Archivo del sitio

BOBRUC OIL: BORJA BERGARECHE REGRESA A LA COMPETICIÓN CON UN PODIO EN COLMENAREJO

El bilbaíno no acusó las consecuencias de la muñeca dañada hace unos días cuando sufrió una caída mientras entrenaba. Tras el periodo de descanso obligado debido a la suspensión la semana anterior de la prueba de Navalcarnero al Límite, Borja Bergareche retomó la competición este domingo en Colmenarejo, primera puntuable del Cicuito Scott 7 Estrellas de BTT.

En los 50 kilómetros de los que constó esta prueba de XCM tuvo buenas sensaciones y consiguió un buen segundo puesto en su categoría de máster 60, tras su buen amigo Juan Antonio González-Berenguer. Cedió con respecto a él 3:02, pero batió con solvencia a Bienvenido López y a Francisco Javier Sánchez. Horas después Borja resumía que se encontró un “circuito duro, sobre todo en los últimos 20 kilómetros, donde había subidas largas, con mucha pendiente y muy técnicas por el barro y la lluvia. Además, en ese tramo se hizo aún más duro porque daba el viento de cara. Sabedor de ello opté por salir tranquilo, corriendo con cabeza para ir de menos a más y terminando bastante fuerte. Ya me noto en mejor forma y que algo estoy haciendo bien”.

“He terminado segundo a tres minutos del primero que, sinceramente hoy por hoy es mejor que yo, y perder sólo tres minutos saliendo él en primera fila para mí está muy bien -se sincera-. Y más considerando que en máster 50 hubiéramos hecho segundo y tercero y sacándole al actual campeón de España de mi categoría doce minutos. Muy contento, ya que ha sido un gran entreno y no he tenido ningún percance físico ni mecánico”.

Sin abandonar las ruedas gordas, en el Cerro de las Contiendas de Valladolid, tuvo lugar ayer la segunda cita del Open de España de XCO. Allí acudió Marcos Moral con ganas de mejorar el duodécimo puesto logrado días antes en la primera puntuable de Chelva (Valencia). El biker madrileño volvió a salir muy bien y estuvo en la pelea por el podio la mayor parte del tiempo. Al final se hizo con un buen octavo puesto, a 6:48 del ganador, Ismael Sánchez.

“Comencé en primera fila, con una salida rápida en la que me puse 2º/3º en la pista del principio -detalla-. Pero el líder del Open se fue y por detrás perseguimos tres corredores, pasando yo por meta cuarto tras la primera vuelta. En las siguientes cogimos a gente, pero también nos cogieron a nosotros, pero siempre rodando entre los ocho mejores. En la parte final, al ver que por detrás no venía nadie y ya no podía coger a los de delante fui conservando y sin arriesgar para acabar octavo. Contento, ya que poco a poco me veo con los de delante”.

Defendiéndose en Bargas a un ritmo infernal

Hablando ahora de carretera, tres corredores del Bobruc Oil fueron de la partida ayer en el XXIX Trofeo Cristo de la Sala en Bargas, Toledo. Fueron 90 kilómetros disputados a un ritmo frenético debido a una fuga en la que se metieron la mayor parte de los grandes favoritos. Carlos Segovia, Fran Fernández y Hendrik Jan Van Vliet estuvieron en su sitio, tratando de hacerlo lo mejor posible y buscando llegar delante.

Carlos Segovia terminó en el pelotón principal perseguidor, el 51º a 3:07 y undécimo en su categoría de máster 40. “Ha sido una carrera superrápida, en la que ya en la primera vuelta se descolgaron unos 40 corredores. Nosotros conseguimos llegar en el pequeño paquete a pocos segundos del primero”, cuenta. Por su parte Van Vliet cedía algo más, entrando el 80º a 4:35, siendo 21º en esa categoría de máster 40. Nos decía horas después que “hemos ido muy rápido. Aguanté bien en el grupo hasta los últimos kilómetros. En la última subida ya me entraron unos calambres y llegué a unos dos minutos del grupo de Carlos”.

El equipo madrileño tiene prevista su presentación el próximo 25 de Marzo en las isntalaciones del Reebok Sports Club La Finca, en Pozuelo de Alarcón.

Fotos Bobruc Oil y Carme Tomás

Anuncios

SALCHI-UC COSLADA: LOS CAMPEONATOS DE ESPAÑA DE VALLADOLID DIERON LA ESPALDA A NUESTROS CORREDORES

Las cronos fueron discretas y en la de fondo se trabajó, pero las caídas y averías cortaron de raíz nuestras opciones

Acabaron ayer en Valladolid unos Campeonatos de España junior para olvidar. Fue un fin de semana en la capital castellano-leonesa en el que acudieron nada menos que siete de nuestros corredores, pero en el que por unas circunstancias u otras no hubo suerte en algunos casos ni piernas en otros. Pero a los siete no se les puede achacar nada porque dieron el 110% y fueron ejemplares durante su estancia en sus respectivas selecciones.

Francisco Javier Agea acudió con Castilla y León; Aitor Rodríguez lo hizo con Castilla-La Mancha; y Víctor Ramírez, Sergio Otero, Javier Fernández, Mario Sampedro y Raúl Bustillo representaron a la Comunidad de Madrid, con Sergio y Mario doblando en crono y fondo. Las medallas estuvieron muy caras, incluso los top ten, pero las pocas opciones de acceder a los puestos de honor acabaron siendo anuladas por las dichosas caídas y averías, que fueron el denominador común en la prueba de fondo de ayer domingo.

El sábado fue el turno para la prueba cronometrada sobre la distancia de 15,8 kilómetros. Recorrido plano que se endureció con la lluvia intermitente y el fuerte viento de costado que sufrieron los corredores. El primero que entró en liza fue Sergio Otero, que se defendió bien, como suele hacer siempre en las cronos, pero con un resultado por debajo de lo que él mismo esperaba. Puesto final 27º, a 2:01 del nuevo campeón de España, Guillermo García (Galicia).

Luego fue el turno de Mario Sampedro, que hizo una salida muy explosiva, pero con el viento haciendo mucho daño en un organismo en el que quizá acusó la falta de ritmo de competición de las últimas semanas. Decimonoveno puesto final, a 1:44 del gallego, esfumándose así las esperanzas de que alguno de los dos se metiera en el top-15.

DECLARACIONES

–          Sergio Otero: “Había mucho aire de salida y sobre todo cuando se giraba a la derecha, que había un repecho. Y a la vuelta pegaba de culo por la izquierda, y también fuerte. La verdad que me he encontrado bien, con buenas sensaciones, pero esperaba haber ido mejor, la verdad. Espero que mañana me vaya bastante mejor que hoy”.

–          Mario Sampedro: “Era una crono muy rápida, con mucho aire, con una subida  que engañaba bastante. A lo mejor me han podido faltar piernas, pero el aire ha tenido mucho que ver, y también llovió. No sé, es mejorable. Iba bien acoplado, pero esperaba más de mí. De todas maneras, soy de primer año y estamos  aprendiendo”.

Francisco J. Agea y Aitor Rodriguez, los mejores en un día aciago para los chicos

Las opciones para los nuestros aumentaban de cara la carrera en línea. Los 120 kilómetros con salida y llegada en Valladolid se presentaban muy complicados, con las subidas a La Parrilla, La Garganta, el Portillo y Robladillo, entre otras, así como el viento fuerte siempre reinante en los páramos. Encima, la lluvia azotando ya desde primera hora de la mañana, augurando una jornada dantesca. Y así fue, pero con la suerte dándonos la espalda desde incluso la salida neutralizada.

Con un trayecto antes de la salida real a 40 por hora y con el suelo mojado sólo podía ocurrir lo que sucedió: Una enorme montonera que obligó a parar la carrera en una gasolinera, con Bustillo llevándose la peor parte, con dolores en cadera, costillas y piernas, Mario Sampedro yéndose también al suelo como su hermano, mientras que las averías afectaban a Aitor Rodríguez, salvando el resto de los chicos la tremenda caída por los pelos.

Pero la carrera en sí ya fue el no va más. Nuestros madrileños estuvieron en su sitio, trabajando para sus líderes, en este caso Hugo Sampedro y Carlos García, que recibieron una auténtica paliza en forma de castañazos y averías, quedando las opciones personales de nuestros chicos en segundo plano. Raúl y Mario acabaron abandonando doloridos, mientras que Sergio, Víctor y Javi finalizaban a 18:14 fuera de control,  pero tras darlo todo durante una jornada infernal los cinco.

Y nuestros ´foráneos´ Fran y Aitor más de lo mismo. Salieron más o menos bien de la montonera inicial, pero la sorpresa les iba a llegar más adelante. Eso sí, ambos llevaban muy buenas piernas como demostraron en la ascensión al siempre decisivo Portillo. Allí el abulense lo coronó entre los cinco mejores y el toledano cerró con arrojo el pelotón cabecero en la misma cima. Parecía que al menos íbamos a tener a dos de ellos en la pelea…

Pero todo se fue al carajo en apenas unos minutos. Fran se iba al suelo en una bajada, viéndose rematado por un cambio de bicicleta cuando estaba jugándose el  todo por el todo. El de Navaluenga llegaba 65º a meta, a 12:17, sin poder luchar siquiera por el top ten. En ese mismo grupo entraba un Aitor Rodríguez que esta temporada está acabando como un tiro. Muy contento por recibir la convocatoria con Castilla-La Mancha, tuvo buenas sensaciones durante toda la jornada el de Mocejón, estando siempre en el grupo de cabeza.

El revés le vino poco antes de iniciarse el último puerto, cuando peleaba la posición para entrar en la ascensión entre los primeros. Una avería en la rueda delantera le dejaba fuera del grupo de los mejores, finalizando en el puesto 71º a esos 12:17 y con la rabia de no saber hasta dónde podía haber llegado. Así pues, toca pasar página a unos Campeonatos en los que hay que sacar lo positivo, y es que tuvimos hasta siete corredores seleccionados para correr en Valladolid. Algo impensable hace apenas ocho meses. Lo hubiéramos firmado con los ojos cerrados.

DECLARACIONES

  • Francisco Javier Agea: “Ha sido una carrera de mucho nivel, pero he rodado delante toda la carrera, hasta que en una bajada la rueda se me fue y caí. Unos kilómetros más tarde tuve que cambiar de bici inmediatamente en un páramo. Luché por entrar delante pero no lo conseguí”.
  • Aitor Rodríguez: “He tenido sensaciones buenísimas, pero otra vez la mala suerte me dio un golpe. En la caída masiva de la neutralizada se me descentraron las dos ruedas, pero opté por seguir con la delante que era la que mejor estaba. Fui pasando bien, todos los puertos delante y entrando en todos los abanicos intentados por los vascos. El Portillo lo conseguí subir el último del grupo de cabeza y antes del último puerto, en una rotonda con carretera muy estrecha y peligrosa, decidí arriesgar para entrar entre los cinco primeros, lo mismo con un gallego. Ambos no cedimos y salí perdiendo yo, enganchándome con la rueda de delante, partiendo dos radios y perdiendo la cabeza de carrera. Al final puesto 71º a doce minutos. Me voy de mis primeros Campeonatos muy cabreado, ya que tenía piernas y no he podido sacar el 100% por causas de carrera”.
  • Mario Sampedro: “Más que malas sensaciones he tenido mala suerte porque la caída ha estado lastrada por las caídas, los pinchazos, todo en general. He tenido la mala suerte de caerme, pinchar las dos ruedas y no poder ayudar mucho al equipo. Pero bueno, se ha hecho lo que se ha podido hasta el último momento de carrera”.

–          Raúl Bustillo: “Lo único que puedo contar es que en la neutralizada me he caído, me he llevado un golpe muy fuerte en la cadera, otro en las costillas y en el brazo y ya he hecho lo que he podido. He llegado delante, la misión era llegar a La Parrilla e intentar reventar el grupo, pero Hugo me dijo que Carlos se había caído y me ha tocado esperarle. Junto con Alberto (que es el que más ha ayudado) y Javi le hemos llevado delante”.

–          Sergio Otero: “Ha sido una carrera pasada por agua, con muchos frenazos y tirones y caídas. Me ha tocado bajar a ayudar a Carlitos, que se ha caído a los diez kilómetros de la salida real. Hemos logrado enganchar y en el primer puerto he tratado de subirlo lo más delante posible. En el páramo de arriba logré enganchar de nuevo con el pelotón y ya en La Garganta pinchó Hugo. Paré para darle la rueda, y luego, junto con Víctor nos pusimos a tirar hasta el Portillo y ya de ahí a meta, no pudiendo hacer más. He ayudado lo que he podido y en general he tenido buenas sensaciones”.

–          Víctor Ramírez: “La carrera ha salido muy rápido ya en la neutralizada, lo que ha provocado un caída masiva. Tras la real todo ha sido un caos y cuando he llegado a las primeras posiciones, se acababa de formar una escapada y me puse a tirar hasta que la cogí. Luego, aguanté hasta la segunda subida donde me quedé y pude ayudar a Sergio a llevar a Hugo para adelante tras tener él un pinchazo. Ya en el Portillo reventé, cogí un grupo bajando que más tarde se uniría al de Sergio y a acabar la carrera”.

–          Javi Fernández: “Una carrera que empezó con una caída masiva que la salvé por los pelos. A partir de ahí la lluvia y el aire hicieron que la carrera fuera muy dura. Muy contento por las sensaciones, por terminar la carrera y por ayudar a mis compañeros todo lo que ha sido posible”.

Album de fotos aquí

Vídeo: Cortesía Fran Agea

Fotos FMC, Nacho Vecino, Paco Ramirez, Víctor Sampedro, Belén Esteban, Luis Díaz, Andrea Hurtado e Ismael Castro

SALCHI-UC COSLADA: EL EQUIPO LAVA SU IMAGEN Y DEMUESTRA SU NIVEL EN VALLADOLID

El día anterior en Colmenar del Arroyo no fueron muy bien las cosas para los chicos de Jesús González y Nacho Vecino. Hubo un toque de atención serio y la plantilla al copo tomó buena nota. No había tiempo para reflexionar porque el Trofeo Federación de Valladolid se disputaba al día siguiente y había que medir nuestras fuerzas con lo mejorcito del pelotón nacional. La Cúpula de Milenio y los 116 kilómetros por los páramos castellanos iban a ser una buena piedra de toque, tras la buena imagen que mostraron los madrileños en el Circuito del Guadiana celebrado en febrero.

Jesús González convocó para esta prueba con sello RFEC a Aitor Rodríguez, Sergio Otero, Víctor Ramírez, Javier Rodríguez, Alejandro Brendler y Raúl Bustillo. Asimismo Fran Agea competía con la Selección de Castilla y León y Mario Sampedro hacía lo propio con la Madrileña de Ángel Serrano. Había ganas de resarcirse tras lo de Colmenar, pero la cosa no comenzó bien cuando recibíamos el requerimiento por radio vuelta de que Otero tenía problemas con la zapatilla izquierda y necesitaba cambiarla.

La tensión era palpable ya que se había salido rápido y el juez no dejaba que nuestro Sagan pudiera cambiársela yendo encima de la bici. Encima, al mismo tiempo, Aitor Rodríguez sufría un pinchazo en la rueda delantera y reparábamos con mucha rapidez, y es que se acercaba la ascensión al primer alto puntuable de La Parrilla (km 12). Todo solucionado a tiempo y con la suerte de que se pudo hacer con la radio vuelta funcionando, ya que no disponíamos de ella ni aún en la larga neutralizada hasta Cistiérniga…

Tras el paso por el puerto el pelotón no paró y ahí ya se vio a gente quedándose, entre ellos a Mario Sampedro, que acusaba el esfuerzo del día anterior y acabaría fuera de carrera. Los abanicos hacían acto de presencia, el pelotón rodaba estirado y se producían los intentos de fuga, uno con Joan Martí Bennassar, Eugenio Sánchez, Carlos Blanco y Fernando Navas que acabaría siendo neutralizado. Estábamos en el kilómetro 30 y veíamos a Alejandro Brendler ya cortado, yendo solo y atendido por el equipo. Le dábamos agua y le indicábamos que se esperara al grupo de Mario Sampedro para incorporarse a él y tratara de acabar.

Una nueva fuga con Miguel Briz, Marcos Alejos, Raúl Granados, Xabier Azparren, Adrián González y Rubén Blanco y Luken Carbayeda lograba los 40″ al pie del alto de la Garganta (km 49). Le dábamos agua y geles a Aitor y veíamos que el pelotón tampoco dejaba que los siete escapados pudieran llegar lejos. Manteníamos a cinco en el grupo y se maquillaba al menos la imagen del día anterior. La llegada del punto culminante de la dura ascensión empedrada al alto del Portillo la pasaban los chicos con nota, mientras Ibón Ruiz y Paul Miquel atacaban por delante. Coronoban un grupo de unos treinta en el que teníamos a todos menos a Víctor Ramírez, víctima de una avería. Luego se caería más adelante, pero sin consecuencias.

Nos sobró el último puerto

Tras el paso por el Portillo empezamos a pensar que no sería descabellado meter a Sergio Otero en el sprint y que pudiera en el mejor de los casos hacer top ten. Una nueva escapada de ocho corredores hacía camino en el kilómetro 79, mientras que atrás veíamos a Víctor cortado en un grupo en el que también iba el madrileño Nicolás Sánchez. Vacío por la paliza del día anterior, ´Gladiator´ tendrá más oportunidades en las siguientes carreras. El alto de Miravete y su posterior paso sirvieron para acabar con la fuga de ocho y empezar de nuevo. Al mismo tiempo divisábamos a Carlos García descolgado tras sufrir una nueva avería y tratábamos de ayudarle a meterle delante.

Sólo quedaba el paso por el alto de Robladillo y con las ganas de que nuestros cuatro componentes pudieran llegar y que el ´Espartano´ Javi Rodríguez pudiera colocar bien en la llegada a Otero. Enrique Gandía, Luken Carbayeda y Denis Vulcan eran ahora los que intentaban marcharse por delante, pero eran engullidos por un paquete inmisericorde, que iniciaba Robladillo a toda velocidad. El paso por su cima fue fatal para nosotros, ya que Aitor y Sergio perdían contacto y se nos iban las esperanzas de poder optar con el alcalaíno por un puesto en un sprint que estaba cantado y que casi no se produce. El vasco Oier Lazkano (Selección Alavesa) puso en un brete al pelótón, yéndose sólo y gozando de una renta de 20″a menos de 5 kilómetros de meta.

No pudo ser porque el combinado de Gipuzkoa puso el tren a muerte para colocar delante a Unai Iríbar. El rápido pistard no decepcionó y batió en el embalaje final al colombiano Juan Fernando Calle (Plataforma Central Iberum) y a Raúl Rota (Turismo Villanua). La Selección de Illes Balears ganaba por equipos y se convertía en líder del Trofeo Federación. Dentro del grupo de 68 unidades veíamos llegar a dos de los nuestros, ambos sonrientes, Javier Rodríguez en el puesto 56º y Raúl Bustillo en el 64º. A 6:04 arribaban Sergio Otero (93º) y Aitor Rodríguez (94º), mientras que nuestro jefe de filas Fran Agea, con los colores de Castilla y León, entraba también con los mejores en el puesto 22º y eso que tuvo durante buena parte de la carrera problemas con la cadena y el cambio. Por escuadras los cosladeños finalizaban 17º de 31 en liza, resultado muy esperanzador.

El balance es que se cumplió con lo fijado por el cuadro técnico, que era coger fondo, hacer kilómetros y tratar de acabar. Terminaron cuatro de los seis, y dos de ellos en el grupo principal. Hubiera sido bonito ver a Sergio Otero metiéndose en la pelea, pero el punto que le falta lo irá cogiendo en sucesivas pruebas.

DECLARACIONES

  • Aitor Rodríguez, Raúl Bustillo y Jesús González (Director): Ver vídeos abajo

  • Nacho Vecino (Director): “Para Valladolid planteamos la carrera de forma diferente que en Colmenar del Arroyo. Y pienso que el equipo ha estado a muy buena altura, dejando un buen sabor de boca tanto a nivel general como individual. Varios de ellos van ganando confianza al verse delante en el pelotón”.

Fotos Germán Rodríguez



SALCHI-UC COSLADA: APRENDIENDO Y SALVANDO EL TIPO EN EL TROFEO VÍCTOR CABEDO

Francisco J. Agea confirmó su gran estado físico con un 13º puesto en el inicio de la Copa de España

Tras el subidón vivido por la gesta de Fran Agea el fin de semana anterior en Buitrago del Lozoya, los cosladeños retomaron la competición con la doble cita que supone siempre el prestigioso Trofeo Víctor Cabedo por tierras castellonenses. Los chicos, dirigidos en esta ocasión sólo por Jesús González, aunque asistido por Manuel Otero y Paco Ramírez, debían confirmar su buen estado de forma en semejante escaparate, con una crono por escuadras el sábado y el arranque selectivo de la Copa de España al día siguiente.

El balance puede considerarse moderadamente positivo. Era el primer fin de semana en el que les tocaba doblar, y eso siempre se nota, y más en una plantilla como la de esta temporada con mayoría de corredores de primer año. En la crono por equipos vespertina del sábado el destino quiso que el Salchi Bicicletas-UC Coslada fuera el primero de los 24 equipos en liza en tomar la salida. Ahí estaban Víctor Ramírez, Mario Sampedro, Sergio Otero, Alejandro Brendler, Javier Rodríguez, Raúl Bustillo, Aitor Rodríguez y el mencionado Fran Agea arrancando y saliendo a por todas en los 9,7 kilómetros de los que constaba la etapa.

El no llevar cabras ad hoc y el caso de no haber tenido ocasión de poder preparar lo mejor posible una especialidad tan técnica como este tipo de cronometradas se pudo acusar en las prestaciones del equipo, que marcó un tiempo de doce minutos clavados. Sin embargo, a diferencia del año pasado en el que se llegó a meta con los justos para puntuar y que a las primeras de cambio se vio con gente cortada, en esta ocasión fue distinto. Llegaron seis de los ocho prácticamente juntos (Ramírez, Otero, Agea, Sampedro y los Rodríguez) y sólo Bustillo y Brendler perdieron la estela del resto del equipo durante la crono.

Habían llegado a meta diez equipos y los nuestros ocupaban un esperanzador segundo puesto, sólo superados por el Infinobras Momparler. Sin embargo, cuando ya salieron las escuadras más potentes nos vimos desplazados hasta a la 16ª posición final, a 57″ del vencedor, el Polartec-Fundación Contador. Se habían mejorado, por tanto, hasta siete posiciones con respecto a 2016. Aceptable inicio en nuestro periplo castellonense bajo una climatología ideal para practicar ciclismo.

DECLARACIONES

  • Víctor Ramírez: “Me he visto muy bien, con mucha fuerza pasando a los relevos fácilmente y acabando con buenas sensaciones. El equipo ha estado genial, pero el no haber practicado la contrarreloj por equipos ha penalizado mucho, ya que no nos conocemos en este aspecto y se ha notado que ha faltado coordinación. Pero aún así equipo lo ha hecho de maravilla y lo ha dado todo”.

  • Jesús González (Director): “La crono por equipos nos ha servido para valorar el grupo que tenemos, midiéndonos a los mejores conjuntos nacionales. Mi valoración es positiva, válida como aprendizaje y mejora para las siguientes cronos que realicemos. Cometimos algunos errores y también un percance con el equipo de Navalcarnero, que se pasaron de frenada en una curva y se cruzaron a nuestro carril, obligándonos a frenar. Veremos en la Copa de España de mañana, pero veo a los chavales motivados y a ver si realizamos una buena carrera”.

Excepcional Agea; el resto acusó distancia y dureza

Al día siguiente esperaba la última etapa y el inicio de la Copa de España de la especialidad sobre un recorrido exigente y complicado. Iban a ser 117 kilómetros con salida y llegada en Villarreal y las ascensiones duras del Salto del Caballo y de Les Corenetes, ambas de primera y situadas a mitad de recorrido. La cosa empezó bien, con todos los chicos rodando siempre dentro del pelotón, sin descolgarse, sobre un terreno que hasta los puertos no era para nada plano y con el debe de que la general estaba en juego y se salió a mil por hora…

Circunstancia que acabó por acusarse en el largo y duro primer puerto de primera. El colombiano Calle se lió la manta a la cabeza y puso en jaque al pelotón y Pol Hernández contraatacó por detrás, seleccionando cada vez más a un pelotón mermado físicamente. Ya en plena ascensión Alejandro Brendler fue el primero en ceder, víctima de un tirón en las rampas más duras. Los siguientes en quedarse fueron Aitor Rodríguez y Raúl Bustillo. Javier Rodríguez (había sufrido kilómetros antes una caída sin consecuencias), Sergio Otero y Víctor Ramírez circulaban más arriba mientras que Fran Agea demostraba ir como un tiro yendo con el grupo de cabeza sin apenas pasar dificultades.

La pena fue Mario Sampedro, que durante gran parte de la subida estuvo en la cola del grupo de los mejores hasta que tuvo que ceder, con el agravante de quedarse solo. Jesús acudió con el coche a auxiliarle y a ayudarle para coger al grupo inmediatamente siguiente, pero llegó el descenso y fue neutralizado por gente que venía de atrás y sin opciones de enlazar con los mejores, ya que se empalmaba de seguido con las primeras rampas de Corenetes.

Por delante Agea estuvo en su sitio, en un grupo que se vio engordado por gente que logró conectar en el descenso del segundo puerto. A partir de ahí fueron todo ataques, con el abulense sintiéndose bien y metiéndose en todos los cortes… hasta que se produjo el definitivo en el que se colaron el a la postre ganador, el brasileño Leonardo Finkler (Cartagena Esetec), el madrileño Carlos García (Polartec-Fundación Contador), y Guillem García (GE Esteve). Fran entraba en meta 13º a 35″ del ganador e incrustado entre los mejores. Por detrás lograban terminar dentro del control Raúl Bustillo (89º, a 13:15) y Víctor Ramírez (105º, a 13:54), mientras que llegaban fuera de control Sergio Otero (113º, a 16:12) y Mario Sampedro (115º, a 16:12). No acababan la prueba Aitor Rodríguez, Javier Rodríguez y Alejandro Brendler. En la general por equipos nos clasificábamos 19º, a casi 27 minutos del Cartagena Esetec.

Esperan ahora dos semanas sin carreras, retomando la competición el 1 y el 2 de abril con la Challenge FMC de Colmenar del Arroyo y el Trofeo Federación de Valladolid.

DECLARACIONES

  • Francisco Javier Agea: “Ha sido una carrera con mucho control, pero en los puertos me he encontrado muy bien, he subido muy a gusto y lo he intentado un par de veces. De cara a meta, en los últimos kilómetros buscaba meterme en un corte, pero al final se fueron unos corredores por delante y entré en meta el 13º”.

  • Jesús González (Director): “Estoy muy contento con Fran, porque está a un nivel muy alto y me sigue sorprendiendo. Está claro que la etapa para el resto de los chicos se ha hecho muy dura, ya que la mayoría son de primer año. Se salió además muy fuerte y el terreno antes de los puertos ya estaba plagado de repechos. Aguantaron muy bien los ataques hasta el puerto, pero luego era lógico que lo pagaran. Estoy contento porque estuvieron siempre delante, aunque reconozco que me hubiera gustado estar más arriba en la clasificación por equipos y que alguno de los chicos se hubiera metido en grupos más delanteros”.

Fotos Brenda Rodríguez, Paco Ramírez, Jesús González y Manuel Otero

Vídeo Fundación Sastre

SALCHI BICICLETAS-UC COSLADA: EL EQUIPO SALE REFORZADO TRAS DOBLEGAR A LA MALA SUERTE EN LA VUELTA A VALLADOLID

No fue para nada fácil la ronda castellana para el equipo madrileño. La Vuelta a Valladolid se caracteriza, sobre todo, por el viento, a veces, mucho más selectivo que las dificultades orográficas que presenta la meseta peninsular. Contra él tuvieron que luchar los chicos, pero también contra el mal fario y la inicial falta de coordinación para trabajar en comandita. No había buenas caras en el hotel a la hora de cenar la noche del viernes, tras una primera etapa aciaga, pero en la que se consiguió salvar los muebles.

El aire pegó de lo lindo en una primera etapa con salida y llegada en la urbe vallisoletana, con dos puertos de montaña de cuarta por delante para crear las primeras diferencias en la general. Y, como otras veces, comienzo malo para los muchachos de Jesús González, con Mario López y José Javier Sánchez quedándose cortados en el primer alto puntuable, para luego tocarle el turno a Iñaki Gómez y a Carlos Vargas en el segundo. Encima, pinchazo del jefe de filas Víctor Lorriaux, y dificultades del equipo para reorganizarse al tratar de reincorporar al de Seseña en el grupo principal.

Victoria de la etapa para Sergio Jiménez (Ciclos Cabello) que llevaba a buen puerto una fuga de cuatro que aventajó al pelotón en casi minuto y medio. En él lograban entrar Lorri (21º) y un Arturo Hernangómez (44º) que demostraba llegar en buena forma a la cita pucelana. Los otros cuatro salvaban el fuera de control de milagro, aunque no ocultaba el enfado latente de Jesús en las horas posteriores a acabar la primera etapa.

DECLARACIONES 1ª ETAPA

Carlos Vargas: “Ha sido muy duro. El viento ha roto la carrera y me he visto cortado. Tocó remar para poder llegar a meta dentro del control. A pesar de verme bien, me he acabado cortando. Sin embargo, Lorri ha estado bien situado y todo el equipo sigue en carrera. Mañana espero estar mejor ya que aún queda mucho guerra que dar”.

Pasando página y a resarcirse

Sin tiempo para darle vueltas al asunto, el equipo afrontaba el sábado un terrible doble sector, con una crono por la mañana y otro trayecto rompiernas por la tarde. En la contrarreloj individual de 11 kilómetros en Castroverde del Cerrato, el viento volvió a tener incidencia, lo que afectó a las prestaciones de los nuestros, que tuvieron resultados dispares. La etapa se la adjudicaba Tomeu Gelabert (RH+ Polartec), que pasaba también a encabezar la general, y discreta crono de Víctor Lorriaux (43º), que cedía casi dos minutos con respecto al ganador.

Arturo (47º) confirmaba lo apuntado el día anterior siendo el mejor del equipo, a 2:04 de Gelabert. Carlos (57º) se resarcía de la decepción inicial, cediendo 2:25 mientras que Mario (68º), Iñaki (73º) y Joseja (78º) cumplían la orden de su director de no forzar mucho en la crono y reservar fuerzas para el sector vespertino.

DECLARACIONES 2ª ETAPA SECTOR 1

Mario López (1er sector): “Ha sido una crono bastante dura, con repechos, y en la que el aire la ha hecho aún más selectiva. Por mi parte, he hecho un tiempo dentro de lo esperado, tratando de guardar fuerzas para lo que queda de vuelta”.

Por la tarde los corredores debían afrontar 62 kilómetros con dos puertos puntuables y un final en cuesta en el Portillo. Los chicos se defendieron bien, con Mario López escapado y neutralizado en el último puerto, Lorri llegando con los mejores en un excelente séptimo puesto, con Arturo metiéndose de nuevo en el grupo cabecero, con Iñaki cerca de haber llegado con él, y con Carlos y Joseja cediendo sólo en el último alto puntuable, en una imagen radicalmente distinta a la del viernes. Bernardo Entrialgo (Ciudad de Oviedo-Tartiere) se llevaba la victoria, con Tomeu Gelabert reteniendo el liderato y Lorri ubicándose ya 28º en la general, a 3:38 de la cabeza.

DECLARACIONES 2ª ETAPA SECTOR 2

Arturo Hernangómez (2 sector): “Tras la crono de por la mañana se ha hecho duro el segundo sector. Sin embargo, me he encontrado bastante bien, coronando los puertos, hasta la de La Garganta, donde se me han subido los músculos un poco. Luego, ya en el Portillo, tirando de clase, he conseguido mantenerme con el primer grupo”.

Así es como se trabaja en equipo

El domingo ponía punto y final una Vuelta a Valladolid que estaba ayudando a madurar más que nunca al Salchi Bicicletas-UC Coslada. La tercera etapa no iba a ser un paseo, con 100 kilómetros y cinco altos de montaña por el camino, antes de arribar a la capital vallisoletana. Fue todo lo contrario, un infierno, pero con el equipo poniendo en marcha una máquina perfectamente engrasada para darle la vuelta a la tortilla cuando las cosas peor podían ir.

El mal fario sacudió de nuevo a Víctor Lorriaux. Bajando el primer puerto sufría una rotura de la patilla del cambio, y veía cómo le sucedía en el peor momento para recibir la asistencia mecánica del coche. Pero la etapa del viernes dejó huella en los chicos, que se coordinaron como nunca para reintegrar al “Diablo Francés” en el pelotón principal. Exhibición técnica en una crono por equipos, logrando el objetivo. Ganaba la etapa Pablo Velázquez (Fundación Víctor Sastre) pero Tomeu Gelabert se adjudicaba la general de la ronda castellana.

Lorri entraba 19º en meta, mientras que el resto del equipo lograba acabar la vuelta, a excepción de un Iñaki que por muy poco no conseguía llegar dentro del control. En la clasificación general, los nuestros terminaba así: Víctor Lorriaux (26º), Arturo Hernangómez (45º), José Javier Sánchez (69º), Mario López (70º) y Carlos Vargas (72º). Por equipos ganaba el RH+ Polartec con el Salchi Bicicletas-UC Coslada finalizando en 14º lugar.

DECLARACIONES 3ª ETAPA

Víctor Lorriaux: “Ha sido una etapa muy dura, rodándose desde el principio muy rápido. Hay muchos puertos puntuables y la gente quería rodar todo el rato delante. Tras pasar los dos primeros en cabeza se volvió a cebar la mala suerte conmigo, ya que me rompieron la patilla y me doblaron el cambio, tocando cambiar de bici y remar. Antes del cuarto puerto puntuable logré coger al pelotón gracias a todo el equipo, que me ayudó mucho. A partir de ahí tocó sufrir para llegar a la cabeza y poco se podía hacer con una bici que no era la mía, acabando el 19 tras ajustado sprint. De todas maneras, el balance es positivo de cara a las siguientes citas, donde espero que la suerte acompañe más”.

Jesús González (Director): “Hay que hacer una valoración positiva del aprendizaje que hemos vivido en la Vuelta a Valladolid y poder seguir sumando. La suerte no nos acompañó desde el primer día y mermó las aspiraciones de realizar un buen papel de nuestro jefe de filas. En la primera etapa un pinchazo justo antes de empezar el segundo puerto obligó a remar y, a pesar de lograr reintegrarse, ya no pudo disputar el sprint. Tras una modesta crono el sábado por la mañana y un meritorio séptimo puesto en el sector de la tarde, la mala suerte se volvió a cebar en nosotros, cuando bajando el Portillo le rompen el cambio a Lorri, encima en el peor momento para asistirle y cambiarle la bici. Excepcional labor del grupo, realizando prácticamente una crono por equipos para poder meterle de nuevo en el paquete. Asimismo, destacar el gran trabajo realizado por Lorri para lograr una buena clasificación y del equipo, que ha ido de menos a más. Por otra parte, quiero mencionar la gran ronda realizada por Arturo; el gran esfuerzo de Carlos por terminar con problemas físicos; las cabalgadas de Mario; el trabajo de José Javier; y mucha, mucha lástima por Iñaki, que después del gran esfuerzo realizado, no salvó por muy poco el fuera de control y no pudo acabar la Vuelta”.

Clasificaciones completas aquí






Fotos: Isabel Martín, Asunción Arenas, Yolanda Rodríguez y Javier López

Vídeos: David Hernangómez, Carlos Vargas y Yolanda Rodríguez

ENTREVISTA A RÁUL BUSTILLO: “NUNCA ME HABÍA PASADO LO DE ESTAR EN EL COCHE, VER CÓMO SUFREN MIS COMPAÑEROS Y LA IMPOTENCIA DE VER QUE NO PUEDO AYUDARLES”

En estos días que no hemos tenido carreras y mucha gente anda de vacaciones, desde Salchi Bicicletas-UC Coslada no paramos y os traemos siempre puntual información de la actualidad del equipo. En nuestro serial de entrevistas con nuestros chicos le toca el turno a uno de los de primer año. Raúl Bustillo se vio obligado a bajarse de la bicicleta a los pocos kilómetros de arrancar la Vuelta al Besaya. Fue duro ver desde el coche cómo se desvanecía de un plumazo y por la mala suerte todo el trabajo de meses para él. Pero aún le quedan balas en la recámara al ´James Dean´ del ciclismo juvenil madrileño. Esto es lo que nos contó el de Majadahonda.

  1. Bueno Raúl, han pasado varios días desde de finalizó la Vuelta al Besaya en la que no pudiste ni correr diez kilómetros tras una fatídica avería. ¿Cómo te encuentras ahora mismo de moral?

Sigo tocado, ya que solo rodé escasos kilómetros en el pelotón, y no poder correr los siguientes días te toca la moral, pero el apoyo de todo el equipo y, sobre todo, del cuerpo técnico me animó. También estar en el coche te enseña a mejorar en unos cuantos aspectos, el segundo día es el que me hizo estar más cabizbajo y el que más aprendí de cómo funcionaba nuestro equipo desde atrás y la emoción que viven. De esta vuelta salgo con más valores de los que esperaba, nunca me había pasado estar en el coche ver cómo están sufriendo mis compañeros y no parar de pensar que quieres estar ahí sufriendo con ellos.

  1. Es sólo una hipótesis, pero después de ver el desarrollo de la carrera y analizar los resultados, los rivales y haber conocido el recorrido in situ. ¿Crees que podrías haber acabado entre los 10-15 primeros en juveniles de primer año?

Es difícil, ha habido mucho nivel desde el primer día, estar adelante en el pelotón a veces es complicado, se rueda muy rápido, así que no se qué hubiera pasado pero en 40 kilómetros de carrera pude saber que las sensaciones no eran malas, las piernas respondían aunque los nervios me dieron una mala jugada. Lo que sé es que hubiera dado todo para haber estado lo más adelante posible, y si el año que viene hay suerte y la vuelvo a correr. iré muy mentalizado en demostrar de lo que soy capaz.

  1. Por lo que me cuentas, durante la época escolar es casi una odisea que encontraras hueco suficiente en tu agenda para entrenar. ¿Esperabas estar entre los elegidos para Besaya? Ahora acabadas las clases, ¿es posible que veamos al mejor Bustillo en las carreras venideras?

La verdad es que este año me ha resultado complicado por los estudios ya que me levantaba muy pronto y llegaba tarde a casa, no podía sacar tiempo para entrenar y me estresaba. Al principio del mes pasado tuve que hacer muchos trabajos de clase e intenté compaginarlo un poco con el entrenamiento, pero me salió mal y estuve dos semanas cogiendo poco la bici. Pero en las siguientes me puse en serio, empezando flojo, hasta acabar con un nivel aceptable que intenté demostrar en Segovia con un puesto que no era para mi el más satisfactorio. Por eso tuve mis dudas, ya que tengo compañeros con un nivel parecido y sabía que para nuestro director iba a ser complicado elegir a tan pocos corredores. Pero sabiendo que era de primer año tenía esperanzas de que me llevara para prepararme de cara al año que viene. Cada vez estoy cogiendo más forma y espero por fin estar entre los mejores del pelotón, todavía en todo el año no he cogido el punto que deseo y ahora me estoy poniendo en serio poco a poco.

  1. ¿Cuál sería tu objetivo en el Campeonato de Madrid de San Sebastián de los Reyes? ¿Ser el mejor de los de primer año o buscar directamente entrar entre los veinte primeros?

Hombre, si me pongo un objetivo siempre va a ser ganar, porque los madrileños de primer año son muy buenos a nivel nacional y lo demuestran en cada carrera y ellos tienen muchas posibilidades de llevarse el Campeonato de Madrid, así que si lucho el puesto de primer año también me estaré jugando el primer puesto general.

  1. Hacemos balance hasta ahora. Creo, salvo que tú me digas lo contrario, que tus mejores carreras hasta ahora han sido Colmenar del Arroyo y la Copa de España en Tarragona (La Canonja). ¿Con cuál te quedas y por qué?

En Colmenar del Arroyo llevé muchas piernas, el terreno me lo sabía y entrené lo suficiente como para llegar en un estado óptimo para luchar con los mejores. Lo que me gustó de esa carrera fue volver a estar entre los mejores disputando la carrera hasta el último puerto, en el que me descolgué al segundo mini grupo en el que estaba mi líder Lorri, y le ayudé preparándole la llegada.

Estar adelante en Tarragona con un recorrido espectacular, estando en una Comunidad Autónoma que nunca la había pisado y haciendo un puesto decente me motivó muchísimo. Por los paisajes, el nivel que hubo y lo bien que me encontré sí que me quedaría con esta Copa de España.

  1. ¿Uno de tus peores días o el peor puede ser el Tº Federación de Valladolid? ¿Qué os pasó ahí a todos?

Sin dudarlo. En la neutralizada iba detrás y antes de dar la salida real nos pararon, la gente aprovechó para mear y se bajaron de las bicicletas, dieron el pistoletazo de salida y el pelotón no estaba preparado, sólo los que estaban adelante y se salió a fuego. Fui poco a poco entrando, pero la lluvia, el aire y que no había pelotón, sólo una fila india hasta llegar la primera subida que reventó el grupo del todo. Nos fuimos reagrupando, quedados en un pelotón en lo cual estaba un compañero, hacia frío y quedaba mucho para llegar a meta y estuvimos rodando hasta que llegó el coche escoba y nos subimos. Más compañeros fuimos recogiendo, todos venían muertos de frío y quejándose del aire y del fuerte ritmo del pelotón.

  1. Queda poco para el ciclocross, que afrontarás como juvenil de segundo año. ¿Vas a tomártelo con más interés que la temporada pasada? Si es así, ¿qué objetivos te plantearías?

Me gustaría este año tener una temporada mas intensa, el año pasado no me lo preparé. Ahora, siendo de segundo año, tengo que pensar llegar fuerte en las carreras importantes. Todavía quedan un par de meses y sólo tengo ideas. Tres meses de cx se hacen duros si los haces intensivamente, así que tengo pensado tener dos puntos de forma.

  1. Hace unos días te vimos compitiendo, de forma bastante decente, en el regional de XCO en Los Molinos. ¿Seguirás apostando por las ruedas gordas en el futuro?

El XCO se está acabando poco a poco, hay muy pocas carreras y estoy muy concentrado cada año en la temporada de carretera. Pero cada año tengo que correr alguna carrera, llevo muchos años en esta modalidad y cuando corro una me trae buenos recuerdos. Nunca he pensado en dejar de correr XCO, siempre que pueda intento hacer alguna, aunque sea una por año o dos.

  1. Como les he preguntado a otros compañeros de equipo que han sido entrevistados anteriormente. Valora a tu director, al equipo en su conjunto. Ambiente, etc.

No somos el mejor equipo, ni mucho menos, pero cada vez que salgo con mis compañeros, a los viajes, a entrenar etc, me siento muy a gusto. Yo ya había estado con casi todos ellos compartiendo colores de equipo, ya sea por selección o equipo, y entre nosotros nos llevamos todos bien, sin excepciones. Jesús es un director y una persona muy buena, me lleva apoyando toda la temporada y eso se lo agradezco mucho. Las órdenes que nos da siempre son las adecuadas, aunque a veces nosotros no le hagamos mucho caso. Siempre trata de ver el lado positivo, y aunque hayas hecho mala carrera por cualquier situación, te anima todo lo que puede.

  1. ¿Cuáles crees que son tus puntos débiles o aspectos en los que debes progresar y mejorar para tener un nivel bueno en carretera?

Está claro que sin entrenar no llegas a ningún lado, pero mi punto débil es ese, hay muchos días que no me apetece y me pasa factura a lo largo de la temporada. Y si nos metemos ya en entorno de competición, hay muchas cosas que mejorar, aunque eso es como toda la vida, siempre hay algo que mejorar. Me considero un chaval muy completo y no llego a destacar en ninguna situación de subida, llano, bajada o sprint, pero en cada una de ellas hay que pensar en destacar más.

11. ¿Alguna cosa que desees añadir a todo lo expuesto hasta ahora?

Lo primero darte las gracias a ti por ser tan atento con nosotros, todo lo que haces nos ayuda a crecer moralmente. También quiero dar las gracias a mi familia que siempre está ahí y a todos los padres que se meten los palizones de venirse a todos los viajes y nos cuidan como si fuéramos sus propios hijos. ¡ARRIBA SALCHI!

Gracias a ti campeón. ¡¡Arriba!!

SALCHI BICICLETAS: IÑAKI GÓMEZ, EL MEJOR DEL EQUIPO EN LA PRIMERA PUNTUABLE DEL TROFEO FEDERACIÓN EN VALLADOLID

Tras la dura jornada en el comienzo del calendario madrileño vivida el sábado en Colmenar del Arroyo hoy tocaba aprovechar la invitación de los organizadores de la V Copa Valladolid-Memorial Ángel Lozano, valedera para el Trofeo Federación. El equipo cosladeño acudió con Iñaki Gómez, Mario López, José Javier Sánchez, Víctor Cano, Raúl Bustillo y Javier Rodríguez. Por su parte, Víctor Lorriaux acudía también, pero convocado por la selección madrileña dirigida por Carlos Castaño.

Los organizadores prepararon un duro trazado, con 116 kilómetros y cinco altos puntuables, que se hicieron más selectivos por la lluvia, el frío y la velocidad infernal que se alcanzó debido a una fuga tempranera numerosa que acabó condicionando y decidiendo la carrera. Victoria final para Oier Lazkano, de la selección alavesa, a título individual. Pero fue el combinado de Castilla y León quien se adjudicó esta primera puntuable del Trofeo Federación (RFEC), por delante Andalucía, Navarra y Galicia.

El mejor del conjunto dirigido por Jesús González fue Iñaki Gómez, que se mantuvo siempre en el grupo principal, aguantando el ritmo terrible que puso la selección de Catalunya, ya que no logró meter a ninguno de sus efectivos dentro de la escapada numerosa. Al final, puesto 32º, a 4:14 del ganador, y con el mismo tiempo que los componentes de la selección madrileña, entre ellos, el propio Víctor Lorriaux, Hugo Sampedro o Carlos García, entre otros.

Mario López y Javier Rodríguez sufrieron mucho, fueron a remolque bajo el azote del vendaval de lluvia y frío y tras ir a muerte en los relevos junto con otros corredores de vagones intermedios, fueron eliminados de carrera tras 75 kilómetros y tres de los cinco puertos pasados. Quien no tuvo su día fue Raúl Bustillo. Un despiste en la neutralizada le obligó a ir a remolque desde la estampida inicial y se vio cortado muy pronto. Acusó también el esfuerzo de ayer y no pudo acabar. Finalmente, Víctor Cano, con décimas de fiebre en Valladolid, optó por no tomar la salida y seguir la carrera en el coche del equipo. La climatología no acompañaba.

La semana que viene el Salchi Bicicletas volverá a la competición con la segunda cita del calendario madrileño, con ese tradicional final de carrera en Paracuellos del Jarama.

DECLARACIONES

Jesús González: “Para empezar, no hemos podido contar con Víctor Cano, ya que con fiebre y con el tiempo que estaba haciendo hemos optado por que no tomara la salida. Ya en carrera Busti se ha quedado cortado de inicio. Se ha despitado y cuando ha querido estar delante ya era imposible en un pelotón con 180 corredores. José Javier tampoco ha tenido su día, como ayer, necesita descansar. Javi y Mario aguantaron hasta después del segundo puerto, pero les cayó agua a mares hoy. Al menos hicieron unos 70 kilómetros. Y con respecto a Iñaki, estuvo muy bien, aguantó en el pelotón principal y fue el único de los nuestros que acabó. También Lorri, que corría con la selección madrileña finalizó dentro del grupo principal. El fin de semana ha sido, de todas formas, positivo. Ayer estuvieron muy bien en Colmenar del Arroyo y hoy era segundo dia seguido de competición, con mal tiempo y no se les puede pedir más”.

Iñaki Gómez: “Ha sido una carrera muy rápida de las que se quedan en el recuerdo, puesto que la lluvia y el constante sufrimiento nos han acompañado a mi y a mis compañeros. La gran cuestión que nos planteamos es la constancia e ilusión que arropan a nuestro equipo, para así llevar a lo más alto el nombre de Salchi Bicicletas, y seguir trabajando, sabiendo que hoy me he quitado la espinita de ayer”.

Javier Rodríguez: “Hemos tenido una neutralizada muy larga. Lo que no he entendido es por qué hemos parado para luego dar la salida y ponernos a ¡55 kms / hora! Cuando ha llegado el primer puerto ha empezado a hacer viento y a llover. Me he cortado en esa subida pero luego, ya he conseguido enlazar con el grupo tras un calentón muy serio. En el segundo ha costado mucho porque se ha formado una escapada numerosa en la que los catalanes no han entrado y han llevado el paquete a mil por hora. Mario y yo hemos logrado entrar antes de la tercera subida que era adoquinada, pero hacía mucho frío y cuando en el descenso hemos tratado de enlazar con el pelotón principal nos han echado de carrera. Ha sido muy duro hoy”.

Fotos: Jesús González, Loles Ramos y Philippe Lorriaux

HISTORIAS DE LA VUELTA: LUCHO HERRERA, PRIMER COLOMBIANO EN GANAR LA VUELTA A ESPAÑA

Parlamento Ciclista 2Luis Herrera  Foto: Parlamento Ciclista

Ahora que el colombiano Esteban Chaves es líder de la ronda española, con dos etapas ganadas y poniendo de manifiesto el auge que vive el ciclismo de este país latinomericano en la actualidad, conviene recordar que en España ya triunfó uno de los suyo hace ya casi 20 años. Hito que sólo ha conseguido igualar hasta el pasado año Nairo Alberto Quintana, con su victoria en el Giro de Italia. Sólo el Tour de Francia y el Campeonato del Mundo de fondo aparecen como las barreras más importantes que el ciclismo colombiano tiene aún por derribar, clásicas aparte.

La irrupción de los ´escarabajos´ a principios de los 80 fue espectacular, con Patrocinio Jiménez, Edgar ´Condorito´ Corredor, Alfonso Flórez (ganador de un Tour del Porvenir) o el propio Lucho Herrera. En la ronda española los vimos por primera vez en la Vuelta de 1984, cuando los mencionados Jiménez y Corredor formaban parte de las filas del Teka y se lucieron en ascensiones como Rassos de Peguera y Lagos de Covadonga. Ambos hicieron top ten en la general final, dominada por el francés Eric Caritoux. Al año siguiente, los colombianos le dieron una vuelta más de tuerca a su participación, logrando hasta 3 victorias de etapa, siendo el que inauguró el palmarés histórico Antonio ´Tomate´ Agudelo, en la cima de Alto Campoo. A esto hubo que unir los dos triunfos de Francisco ´Pacho´Rodríguez logrados en Andorra y en la cronoescalada de Pal, con la matrícula de honor del tercer puesto en la general. Una ronda donde el escocés Robert Millar perdería el maillot amarillo un día antes de llegar a Madrid debido a la escapada memorable de Perico Delgado y Pepe Recio, con la victoria in extremis del segoviano y encima llegando a su casa nada menos.

Cartel-Vuelta-Ciclista-a-España-1987

En 1986 los dos equipos colombianos que tomaron parte (Café de Colombia y Ryalcao Postobón) no lograron ni victorias parciales ni puestos de honor, en una edición sorprendentemente muy igualada y vencida por el gallego Alvaro Pino. Sólo Omar Hernández acabó en el podio de Salamanca, localidad donde terminó la Vuelta, con el maillot de mejor neoprofesional. Omar acabaría años después corriendo en el Reynolds de Echávarri y Unzué. Sin embargo, el ciclismo colombiano estaba de moda, lucía en el Tour de Francia y estaba presente en la mayoría de rondas por etapas destacadas, tanto españolas como del resto del calendario internacional UCI.

Vuelta 87: Sean Kelly, Perico Delgado y Laurent Fignon, favoritos

Aquella ronda tenía su punto de partida en Benidorm, con el típico prólogo que proliferaba aquellos años en las rondas de 3 semanas. Los nombres que salían a la palestra eran los del irlandés Sean Kelly y del francés Laurent Fignon, como grandes favoritos para lograr la victoria, sobre todo el primero, que año tras año buscaba denodadamente el triunfo en la Vuelta y así añadir la pieza que le faltaba en su extenso y enorme palmarés. El parisiense, por su parte, acudía a nuestra ronda pensando más en volver a ser el que fue en el Tour, cuando lograba con apenas 23 años la victoria en la prueba por etapas más importante del mundo en 1983 y 1984.

$_57Suplemento de AS especial Vuelta 87
Eran otros tiempos (tengo el ejemplar bien 
guardado)

Frente a ellos se situaban las figuras del alemán Raymund Dietzen y del español Pedro Delgado, quedando en un segundo plano el colombiano Luis Herrera, el italiano Moreno Argentin o el abulense Ángel Arroyo, entre otros. Pero la noticia más importante en el arranque de la Vuelta sería la ausencia final del vigente ganador de la carrera, el pontevedrés Álvaro Pino, que víctima de una tendinitis se veía obligado a no tomar la salida, con lágrimas en los ojos y tras haberlo intentado hasta el último momento. La jefatura de filas pasaría en el equipo de Mínguez a manos de un joven escalador salmantino de nombre Laudelino Cubino

El belga Jean Luc Vandenbroucke se adjudicó el prólogo de apenas 7 kilómetros por las calles de Benidorm, con Sean Kelly dejando las cosas claras y sus intenciones con el segundo puesto. Al día siguiente, camino de Albacete, el irlandés ganaba la etapa y se ponía líder por las bonificaciones, abriendo ya las primeras diferencias con respecto a los otros favoritos. Pero, 24 horas después, a pesar de acabar segundo en el sprint tras el italiano Paolo Rosola, cedía el maillot en favor del italiano Roberto Pagnin, “Gigi el Amoroso”, también por las bonificaciones. Sin embargo, fue sólo un préstamo, ya que en la crono individual de 35 kilómetros en Valencia Kelly se adjudicaba la victoria, recuperaba el amarillo y metía las primeras diferencias, especialmente a Fignon, que cedía más de dos minutos y medio, afectado por una sinusitis, y a Herrera más de tres, mientras que gente como Delgado o Arroyo o Lejarreta salvaban los muebles como podían, en torno a los 2 minutos de desventaja. Por su parte, Cabestany, Dietzen y Gorospe se mantenían en alza, a menos de minuto y medio del rudo irlandés.

Las etapas 4ª y 5ª apenas tendrían incidencia para la general. En la primera asistimos al sprint masivo ganado por Alfonso Gutiérrez, que inauguraba el casillero de victorias por etapa españolas, mientras que en la segunda disfrutamos de la cabalgada del italiano Roberto Pagnin camino de Barcelona, que le reportó, tras la aquiescencia del pelotón y de las huestes del Kas, la victoria de etapa y el maillot amarillo por segunda vez en apenas una semana. La cima andorrana de Pas de la Casa (Grau Roig) era la primera etapa de montaña de aquella Vuelta, con apenas unas cotas de tercera categoría para abrir boca, pero con un longitud superior a los 200 kilómetros y la llegada a esta localidad pirenáica tras un subida interminable, algo tendida, pero de dureza constante.

d570619841fa61e23a024b8a7a3855efoFuente: Parlamento Ciclista

Otra fuga maratoniana premió la combatividad de Jesús Ibáñez Loyo con la victoria de etapa para su equipo el Zahor, mientras que Sean Kelly cogía de nuevo el amarillo, no sin sufrir lo indecible ante la armada española encabezada por Belda (segundo en meta), Delgado, Gorospe, Arroyo y Cubino, que le recortaban algo de tiempo en la general. Pero lo más destacado era ver a Fignon ceder más en Grau Roig, mientras que Lucho Herrera emergía por primera vez con un buen tercer puesto y entrando por fin en el top ten de la general a poco más de dos minutos y medio del liderato.

La batalla espectacular de escaladores en Cerler

CerlerFuente: Parlamento Ciclista

Sin solución de continuidad, al día siguiente disfrutamos de una etapa pirenaica durísima, con los pasos del Cantó de salida, Perves, Espina y Fadas de entremeses y la traca final en la estación invernal de Cerler (Ampriú) en Huesca. El Zor-BH dinamitó la carrera en el largo e interminable Cantó, buscando reventar la carrera (ataque de Jesús Cruz Martín desde el mismo banderazo), cosa que sí lograron, ya que la victoria de la etapa acabaría en manos de uno de sus delfines, el prometedor escalador salmantino Laudelino Cubino. El de Béjar ya había brillado en el Tour del Porvenir del año anterior, y en Cerler se dio a conocer al mundo ciclista con un precioso triunfo, que aliviaba al menos el disgusto de no tener a Pino en la lucha por la general de la Vuelta.

CubinoLaudelino Cubino  Imagen: RTVE

Camino de Cerler Sean Kelly perdía unos segundos que le privaban de mantener el liderato, en favor del alemán Raymund Dietzen, que entraba en el grupo de Delgado y de los colombianos Omar Hernández, Oscar de Jesús Vargas y Martín Ramírez. Fueron apenas 40 segundos sobre el grupo de Fignon, Gorospe y Kelly, pero los suficientes para que el rubio teutón del Teka se vistiera de amarillo por primera vez en la carrera. Sin embargo, lo destacado fue ver a un Lucho Herrera en forma, entrando a apenas una decena de segundos de Cubino en meta y situándose peligrosamente cuarto en la general a apenas 50 segundos de Dietzen. Por su parte, Lauren Fignon mostraba una ligera mejoría (aunque seguía a más de tres minutos) en una etapa que registró nada menos que 22 abandonos y 13 corredores llegando fuera de control…

Parlamento Ciclista 3Raymund Dietzen  Foto: Parlamento Ciclista

Los dos días siguientes, camino de Zaragoza y de Pamplona fueron de transición, pero con victorias españolas, de la mano de Iñaki Gastón y de Antonio Esparza. Este último fue segundo en meta tras Felipe Yáñez, pero dio positivo días después y se le retiró la victoria en beneficio del ciclista del Caja Rural-Seat Orbea. La Vuelta llegaba a su ecuador y lo hacía a lo grande, con dos nuevos finales en alto lo suficientemente importantes como para provocar mayores diferencias entre los favoritos. No fue así en la primera de ellas, con final en Alto Campoo, previo paso por uno de los puertos más duros de la península por aquella época, como era el Puerto del Escudo. Al final triunfó la escapada de uno de la tierra como es Enrique Aja (Teka), llegando todos los favoritos juntitos y encabezados por el ´Jardinerito´ Herrera. La 11ª etapa se consideraba como el punto álgido de la ronda española, ya que se arribaba a los Lagos de Covadonga, que en los 80 gozaba de un status similar al que tiene hoy día el Angliru. El propio Bernard Hinault llegó a afirmar en una entrevista de la época que era “el puerto más duro que había subido en su carrera”.

alto-campoo-podria-acoger-final-etapa-vuelta-ciclista-espana-2015-527 Angel RuizEnrique Aja  Foto: Ángel Ruiz

Esta jornada no provocó un cambio en la general pero sí supuso una respuesta clara del ciclismo colombiano y su poderío escalador. En el suplemento especial que publicó sobre la Vuelta el diario AS con el análisis de todas las etapas, los comentarios corrían a cargo del vigente ganador, Álvaro Pino. Y el gallego comentó que la etapa de los Lagos sería “el día grande de la Vuelta” y que no esperaba que los escarabajos fueran a liarla porque “con el frío se encogen”. Fue probable que Lucho Herrera leyera estos comentarios, ya que el colombiano arrancó a apenas seis kilómetros de meta, soltó a todos los favoritos y se impuso a lo campeón en la cima asturiana con el premio suplementario de ser líder de la Vuelta a España.

dietzen lider Alto Campoo pedaladasdehistoria.blogspotDelgado, Kelly y Dietzen en Alto Campoo   Foto: Pedaladasdehistoria

Los daños provocados por el mejor escalador del mundo en los años 80 fueron importantes: Kelly cedía 1:26, Dietzen 1:39, Arroyo 1:48, Lejarreta 2:21, Delgado 3:11 y Fignon 3:51. El ciclista de Fusagasugá se enfundaba el amarillo y respondía en primera persona a las declaraciones hechas por Pino en el especial de As. Menos mal que no corrió, porque no hubiera podido mirarle a a la cara al colombiano…

luchoLagosLucho Herrera en Lagos de Enol  Imagen: RTVE

La mala pata de Sean Kelly y el resurgir de Laurent Fignon

Aún faltaba toda la segunda mitad de la Vuelta y Sean Kelly veía que el liderato no estaba lejos, a menos de un minuto. Lo mismo pensaba Dietzen, el anterior líder. Todo lo contrario le pasaba a Perico Delgado, alejado ya a casi tres minutos, lo mismo que Arroyo, a más de cinco, y Fignon a casi seis. Todas las etapas que se desarrollaron a continuación por tierras gallegas y leonesas no cambiaron el statu quo en la general, con Lucho Herrera llevando al delirio a la afición colombiana, que se levantaba temprano para seguir las andanzas de su hijo pródigo, el ´Jardinerito´. Así, Carlos Hernández levantaba los brazos camino de Oviedo, el colombiano del Kelme Carlos Emiro Gutiérrez lograba el triunfo en El Ferrol tras un oportuno ataque a pocos kilómetros de la meta y el siempre avispado Juan Fernández se salía con la suya en la meta de La Coruña. Por su parte, Antonio Esparza repetía su triunfo parcial, esta vez sí levantando los brazos, camino de Vigo y Dominique Arnaud le “comía la tostada” al francés Abadie y al español Portillo en la fuga buena que llegaba a Ponferrada.

carlosemirogutierrez senaldeportes.tvCarlos Emiro Gutiérrez   Foto: senaldeportes.tv

Ya en la última semana en liza el italiano Roberto Pagnin repetía victoria de etapa en Valladolid, ciudad donde se iba a dilucidar la tercera y última crono de la Vuelta, con Sean Kelly expectante para recuperar el maillot amarillo de Caja Postal. Hasta ese momento y tras seis jornadas sin apenas nada que contar, el único que sacaba tajada era Laurent Fignon, que se acercó en la clasificación general gracias a los minutos ganados en la fuga consentida de El Ferrol y en las bonificaciones repartidas a lo largo de cada una de las jornadas. Los pronósticos en la crono castellana de 24 kilómetros se cumplieron a medias. Kelly recuperaba el liderato, pero la etapa se la llevaba un especialista como el gallego Suso Blanco Villar. Ahora el irlandés dominaba la general, con 42 segundos sobre Herrera, que salvó dignamente la crono, y 52 sobre el alemán Dietzen, quedando ya Delgado a 3 y medio y Fignon a 5:18.

Ese era el panorama a cuatro días de terminar la Vuelta en Madrid. Más cerca que nunca de lograr su sueño, el de Carrick-on-Suir debía hacer frente a las montañas del Sistema Central y a la sierra madrileña, con puertos no excesivamente duros pero largos e incómodos, donde sería fundamental la labor del equipo para evitar escapadas bidón o ataques suicidas como el de Bernard Hinault en 1983. La 19ª etapa partía de El Barco de Ávila y debía arribar a la capital abulense previo paso por los altos de Peña Negra, Pedro Bernardo, Serranillos y Navalmoral. Y a la altura de la primera ascensión, en Peña Negra, se produjo la noticia: El líder, Sean Kelly, se veía obligado a la retirada por un maldito forúnculo. Llevaba varios días afectado e incluso le habían operado de un quiste. El cuerpo le dijo basta y se produjo una revolución en el pelotón.

kelly forunculo pedaladas historiaSean Kelly, poco antes de abandonar
Foto: Pedaladasdehistoria

Teka trató de controlar la carrera para Dietzen, porque el alemán estaba a apenas diez segundos en la general de Herrera y se empecinó en coger bonificaciones en metas volantes y sprint especiales, pero cuando llegó la hora de la verdad, en la doble ascensión Pedro Bernardo-Serranillos, el conjunto santanderino hizo aguas ante un ataque del pujante Fignon, que fue aprovechado por Herrera y Delgado para dejar al alemán fuera de combate. El francés acabó por marcharse solo y ganar en Ávila, tras una memorable etapa, que le llevaba directamente a puestos de podio, mientras que Herrera calculaba fuerzas y en la subida a Navalmoral se iba en solitario, distanciando aún más a Delgado y a Dietzen y controlando la pérdida de segundos con respecto al “Robespierre” francés.

avila87fignonLaurent Fignon gana en Ávila  Imagen: RTVE

Primer triunfo colombiano en la historia de la Vuelta a España

Ahora sí. Herrera recuperaba el maillot y gozando de una renta superior al minuto sobre Dietzen, más de tres sobre Fignon y casi cuatro sobre Delgado. Por supuesto que aún quedaban dos etapas por la sierra castellana, pero el de Fusagasugá gozaba de un equipo plagado de escaladores y, por supuesto, el apoyo del otro conjunto colombiano en liza, el Ryalcao Postobón, si las cosas se ponían feas. El primer desafío incluía nada más y nada menos que siete puertos camino de las Destilerías DYC en Palazuelos de Eresma. No hubo color. Los colombianos controlaron las acometidas de Delgado y se dieron el gustazo de ganar la etapa de la mano de un emergente Omar Hernández. Y el penúltimo día, con meta en Collado Villalba tras franquear Navafría, Canencia, Morcuera y Cotos, más de lo mismo. Herrera mostrando solidez, bien protegido y con Pacho Rodríguez levantando los brazos en la cuarta victoria de etapa de un ´escarabajo´ en esta edición de la Vuelta.

Parlamento CiclistaPerico Delgado, Herrera y Dietzen Foto: Parlamento Ciclista

Deporadictos.comLuis Herrera bien protegido por sus compatriotas  Foto: Deporadictos.com

El Paseo de la Castellana recibía a Lucho Herrera con los brazos abiertos, con calor como no podía ser de otra manera, el día de San Isidro, como primer ciclista iberoamericano y colombiano en subir a lo más alto del podium de una vuelta de tres semanas. Colombia enloquecía con la gesta del ´Jardinerito´, en un festival completado por la victoria en la clasificación por equipos del Ryalcao Postobón, la general de la montaña para el propio Lucho y otros tres ciclistas de la tierra en el top ten final: Oscar de Jesús Vargas (5º), Henry Cárdenas (9º) y Omar Hernández (10º). Por otra parte, la etapa en el circuito madrileño se dilucidaba, contrariamente a lo esperado, con una fuga, gracias al buen hacer del catalán Jaume Vilamajó, que burló a lo grande la vigilancia del paquete y le dio a España la victoria de etapa número 11.

Colombia ganaba así la Vuelta a España en 1987 de la mano de Luis Herrera. El Giro cayó de su lado en 2014 gracias a Nairo Quintana. Ya sólo queda el reto del Tour. Fabio Parra fue tercero en 1988 y el mencionado Quintana segundo en 2013 y 2015. ¿Será en 2016 cuando el ciclismo de este país cierre el círculo de su brillante historia?

El mundoLuis Herrera gana la Vuelta  Foto: El Mundo