Archivo del sitio

SALCHI-UC COSLADA: AITOR RODRÍGUEZ, EL MEJOR DEL EQUIPO EN EL CIERRE DE UNA COPA DE ESPAÑA GAFADA PARA NOSOTROS

Las caídas, las averías y el viento condenaron las aspiraciones de nuestros chicos en Peñafiel, que pelearon una vez más al máximo

Finalizó ayer en la histórica localidad vallisoletana de Peñafiel una nueva Copa de España junior que, a decir verdad, nunca nos quiso abrazar. Terminó como no podía ser de otra manera en este ejercicio 2017: Caídas, averías, contratiempos y mala suerte, que no impidieron que nuestros corredores dieran el máximo mientras estuvieran encima de la bici. Ya en la parte final de la temporada, los ocho convocados por Jesús González y Nacho Vecino volvían a la competición tras un paréntesis de descanso desde la Vuelta a Valladolid.

Alineamos a Francisco Javier Agea, Alejandro Brendler, Mario Sampedro, Raúl Bustillo, Sergio Otero, Javier Fernández, Víctor Ramírez y Aitor Rodríguez, para afrontar una carrera de 123 kilómetros con los altos de montaña de Corredera del Palacio, Castrillo Tejeriego, La Yesera y Convento de Armedilla para poner sal y pimienta a una Copa de España esquiva para los cosladeños. Pero lo que no hicieron los puertos si lo provocaron el fuerte viento y las consabidas caídas. Y a nuestro equipo le volvió a tocar la “china” una vez más.

Ya en la neutralizada se iba al suelo Bustillo y se hacía daño en un mano, pero podía reemprender la marcha. Y en el kilómetro 6 primera montonera, con Mario Sampedro y Víctor Ramírez implicados. El “ruso” se golpeaba la clavícula y debía cambiar de bici, subiéndose a la de repuesto, mientras que el pradeño tenía que cambiar de rueda y se lesionaba en un tobillo. Pero es que, además, mientras se le regulaba a Víctor el sillín, ya que no estaba a la altura correpondiente, ¡sufría un pinchazo en esa bici de repuesto! Más infortunio, imposible.

Una vez que Mario se subió de nuevo a la bici, ya vio que no tenía buenas sensaciones y acabó en el coche del equipo. Por su parte, Víctor reanudó la marcha, logró pasar el primer puerto, pero acabó dejando la carrera hacia el kilómetro 43 con fuertes dolores en la clavícula. Encima, Busti bajaba al coche del médico, no le hacían ni caso y acudía a nuestro vehículo para que le atendieran nuestros directores. Pero no todo finalizó ahí. En un repecho posterior al paso por el primer alto puntuable un corredor tiró al suelo a Otero, provocándose un corte en el que se veían metidos los tocados Busti y Víctor. Tanto el de Majadahonda como el alcalaíno (con dolores en el pie derecho) no iban a poder acabar la carrera, viéndose fuera hacia el kilómetro 80.

Por delante circulaba una fuga formada por 9 corredores desde antes de la primera meta volante en Pesquera de Duero (km 47), con otro de 8 persiguiendo que acabarían cogiendo y de la que algunos llegarían a jugarse la victoria final en el Castillo de Peñafiel. El siguiente de los nuestros en ceder fue Javier Fernández, que se cortó con media docena de unidades antes de arribar al segundo puerto. En el pelotón tiraba a muerte la Fundación Víctor Sastre, que no había logrado meter delante a Adrián González. El viento y el ritmo rompieron el pelotón en mil pedazos, y en un momento en el que Fran bajaba a pedir agua al coche se produjo ese segundo corte de ocho mencionado antes que acabaría por unirse a los nueve de cabeza antes de afrontar los dos últimos altos de montaña.

Un Aitor Rodríguez en alza ya mira al Campeonato de Castilla-La Mancha

Tampoco Alejandro Brendler pudo evitar cortarse en los kilómetros siguientes por los abanicos y manteníamos ya sólo en el pelotón principal a Agea y a Aitor. Por la meta volante de Campaspero, a menos de 15 para el final el viento volvió a hacer de las suyas, con Fran agotado y cortado definitivamente del pelotón y sólo Aitor ya aguantando delante y demostrando que se encuentra en el mejor estado de forma de toda la temporada. En el duro kilómetro final del castillo veíamos ganar a Raúl Rota (Turismo Villanúa) y a Miquel López (Ginestar) proclamarse campeón de la Copa de España.

Aitor entraba en un excelente 19º lugar a 1:55 del vencedor, mientras que Fran Agea era 33º a 5:17. Buen trabajo de Alejandro Brendler, que conseguía finalizar el 53º, a 8:58, y Javier Fernández hacía lo propio, pero fuera de control. Por equipos se conseguía un meritorio 10º puesto, y más en una carrera donde hubo un centenar de abandonos y los chicos se espolearon a pesar de navegar siempre a contracorriente. Nada que objetar al gran esfuerzo realizado en la clausura de una Copa de España que nos dio siempre la espalda.

DECLARACIONES

Aitor Rodríguez: “Ha sido una carrera muy larga y peligrosa por el aire y los abanicos. He aguantado muy bien en todos los puertos y en los páramos, sufriendo mucho porque metían cuneta. Los últimos 25 kilómetros han sido durísimos porque pegaba el aire de costado y la Fundación Sastre ha querido romper el pequeño pelotón en el que iba. Me he aliado con ellos para guardar mientras pasaba en el relevo y no ir encunetado hasta llegar la castillo. Al final un 19º puesto que sabe muy bien y me da mucha confianza para afrontar este domingo el Campeonato de Castilla-La Mancha”.

Francisco Javier Agea: “Lo he pasado mal durante toda la carrera por no ir bien colocado en el pelotón. Hasta que a 15 kilómetros de meta la carrera ya iba muy rota y me encontraba muy cansado y sin fuerzas por el aire, quedándome cortado. Esto es algo que tengo que mejorar para próximas carreras”.

Jesús González (Director): “Tenemos la ´negra´ en Copa de España; sólo en el Trofeo Cabedo estuvimos con la suerte algo más de cara. Estoy contento con el trabajo de los chicos. Muy bien Aitor, que me sorprendió la carrera que hizo. A Fran le faltó fondo para poder llegar delante. Lógico al acudir a Portugal y apenas correr y luego entrenar con la mano aún renqueante tras la caída sufrida allí. Buen trabajo de Alex, ya que gracias a ello pudimos puntuar por equipos. Lo mismo que Javi Fernández, que a pesar de no ser clasificado por llegar fuera de control, peleó por acabar la carrera. Y al resto del equipo felicitarles también por su entrega cuando la suerte les ha dado la espalda en todo momento”.

Nacho Vecino (Director): “En general, el equipo no ha tenido nada de suerte en la Copa de España, ya que nos han afectado mucho las caídas. Hoy hemos luchado a tope, bien y nos ha faltado un poco de fortuna, ya que terminaron cuatro y pienso que tenemos nivel para que terminen todos. De todas formas, es una buena experiencia que los chicos corran estas carreras con ritmos muy altos y con aire. Así aprenden a moverse dentro del paquete de cara a futuras carreras”.

Fotos Luiz Brendler, Belén Esteban y Nacho Vecino

Anuncios

SALCHI BICICLETAS-UC COSLADA: VÍCTOR LORRIAUX ROZÓ EL TRIUNFO EN PEÑAFIEL EN LA COPA DE ESPAÑA MÁS COMPLETA DEL EQUIPO

Sólo falto la guinda. Los chicos realizaron ayer por tierras vallisoletanas su mejor actuación en lo que llevamos de Copa de España y Víctor Lorriaux acabó en una meritoria octava plaza, pero que bien pudo ser su primer triunfo en el torneo por excelencia para los juveniles. Peñafiel acogió la quinta cita de la Copa, con un recorrido plagado de repechos y ese final selectivo en las rampas del emblemático castillo que corona a esta localidad. Para la ocasión Jesús González alineó, aparte de Lorri, a Víctor Cano, Iñaki Gómez, Carlos Vargas, José Javier Sánchez, Arturo Hernangómez y Mario López.

Por delante, teníamos 113 kilómetros con cinco altos puntuables y cuatro metas volantes en los que se esperaba que el RH+ Polartec-Fundación Contador controlara la carrera para proteger los intereses de su líder, Marc Brustenga. Sin embargo, la jugada no les salió nada bien, y eso que no permitieron ninguna fuga de gente peligrosa. El calor no afectó en exceso y el viento no tuvo incidencia en la primera parte del recorrido. Eso sí, muchas caídas que, por fin, no afectaron en ningún momento a los nuestros.

Ritmo alto inicial e intentos de escapada que no iban a ningún lado. Antes del primer alto puntuable, Villafuerte, era Iñaki el que intentaba la fuga, sin éxito, cuando trataba de alcanzar a un trío de cabeza con Marco Marco, Winder de Moraes y César Robles. Los pasos por este alto y el siguiente, Castrillo de Tejeriego, provocaron una mayor erosión en el pelotón, que perdía unidades cuando se llegaba al ecuador de la prueba y veíamos como José Javier, Mario, Iñaki y Carlos perdían comba, eso sí, poco faltó para mantenerse delante, ya que tras ellos el reguero era considerable.

El azote del viento y la resistencia de los nuestros

El alto más duro del día, la Yesera, supuso más selección, y los muchachos del Disgarsa, Ander del Castaño y Louis Visser, que se consolidaban en una fuga peligrosa llegando a tener una renta cercana al minuto, con los Contador tirando detrás y un Tomeu Gelabert que se lucía en los puertos de montaña. Tras transitar por la cima de Armedilla el panorama cambió, con la entrada del viento y los consabidos abanicos que romperían aún más a un castigado paquete en el que resistían con Lorri tanto Arturo como Víctor.

Sin embargo, sería el viento y no el cansancio quien acabaría obligando a ceder a Víctor Cano antes del paso por la meta volante de Campaspero. Faltaban 30 kilómetros para el final y en el grupo principal apenas había una treintena de unidades pero con Arturo ayudando aún de forma decisiva a su jefe de filas. La fuga de los Disgarsa no llegaría a buen puerto, ni los intentos posteriores, arribándose al pie del castillo de Peñafiel con un reducido paquete de unos cuarenta corredores para jugarse el triunfo en sus rampas. Allí Arturo cedía tras su trabajo de aguador en la parte final mientras que el de Seseña arrancaba los dos mil metros finales en cabeza, lanzando un demoledor ataque, pero quedándose finalmente sin fuelle en la parte resolutoria.

“Se me ha escapado la victoria y la culpa es mía”, reconocía Lorri en el coche del equipo media hora después. El final le venía como anillo al dedo, duro, ratonero y para gente habilidosa. Pero no supo aprovecharlo, finalizando octavo en una prueba que le valdría a Pol Hernández (Bicis Esteve) para llevarse el doble premio de triunfo parcial y nuevo líder de la Copa de España. A pesar de la gran carrera del madrileño, en la general del torneo cede un puesto, siendo ahora mismo 11º en la general a falta de la última prueba a disputarse este próximo viernes 12 de agosto en Moral de Calatrava (Ciudad Real).

Asimismo, el conjunto cosladeño finalizó la carrera vallisoletana en el puesto 15º de la general por equipos, gracias al octavo puesto de Lorri, el 57º de Arturo y el 79º de Víctor Cano, en la que fue la mejor prestación del conjunto dirigido por Jesús González en lo que va de Copa de España 2016.

DECLARACIONES

Víctor Lorriaux: “Tras las últimas pruebas de Copa de España he visto que el pelotón está muy controlado y casi siempre se está decidiendo todo en la llegada. Me he sentido con buenas piernas durante toda la carrera tras correr en Vuelta a Valladolid y en Vuelta a Portugal y venía con buenas sensaciones. He hecho una semana con relax y he venido con buena chispa para hoy. Está claro que esta llegada me venía de perlas, de las que me gustan, ratoneras y duras, pero no he calculado bien la distancia, ya que se me ha hecho algo larga, pero intentaremos en Moral de Calatrava mejorar y entrar en el top cinco de la Copa”.

José Javier Sánchez: “Hoy me he sentido un poco flojo. Llevaba varios días que me encontraba bien pero las sensaciones en carrera no han sido buenas. No siempre se puede dar el máximo y hoy ha sido un día en el que precisamente no ha podido ser. Estamos en fechas que son claves y se juntan muchas cosas y cuando no puede ser, no pueder ser, pero no damos aún la temporada por terminada”.

Jesús González (Director): “Nuestro objetivo en Peñafiel era clasificar entre los diez primeros para sumar puntos y seguir defendiendo el décimo puesto de Lorri. Ha habido un alto nivel, con una distancia larga y de ritmo endiablado y tengo que decir que el equipo me sorprendió gratamente, por el gran esfuerzo realizado por los chicos. Ha sido la primera vez que en una carrera de la Copa de España y después de superar cuatro puertos, disponíamos de tres efectivos en el grupo principal, teniendo por tanto Lorri a dos compañeros en los que poder apoyarse ante cualquier dificultad. El octavo puesto de nuestro jefe de filas tras tener opciones de disputar en la llegada, junto con la buena carrera realizar por Arturo y Víctor que nos ha permitido puntuar por equipos, nos hace regresar de Peñafiel con un buen balance. Felicitar a cada uno de mis corredores, viendo que el trabajo que estamos realizando va generando sus frutos”.

Fotos: Germán Rodríguez y Asunción Arenas

Vídeo: David Hernangómez

SALCHI BICICLETAS-UC COSLADA: VÍCTOR LORRIAUX FUE DE MENOS A MÁS EN UNA DURÍSIMA VOLTA A PORTUGAL JUVENIL

La semana pasada el jefe de filas del equipo cosladeño tuvo el privilegio de correr la XI edición de la Volta a Portugal Junior entre el 28 y el 30 de julio. Y lo hizo cedido con el equipo cántabro Bathco tras el acuerdo rubricado por ambos conjuntos días antes. Oportunidad de oro para el de Seseña de competir en una ronda por etapas con nivel muy alto, ya que no sólo acogió a los mejores conjuntos de Portugal, sino también españoles de enjundia y el Codelse hispanoamericano.

Lorriaux fue de menos a más, aunque el primer día hipotecó sus opciones por un pinchazo, para luego resarcirse en las dos siguientes etapas. Definió su participación por tierras lusas afirmando que “no he visto una vuelta más rápida y más dura en mi vida. Son los días que más he andado en toda la temporada”.

Pinchazo y confusión

La primera etapa no vaticinaba lo que nos cuenta Lorri en las anteriores líneas. De Santa María da Feira hasta Braga tenían los corredores que afrontar 108,6 kilómetros con dos metas volantes y sólo un alto puntuable (Jovim) de 3ª categoría, pero muy lejos de meta. Y pasó que se fue a mil desde el inicio y que el recorrido de llano nada, un continuo sube y baja matador bajo temperaturas abrasadoras. Pasó el puerto con el grupo de cabeza y después intentó la fuga para buscar enlazar con los escapados que iban por delante.

No logró el objetivo siendo neutralizado, para luego sufrir un maldito pinchazo. Otra vez tocaba palizón y, a pesar de enlazar, cuando se movió la lucha por la etapa, se vio distanciado y reventado tras semejante esfuerzo: “Con el tráfico abierto pensaba que estaría fuera de carrera, pero lo sorprendente fue que al llegar a meta todavía no habían cerrado el control. Así que tocó poner la mente en blanco y empezar de cero al día siguiente, ya que las sensaciones hasta el pinchazo fueron buenas”. La etapa se la adjudicaba el local Joao Almeida (Bairrada) mientras que Lorri se clasificaba en el puesto 92º a 18:41 del ganador.

El segundo acto de la Volta a Portugal planteó un recorrido más selectivo, pero más corto, entre Vila Verde y Fafe, de 88 kilómetros, con tres altos puntuables (Covide, 3ª, Caniçada, 2ª y Golaes, 4ª), el último a apenas 3 de meta. En ella Víctor tuvo buenas piernas, sobre todo al inicio. Pasó con los mejores el primer alto, sufriendo en el segundo a poco más de un kilómetro para la cima, pero logrando empalmar al coronar, contándonos con ilusión que “veía que las sensaciones era buenas y quería estasr en cabeza siempre”.

Sin embargo, cedió en el último puerto de cuarta, pero con las fuerzas suficientes para acabar el 25º, a 1:14 de Joao Almeida, que volvía a levantar los brazos en Fafe y reforzaba su liderato en la ronda lusa. En la general, Lorri se situaba el 76º, a 19:55 del liderato, mejorando algo su clasificación individual y siendo el tercero del equipo del Besaya.

A muerte de camino a Macedo de Cavaleiros

La última etapa seguiría parámetros similares a la del día anterior. Fueron 110,3 kilómetros con salida en Boticas y llegada a Macedo de Cavaleiros, con dos duros altos de 2ª categoría (Mosteiró de Cima y Serra de Bornes), que endurecerían el desenlace de la ronda lusa. De salida se afrontó un alto no puntuable de 3 kilómetros donde nuestro protagonista estuvo atento en cabeza, para luego intentar meterse en alguna fuga, pero de forma infructuosa. Los dos puertos puntuables tenían diez kilómetros de subida. En el primero ya vio que no tendría buenas sensaciones, cediendo unos metros, aunque logrando empalmar en el descenso.

El ritmo hasta el segundo alto fue infernal, rompiéndose la carrera en mil pedazos en una dura ascensión y con el de Seseña arribando a meta el 33º, a 1:57 de un Joao Almeida que se mostró durante los tres días intratable. En la general, el de Bairrada se imponía con claridad, con 45″ sobre Alejandro Ropero (RH+ Polartec) y 1:26 sobre Pedro Lopes (Crédito Agrícola-CC Alcobaça). Lorri finalizaba el 50º a 21:52, siendo además el segundo mejor del equipo.

El balance de “Le Petit Diable francés” es “positivo. Creo que si no hubiera tenido avería el primer día podría haber hecho un buen resultado en la general, pero la suerte últimamente no está de mi lado, ya que llevo varias carreras con averías. Creo que he cogido un ritmo muy bueno para los últimos objetivos que quedan de la temporada, ya que el que hemos llevado en Portugal ha sido de los más altos de toda la campaña, sobre todo con lo bastante exigente que ha sido el terreno durante los tres días de competición”.

Veremos si la suerte está de su lado este domingo, cuando regrese a la Copa de España de Peñafiel (Valladolid) y vistiendo los colores del Salchi Bicicletas-UC Coslada.

Fotos: Federación Portuguesa de Ciclismo y Eduardo Campos

SALCHI BICICLETAS-UC COSLADA: VÍCTOR LORRIAUX Y EL EQUIPO SALVARON LOS MUEBLES CON DIGNIDAD EN LA COPA DE ESPAÑA DE SANSE

No se les podía exigir más. La cuarta cita de la Copa de España celebrada apenas con catorce horas de descanso con respecto al final del Campeonato de Madrid se iba a hacer cuesta arriba para las huestes de Jesús González, como así fue. Sanse acogió con el mismo recorrido del día anterior, esto es, doble paso por Paracuellos y Daganzo, a lo mejorcito del pelotón junior nacional y con el catalán Marc Brustenga (Fundación Contador) ostentando el amarillo del líder del torneo. Tras la decepción de Sant Boi, Víctor Lorriaux buscaba mejorar el sexto puesto en la general con la motivación del título autonómico bajo el brazo.

El director del Salchi Bicicletas-UC Coslada alineaba junto con el “Diablo Francés” a José Javier Sánchez, Javier Rodríguez, Víctor Cano, Mario López, Arturo Hernangómez, Carlos Vargas e Iñaki Gómez. Y el balance fue muy similar a lo acontecido el día anterior durante los 80 kilómetros de la prueba sansera. Al final, Lorri iba a tener que lidiar en solitario ante los capos de la carrera y confiar en la suerte, su instinto y su arma letal en forma de punta de velocidad.

El guión de la cuarta puntuable de la Copa de España siguió similares parámetros a lo acaecido el día anterior, con los muchachos de RH+ Polartec-Fundación Contador controlando los vaivenes del pelotón desde el pistoletazo de salida. De salida, se produjo ya la escapada tempranera de Alejandro Martínez (Sanse-La Grupetta) acompañado de nuestro Iñaki Gómez, que buscaba por todos los medios de pasar Paracuellos sin verse cortado. La máxima iba a ser de 15 segundos, con Iñaki cediendo por el calor poco antes de llegar a pie del alto de Paracuellos.

Mientras Jesús le gritaba desde el coche a José Javier Sánchez que no se quedara en la parte trasera del pelotón, el grupo afrontaba a tren el ascenso a Paracuellos del Jarama, con Alejandro Martínez ya neutralizado y sin ataques hasta la mitad del mismo. Tomeu Gelabert (Fundación Contador) coronaba primero de una avanzadilla de diez unidades entre las que viajaba cómodamente el líder Brustenga. Iñaki Gómez sufría en las rampas del puerto, lo mismo que Víctor Cano y Javier Rodríguez.

Misma pelicula, mismos protagonistas

En el falso llano camino de Ajalvir el coche del equipo cosladeño hacía barrida para adelante, tras ver que Iñaki empalmaba con el grupo de Javi y Víctor. Y los augurios se volvían a cumplir antes de iniciarse la subida de Daganzo hacia Cobeña. En un grupo descolgado circulaban Carlos Vargas, Arturo Hernangómez, Mario López y José Javier Sánchez. Una vez más, Lorri tendría que hacer de “Freire” y sobrevivir entre una marea de tiburones. Por delante, una vez transitado por Cobeña, los Contador controlaban sin problemas un grupo numeroso de cuarenta unidades donde nuestro jefe de filas se mantenía sin aparente dificultad.

En el inicio de la segunda vuelta veíamos la escapada de Pere Tarazona (Giménez Ganga), que llegaría a tener 18″ (kilómetro 40), hasta ser neutralizado en un nuevo paso por Paracuellos donde el venezolano Franklin Chacón (OID) sería el primero en coronar y con Lorri manteniéndose con los mejores una vez más. Una fuga de cinco, entre los que se colaba Tomeu Gelabert, lo intentaba yendo hacia Daganzo, para morir en Cobeña cuando apenas quedaban poco más de diez kilómetros para el final. Jesús lograba darle agua a nuestro líder poco antes de que se cerrara el avituallamiento líquido, buscando la opción del sprint tras ver que el grupo principal volvía a estar compacto.

Sin embargo, los ataques no cesaron, formándose un corte de apenas una docena de unidades que sería definitivo. A él se iban a incorporar algunos corredores más, pero sin el de Seseña metido en el ajo, acusando el esfuerzo del día anterior. Finalmente, Mario Carrasco (Valverde Team) volvía a sorprender a los favoritos, reeditando el triunfo logrado el día anterior, para mayor alegría de la escuadra telefónica. Le acompañaban en el cajón los mencionados Chacón (OID) y Tarazona (Giménez Ganga). A pesar de verse superados, los Contador lograban retener el liderato de Brustenga, que arribaba a la meta de San Sebastián de los Reyes en el mismo grupo de Víctor Lorriaux, clasificándose éste 24º.

En la general de la Copa Lorri pasa del 6º al 10º puesto, colocándose a 40 puntos del catalán. Ganar el torneo se antoja empresa muy complicada, pero aún quedan dos carreras, Peñafiel y Moral de Calatrava, y esperemos verle de nuevo peleando con los mejores y que el equipo de el salto de calidad que se hace necesario ya a estas alturas de temporada.

Clasificaciones completas aquí

DECLARACIONES

Jesús González (Director): “Espléndida actuación este fin de semana de nuestro jefe de filas Víctor Lorriaux. Como de costumbre y cuanto más solo se encuentra Lorri, sin la ayuda de ningún compañero, saca su raza y se desenvuelve de maravilla en el grueso del pelotón. Ya lo ha logrado en varias ocasiones en Copa de España y repetido estos días. Cuando depende sólo de él, está muy atento y suele lograr sus mejores resultados. El conseguir el Campeonato de Madrid es una gran satisfacción para él y para el equipo. Con ello logramos una merecida victoria, que nos lleva a seguir luchando lo que queda de temporada.

La carrera que ha realizado hoy en Sanse, demostrando que vuelve a estar con los mejores, ha sido una lástima por la escapada de 20 unidades que se ha producido cerca de meta, y que le ha privado de luchar en el sprint por más puntos en la general. Pero le pasó factura el trabajo realizado ayer en el autonómico y no pudo entrar en ese corte. El equipo no estuvo a la altura y aunque lucharon los primeros tramos de carrera, no consiguieron acompañar a Lorri en ninguno de los dos días. Debemos darnos cuenta, en conjunto, que hay que trabajar para poder acompañar a Lorri e intentar lograr más triunfos”.

Víctor Lorriaux: “Acusé el esfuerzo del sábado, pero sin presión ya que el objetivo del Campeonato de Madrid estaba hecho. Lo importante era terminar entre los primeros de la Copa y así fue. Toda la carrera estuve en cabeza, controlando a los principales rivales. La verdad es que las sensaciones no eran muy buenas tras lo del día anterior que fue muy duro y caluroso. Al final, un grupo de veinte corredores se marchó por delante y el puesto 24 sabe bien, ya que pelear un Campeonato de Madrid y una Copa de España el mismo fin de semana es muy difícil lograr rendir al máximo en las dos. Así pues, satisfecho y a por las próximas Copas de España”.

Iñaki Gómez: “Hoy tenía previsto atacar de salida porque sabía que Paracuellos iba a ser más duro que otras veces y tenía intención de coger una ventaja para llegar delante en el puerto. Como no salió bien me recuperé tras Paracuellos, me junté con Javi y Víctor y tiramos fuerte llegando a tener a la vista al grupo en el que iba Joseja, pero a pesar de luchar ha sido imposible y nos han sacado fuera de carrera pronto. Por otra parte, tras correr Besaya yo no he hecho un descanso activo, y por eso quizá que haya notado estos días algo de cansancio, pero tengo el ritmo de carrera y seguiremos dándolo todo en las siguientes carreras”.

José Javier Sánchez: “Estuve un poquito mejor que ayer, pero ya se va adentrando la temporada, se van acumulando las carreras en las piernas y pienso que es el momento de descansar un poco. No es que me esté autodescartando para Valladolid pero sí que creo que los entrenamientos deben ser más suaves. Dentro de mi nivel creo que estoy cumpliendo, pero me falta algo para coger el punto y poder acabar más adelante. Creo que antes de septiembre lo puedo conseguir”.

Fotos: Alicia San Juan, Asunción Arenas y Germán Rodríguez