida allí. Buen trabajo de Alex, ya que gracias a ello pudimos puntuar por equipos. Lo mismo que Javi Fernández, que a pesar de no ser clasificado por llegar fuera de control, peleó por acabar la carrera. Y al resto del equipo felicitarles también por su entrega cuando la suerte les ha dado la espalda en todo momento”.

Nacho Vecino (Director): “En general, el equipo no ha tenido nada de suerte en la Copa de España, ya que nos han afectado mucho las caídas. Hoy hemos luchado a tope, bien y nos ha faltado un poco de fortuna, ya que terminaron cuatro y pienso que tenemos nivel para que terminen todos. De todas formas, es una buena experiencia que los chicos corran estas carreras con ritmos muy altos y con aire. Así aprenden a moverse dentro del paquete de cara a futuras carreras”.

Fotos Luiz Brendler, Belén Esteban y Nacho Vecino

Anuncios

SALCHI-UC COSLADA: SERGIO OTERO MOSTRÓ SU MEJOR VERSIÓN EN LA VUELTA A VALLADOLID

Luces y sombras para el equipo en la ronda castellana, con mucha pelea, pero sin suerte y por debajo de lo esperado en la crono

La Vuelta a Valladolid mostró una radiografía fiel de lo que está siendo el Salchi-UC Coslada durante este 2017. No hubo triunfos parciales ni victorias de etapa ni subimos a lo más alto en las clasificaciones secundarias. Pero hubo lucha, el equipo se entregó al máximo y la mala suerte volvió a perjudicarnos en momentos clave. Hay que sacar lo positivo, y lo que más este fin de semana fue ver la mejor versión en todo lo que va de año de Sergio Otero, que a punto estuvo de darnos una alegría en la primera etapa y acabó siendo el mejor y el más regular de los nuestros en Valladolid.

A esta Vuelta acudía Nacho Vecino como director principal, con Jesús González de segundo, alineando a Fran Agea, Sergio Otero, Mario Sampedro, Raúl Bustillo, Aitor Rodríguez y Sergio González. La primera etapa de 96 kilómetros, con salida y llegada en la capital castellana trajo fortuna dispar para nuestros chicos. Dos caídas, sobre todo la masiva de la segunda, en la que se vieron inmersos una treintena de ciclistas hacia el kilómetro 18 vio como se paraba la carrera por falta de ambulancias. Agea y Bustillo entre los afectados, con rasponazos, nos daban el primer revés.

La cosa fue a peor cuando nada más reanudarse la carrera la Fundación Víctor Sastre, aprovechando el viento, encunetó al pelotón y éste empezó a cortarse. Fran, al que se le había aflojado el sillín en la caída, tenía que bajar de nuevo al coche para que se lo apretaran, y con él acudía Sergio González. Ese fue el momento del zafarrancho, lo que le obligó a darse un calentón, reventando a Sergio (éste debió esperarle más adelante) y viendo cómo se le escapaba la general de la vuelta a las primeras de cambio… Ni siquiera Raúl Bustillo, que venía con los Disgarsa perseguiendo, pudo lograr el objetivo de reincorporar al de Navaluenga. Además Sergio, totalmente fundido, acabó siendo apartado de carrera.

La buena noticia era que delante teníamos a tres y que Sergio Otero iba a rozar la victoria de etapa. El alcalaíno estaba teniendo buenas piernas y no dudó en jugársela arrancando el sprint, aunque termnaría siendo superado por cuatro corredores, con Marc Brustenga (Polartec) como ganador. Brillante quinto puesto, que confirma su lenta pero progresiva mejoría en este 2017. Dentro del grupo cabecero llegaban también Mario Sampedro (25º) y Aitor Rodríguez (35º). Bustillo (86º) cedía 10:43 y Agea (96º), 10:47.

Segundo día aciago con una mala crono

Al día siguiente esperaba doble sector, con una crono matutina de 8,6 kilómetros con salida en Mojados y llegada en el duro y empedrado alto del Portillo. En ella los chicos no tuvieron su día, realizaron tiempos discretos, unos explotando en la subida, otros entrando en ella atrancados. La victoria correspondió a Joan Marc Bennassar (Polartec), siendo el mejor de los nuestros Fran Agea, 28º a 1:15. Otero, que había renunciado a la cabra quince minutos antes por salir con la de carretera añadiendo acoples, era 32º a 1:19. Mario Sampedro era 57º, a 1:51; Aitor Rodríguez 70º, a 2:08; y Raúl Bustillo, aún convaleciente de las heridas del día anterior, 81º a 2:41.

Sin solución de continuidad tocaba correr el segundo sector por la tarde sobre 65 kilómetros, con salida en Aldeamayor de San Martín y llegada en Arroyo de la Encomienda. Con la mala suerte de que tres de nuestros corredores que consumieron sandía en la sobremesa: Agea, Otero y Aitor, sufrieron retortijones en la tripa durante toda la carrera, mermando las opciones del equipo. Un corte de ocho corredores a poco más de 10 kilómetros de meta acabó llegando a buen puerto, levantando los brazos Miquel López (Tinlohi). Nuestros cinco chicos llegaron dentro del paquete a 15″, siendo el primero de los chicos Otero, en 43ª posición. Aitor terminaba 45º, Bustillo 51º, Agea 52º y Mario 68º.

La última etapa era la reina, con cuatro puertos y 94,6 kilómetros con salida y llegada en Valladolid. El objetivo que plantearon los cosladeños era ganar la montaña con Fran y buscar meter en el corte definitivo a Mario y a Sergio. Todo comenzó bien, con el abulense logrando coronar primero el alto de Renedo en el kilómetro 8 y Bustillo tratando de meterse en las fugas al igual que en los dos días anteriores (chapeau para él). Pero camino del segundo alto, el de la Parrilla (km 29) la cosa se empezó a torcer. Antes de llegar a sus estribaciones Mario optó por retirarse, con malas sensaciones. Además, en plena ascensión se cortaban Aitor y luego Bustillo.

El de Mocejón iba fundido y acabó bajándose en el siguiente puerto cuando iba quedado y rodando en solitario. Por delante circulaba metido en el grupo principal Otero, mientras que Fran renunciaba a luchar por la montaña y se metía en un corte antes del tercer alto puntuable en el que se colaron varios corredores del MMR, de la Fundación Sastre y del Polartec. En el último hito montañoso, el mentado Portillo, el pelotón se rompía, cediendo Otero, mientras que los más fuertes neutralizaban la fuga del grupo de Fran a diez de meta con los Polartec y los Bathco llevando la labor de caza.

No hubo más. Fran intentó sorprender al pelotón en el último kilómetro, pero fue rápidamente neutralizado. Ganaba Guillermo García (Bathco), entrando el abulense 24º con el mismo tiempo. Otero arribaba en el segundo grupo en 48ª posición a 2:52, mientras que Bustillo finalizaba en el tercero a 7:35 en el puesto 80º. La general final era un copo para el Polartec, con Bennassar en los más alto acompañado por Sergio García y Carlos García. Sergio Otero era el mejor de nuestros chicos en 35ª posición a 4:11; Fran Agea 67º, a 12:02; y Raúl Bustillo 76ª a 20:59. En la general por equipos el Salchi-UC Coslada era 14º.

Por otra parte, desde este viernes hasta el domingo Fran Agea competirá cedido con el Arte en Tránsfer en la Vuelta a Portugal junior.

DECLARACIONES

  • Sergio Otero: “El primer día se fue muy rápido, las subidas no eran muy duras y con el aire de culo se produjeron muchos cortes. Estuve siempre delante todo lo que pude, sintiéndome bien. Llegué bien al sprint bien, con fuerza y cuando vi el arco de meta arranqué, pero me pasaron varios entre ellos Brustenga que ganó. En la crono, iba a salir con la cabra, pero estuve indeciso y 15 minutos antes opté por la bici de carretera con acoples por el tema de la subida y así no jugármela. Me fue como esperaba, ni bien ni mal.

    Por la tarde ya en los últimos kilómetros, en un paso por varias rotondas traté de atajar junto con un Sastre pero fuimos por la izquierda y acabamos más cerca de atrás que de delante, así que tocó remontar lo que pude. Y ya el último día la etapa fue durísima. Estuve toda la carrera delante pero había cuatro puertos. Perdidas las metas volantes traté de hacer puesto y ayudar a Fran en la montaña. Me corté en el alto del Portillo y llegué a meta en el segundo pelotón a menos de tres minutos”.

  • Raúl Bustillo: “La suerte no me acompañó en esta vuelta. El primer día me encontré bien. Hizo mucho aire pero fui bien colocado, hasta que me pilló una caída masiva. Todo se paró y cuando se reanudó me encontré muy mal y perdí mucho tiempo. En la crono sólo pensaba en probarme para ver cómo estaba de la caída y por la tarde me encontré mucho mejor, acabando en el paquete. El domingo estuve muy activo los primeros kilómetros, pero pagué el esfuerzo en el primer puerto, quedándome cortado en un grupo trasero grande. Fuimos persiguiendo pero no pudimos cazar. Me quedo con las buenas sensaciones y viendo que todavía tengo más que dar en lo que resta de temporada”.

  • Aitor Rodríguez: “Esta Vuelta a Valladolid era un objetivo en mi calendario. El primer día entré en el grupo del ganador y al día siguiente perdí 2 minutos en la crono. Ya por la tarde entré de nuevo en el pelotón principal sin perder tiempo. El domingo cometí un fallo de comer algo que me sentó mal, empezándome a doler la tripa entre el kilómetro 30 y el 40, pudiendo aguantar sólo hasta el último puerto. En general, tuve muy buenas piernas en estos tres días. Pensando ya en el Campeonato de Castilla-La Mancha”.

  • Nacho Vecino (Director): “En la 1ª etapa el equipo trabajó bien y eso que hubo muchos nervios. En la crono ninguno estuvo a la altura y explotaron en la subida al último kilómetro. Esperaba más de Mario, Fran y Otero. Por la tarde no tuvimos nada destacado porque los chicos estuvieron desanimados por la crono de la mañana. El balance final de esta Vuelta para mí es que se ha trabajado bien, pero ha faltado cumplir en aspectos esenciales como no despistarse en momentos precisos en los cuales se lanza la carrera, así como el terminar sufriendo el último día para lograr acabar todos la ronda y realizando una buena clasificación por equipos. Esperemos que saquen el lado positivo los chicos y sigan mejorando para las próximas vueltas”.

  • Jesús González (Director): “Estoy decepcionado por la caída de la primera etapa, que nos perjudicó mucho con Fran quedando fuera de la lucha por la general, y muy sorprendido por el rendimiento de Otero. Terminamos la mitad del equipo y nos falló no haber ganado la montaña o haber llegado con Otero delante en la última etapa. También destacar el trabajo de Busti, buscando la fuga todos los días. Aitor y Mario lo dieron todo y Sergio fue generoso pero debió esperar más adelante a Fran cuando éste bajó a arreglar su sillín”.

Álbum de fotos aquí

Fotos: Nacho Vecino, Yolanda Rodríguez, Brenda Rodríguez, José Luis Bustillo, Manuel Otero y Jesús González